Tres puntos fundamentales en una Constitución

Constitucion

Autor: Wilson Navarro.

31 de Agosto de 2011.


He estado analizando la situación del movimiento sociocultural actual que se vive en nuestro país. En principio me contaminé de las posturas de autores y profesores, el cual señalaban que la educación, como derecho social, no podía ser para todos por los motivos que depende de la capacidad económica del Estado y de la capacidad sociocultural de la gente. Al inicio me quedé con esa alusión, parecía justificable por el hecho que la Constitución del ’80 venía o estaba pasando por una transición hacía una nueva forma de gobierno, pero luego me pregunte ¿es eso razonable en los tiempos de ahora, del hoy? Claro que no. Creo que el tema de la educación es un tema muy profundo que cala toda la médula de nuestra sociedad chilena y por supuesto la de nuestra Constitución nacional. En una especie de poder compatibilizar con la realidad que se está viviendo, tomé un ejemplo cercano a mí, esto lo explicare de la siguiente forma: El Estado, según la Constitución en su artículo 1 inciso 4, su finalidad es promover el bien común; pues una madre respecto a sus hijos siempre querrá lo mejor para su hijo, es decir, su bien. ¿Por qué esto? Me explico: La madre hará lo posible para que su hijo esté bien, su alimentación su educación, aun sacrificándose el doble o el triple con tal de sacar a sus hijos adelante, pues bien, respecto el Estado en esta especie de analogía, la educación es el alimento del pueblo, y si el Estado tiene que sacrificar otros intereses, ya sean propios u ajenos, si tiene que prostituirse, lo hará para que su pueblo se alimente, para que sus hijos surjan; esa es la expresión del bien común.

Otro punto a referenciar, los temas que se han hablado respecto de las reformas a la Constitución, que entre otras están  la reforma constitucional concerniente a la educación, reforma tributaria etc., estos puntos son, a mi apreciación, una aguja en un pajar cuando el verdadero problema que creo que es, es el modelo económico de Chile. Pues bien, como había mencionado en otros artículos anteriores, nuestra Constitución es una de las pocas constituciones en el mundo que fijan un modelo económico, lo toman, lo materializan y se ejecuta. Es decir, el modelo neoliberal propuesto en nuestro texto fundamental vició a toda nuestra sociedad, la infectó y hasta ahora la está pudriendo. Claro que un modelo económico tan abierto a traído consigo el poder económico de las denominadas multinacionales, las cuales terminan tomando las decisiones importantes o vinculantes de la sociedad, y como no, si prácticamente estas entidades se acaparan de todo núcleo humano, y asi, reitero nuevamente, que esto trae consigo un consumismo ciego y autodestructivo; tenemos el ejemplo de La Polar, los distintos bancos, las empresas de seguros; éstos se apoderan de la sociedad chilena, la exprimen y luego se van. Por eso no resulta raro que todo en Chile se esté privatizando, la educación es sin duda una fuente de lucro por excelencia. Dicho esto, no es mi intención ahondar en este tema, sólo lo daba a modo de análisis, pues creo que requiere un análisis más exhaustivo.

Como punto final, creo que otro tema importante es lo de la fuerza, el poder del pueblo, el cual a mi parecer cada vez se cercena más, se debilita hasta que puede finalmente desaparecer, digo esto por lo siguiente: La Constitución de Chile en su artículo 5 inciso 1 señala que la soberanía reside esencialmente en la Nación cuyo ejercicio se realiza por el pueblo a través de elecciones periódicas y el plebiscito. Ahora bien, analizaré brevemente lo de las “elecciones periódicas”. En otros artículos ya había mencionado las falencias de nuestros representantes o sistema legislativo, pues, el cambio institucional y social por esta vía es muy lento y de escaso destino, ya que los proyectos terminan feneciendo en el Congreso, por ende, este poder que se le da al pueblo es prácticamente para que otros se hagan más ricos aun. Respecto al segundo tema: El del “plebiscito”, como muy bien dice Jorge Reyes Riveros,la actividad del plebiscito, su ejercicio es casi de laboratorio, pues se puede dar de dos formas, la cual sólo señalaré sin mayor profundidad. Estas son en caso de reforma constitucional, donde haya discrepancia entre las Cámaras y el Presidente; y la segunda, en materia municipal. Tal vez por eso la sociedad, el pueblo chileno, busca otras formas de hacer vale su voz. Sin entrar en la medula de esto, ¿no creen que una actividad tan relevante como el ejercicio del poder ha sido elaborada pobremente por el constituyente?, el cual al parecer le restó poder al pueblo, más que elevarlo a su posición de soberano.

Estos tres puntos pueden dilatarse mucho más, pues yo sólo he dado una humilde referencia de lo que al parecer puede apuntar a una reforma fundamental en nuestra Constitución,pues a raíz de todo esto parece amparar a grupos económicos más que a la persona humana, en general hablo de una Constitución viciada.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?