Una estructura normativa positiva y su hipotético colapso

derecho constitucional

30 de Mayo de 2012


Chile posee un ordenamiento jurídico basado en una estructura esencialmente positivista, debido a la gran importancia de contar con un conjunto de preceptos legales que protejan efectivamente a los habitantes de nuestro país. Además es tan importante contar con toda una normativa escrita y de forma además ordenada para así hacer de nuestro Derecho, un Derecho Público, de conocimiento general y reconociendo siempre como último objetivo y primordial la protección del bien común.

Por esto es que nuestro ordenamiento jurídico es estructurado mediante un mecanismo jerarquizado, y rígido basado en un postulado positivistas que a pesar de ser creado en el siglo pasado responde de manera efectiva a las necesidades normativas que pretenden regir a nuestro país. Con esto me refiero a la teoría estructural de la pirámide normativa kelseniana.

Con este concepto de pirámide nos referimos al resultado de aquel pensamiento jurídico que impulsó a pensadores del siglo XIX y que posteriormente, con mayor énfasis, inspiraría al recordado Hans Kelsen, al buscar una estructura única del derecho, basado en un positivismo rígido.

Todas las teorías jurídicas de alguna u otra forma contienen esta metáfora arquitectónica del construir o diseñar. Con este diseño o ideal los juristas han tratado de darle una explicación razonable a lo que conocemos como Derecho dándose este fenómeno hasta el día de hoy.

Esta pirámide, en concreto, expresa una jerarquía que manifiesta poder, es por esta razón que también el Derecho como componente de la sociedad tiende a modelarse según esta misma simbología, es decir, el modo de organizarse en pirámide, el que se ve privilegiado por la larga tradición de las ya muy conocidas fuentes del Derecho.

Nuestro ordenamiento al basarse en la estructura jurídica ya mencionada posee en su cúspide como norma de mayor jerarquía la Constitución Política de la República la que justifica su posición por lo siguiente: “Toda asociación permanente necesita de un principio de ordenación conforme al cual se constituya y desenvuelva su voluntad. Este principio de ordenación será el que limite la situación de sus miembros dentro de la asociación y en relación con ella. Una ordenación o estatuto de esa naturaleza, es lo que se llama Constitución”.

La Constitución, como carta magna, es la que actúa como reguladora de todo el sistema normativo, de todo su complejo y estructura, por lo que todo el resto del ordenamiento jurídico se debe subordinar y crear respetando las formas que la Constitución establezca y el fondo acorde a las disposiciones constitucionales a fin de no contradecirlas. De esta forma es que la Constitución Política de la República es la que regula en el fondo todas aquellas situaciones de nuestra vida nacional e incluso internacional.

Estas normas insertas en el texto fundamental de un Estado, suponen para Kelsen, técnicas de motivación social, o sea, instrumentos para inducir a los hombres a comportarse de determinada manera. A su vez Kelsen distingue dos técnicas diferentes de motivación que le sirven de base para agrupar a las normas en diferentes clases; la primera se denomina “motivación directa”, se caracteriza por que las normas indican directamente la conducta deseable y se pretende motivar a la persona solamente por la autoridad o racionalidad de la propia norma; y la segunda técnica de motivación es la “técnica de motivación indirecta” que se caracteriza porque pretende motivar a la persona, no indicándole directamente la conducta deseable, sino estableciendo una sanción para la conducta indeseable o un premio para la deseable.

Kelsen, señala que a diferencia de las normas religiosas, las jurídicas preveen sanciones aplicables por seres humanos. La sanción jurídica, según Kelsen, constituye  un acto coercitivo, consistente en la privación de algún bien, ejercida por un individuo autorizado al efecto y como consecuencia de una conducta; por lo tanto la norma jurídica es la que prescribe una sanción jurídica; la norma tiene un contenido del “deber ser”.

Es así, la constitución regula situaciones tanto de nuestra convivencia social, como del desenvolvimiento de la Nación en materias internacionales, con incidencia en el derecho interno, en un ejemplo práctico podemos observar el art nº 6, inc 2º de nuestra Constitución Política de la República: “El ejercicio de la soberanía reconoce como limitación el respeto a los derechos esenciales que emanan de la naturaleza humana. Es deber de los órganos del Estado respetar y promover tales derechos, garantizados por esta Constitución, así como por los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes”

Aquí, se establece una limitación al ejercicio de la soberanía, la cual es ejercida mediante el pueblo a través de plebiscitos y elecciones periódicas y por las autoridades que nuestra Constitución Política de la República establece. Así, se justifica la observación de Kelsen que señala que en un ordenamiento jurídico debe haber una cierta prelación de normas, en donde el punto máximo de su prelación se encuentra la llamada “Grundnorm” o Norma Hipotética Fundamental.

En nuestra sociedad, la cual es políticamente soberana, existe un solo ordenamiento jurídico, de tal manera que las normas que regulan la vida social de ese Estado, conforman una sola unidad, o sea, el ordenamiento jurídico que rige al Estado es uno solo. Tal unidad del ordenamiento jurídico proviene de la circunstancia de que todas sus normas encuentran su fundamento de validez, y con ello también su origen, en la norma jurídica positiva superior, esto es, en la respectiva Constitución Política.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?