Una Herida al Estado Laico Mexicano

derechocivil

Autor: Gerardo Sanchez.

18 de Enero de 2012


México vive actualmente en constantes definiciones sociales y políticas, que sin duda están marcando el presente, pero sobre todo el futuro de ésta nación, para bien o para mal.  En el ámbito social, las problemáticas siguen en aumento, hay una creciente percepción de desempleo, de desencanto con la clase política que en cada uno de sus discursos se esmera en recordarle a los que menos tienen que pronto resolverán sus problemas, si los ciudadanos deciden votar por “el mejor candidato”.  La creciente falta de oportunidades laborales, académicas y de espacios de expresión para los jóvenes, acompañados por una incipiente y cruda guerra con el narcotráfico, no hacen ver menos alentador el panorama político, económico y social.

Los partidos políticos de todas las ideologías se encuentran en la búsqueda de adeptos, de alianzas que les permitan ganar las elecciones.  La Iglesia Católica, ha sido un aliado clave para orientar el voto de los ciudadanos, a pesar de que está prohibido que los ministros de cualquier culto religioso realicen proselitismo a favor o en contra de algún candidato o partido; ellos se han encargado de hacerlo, de todas las formas imaginadas.

Sin embargo, el Estado mexicano inició su proceso de separación de la Iglesia católica antes de que el término laicidad fuera acuñado.  La Constitución de 1857 depositó la soberanía nacional en el pueblo, y limitó la acumulación de bienes por parte de la Iglesia católica.  Este antecedente es el que permitirá al Presidente Benito Juárez promulgar las Leyes de Reforma, las cuales posibilitaron desamortizar y después nacionalizar los bienes de la Iglesia; también lograron recuperar para la autoridad civil la celebración de matrimonios, el registro civil, la administración de los hospitales y cementerios (que antes estaban a cargo de la Iglesia católica) y, finalmente, decretar la libertad de cultos. En ninguno de estos textos aparece el término “laicidad” o “laico”, pero es claro que tienen un contenido laico.

Un Estado laico es necesariamente un Estado democrático y, por ende, un Estado plural.  Un Estado democrático y laico es aquel que garantiza la convivencia respetuosa y libre de múltiples ideologías y credos, con una única restricción: respeto por el derecho de los demás al ejercicio de la libertad de conciencia y de pensamiento.  Además de proteger la convivencia de múltiples expresiones religiosas o filosóficas bajo un mismo Estado, éste debe evitar promover o beneficiar a cualquier credo. (ANDAR, 2008)

Sin embargo, el pasado 16 de diciembre del 2011, se aprobó en una controvertida votación en la H. Cámara de Diputados  una reforma al artículo 24 de nuestra carta magna en donde se garantiza en términos generales la libertad religiosa y la profesión pública y privada de la fe de los ciudadanos.  Cabe destacar que desde 1992 no se realizaba ninguna reforma en estos temas y apenas, durante el mandato del presidente Salinas de Gortari se reconoció la Libertad de Cultos.

La actual reforma ha levantado fuertes críticas y ha  reavivado una histórica lucha entre conservadores y liberales en una sociedad en la que aún más del 80% de los mexicanos profesan la religión católica sin duda una religión hegemónica.

El actual artículo 24 de la Constitución Política Mexicana dice textualmente:

Artículo 24. Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley.

El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohiban religión alguna.

Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que  extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria.

La propuesta de reforma a este mismo artículo dice textualmente:

“Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política.”(…)

En un primer momento podemos darnos cuenta que efectivamente el Estado garantizará la libertad de las personas para pensar y creer en lo que más le convenga, sin embargo, estas libertades van más allá, porque se podrán hacer en público demostraciones de fe, en plazas y lugares públicos, incluyendo a los mismos funcionarios públicos que podrán participar activamente y libremente en celebraciones de culto.  Lo que privilegiaría a la religión hegemónica y la confrontaría con las minoritarias y con los no creyentes, orientando de esta manera una política clara de estado, existente pero invisible por interés al parecer para muchos.

Un tema sin duda, que se encuentre en la mira de los legisladores, es la libertad de objeción de conciencia, y consiste en que una persona no esta obligada a acatar una ley porque sus creencias y su fe no se lo permiten, lo puede hacer, así mismo, se pone en peligro la educación laica que se imparte en las escuelas, ya que se corre el riesgo de privilegiar lo que se cree de lo que se sabe, de los supuestos religiosos vs el conocimiento empírico.  (García Chávez, 2012)

Si bien es cierto, las creencias de las personas no están a discusión, ni mucho menos se intenta que sea así, se debe garantizar la pluralidad de ideas y creencias, en aras de la libertad democrática.

Pero, en política nada es casualidad, esta próxima la visita del papá Benedicto XVI a nuestro país, en el mes  de marzo al mayor bastión católico del país, Guanajuato, y en el que se ofrecerá una misa masiva para casi 750 mil personas, en una plaza pública, en plenas campañas electorales.  En el que sin duda, todos los actores políticos tratarán de encontrar la mejor manera de utilizar este evento para atraer simpatizantes y ganar votos.  Esta iniciativa de reforma, se encuentra detenida en la H. Cámara de Senadores y de ser aprobada, será una profunda herida al Estado Laico Mexicano.


Bibliografía

ANDAR. (Noviembre de 2008). Alianza Nacional por el Derecho a Decidir. Recuperado el 05 de Diciembre de 2011, de Las Hojas de Andar: http://www.andar.org.mx/laici/img/laicidad.pdf

Castañón Cuadros, C. (Enero de 2012). Milenio. Recuperado el Enero de 2012, de http://impreso.milenio.com/node/9089102

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. (Enero de 2012). Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Recuperado el Enero de 2012, de http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1.pdf

García Chávez, B. (Enero de 2012). Ciudadanía Expreess. Recuperado el Enero de 2012, de http://ciudadania-express.com/2012/01/09/a-reservaintervencion-al-estado-laico/

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?