Técnica legislativa de calificación v/s non bis in idem

“El derecho penal protege bienes jurídicos fundamentales”.

Linda frase. Tanto que parece justificar la existencia de un mecanismo gigantesco de represión. Humaniza un sistema cuya respuesta concluye en la deshumanización ¿O no? ¿Alguien puede decirnos cómo esta defensa enseña a vivir en libertad a través del encierro?

Es tangible la debilidad que esta frase presenta como argumentación sistémica. Sin embargo, en una lectura tal vez ingenua, puede observase cierta utilidad. Por ejemplo, podemos utilizar el concepto de bien jurídico para esquematizar un listado de delitos. Así cada delito podría “girar” al rededor de cada bien jurídico.

Y así aplicando esto al “bien jurídico vida”, por ejemplo, vemos al homicidio, al infanticidio y al parricidio. No hay duda en que el homicidio es una figura típica base respecto de las otras dos. Obviamente, también lo es respecto del homicidio calificado.

Si el homicidio “protege” al “bien jurídico vida” ¿Qué rol cumple en esta protección el homicidio calificado? Creo que ninguno. Creo que se juzga dos veces lo mismo. Creo que el hecho doblemente enjuiciado es la muerte de un ser humano causada por otro; si esa conducta está enjuiciada a través de la creación de una figura típica, ahora, en segundo lugar, se enjuicia la forma en que esta se verifica. Se sanciona dos veces un mismo hecho; primero, hay castigo por matar a otro. Y segundo, por matar a otro de determinada forma.

En algún momento, estudiando para la cátedra respectiva, concluimos varios que es del todo un acierto ver en el envenenamiento y la premeditación conocida “especies de alevosía”. Del mismo modo fue visto con cierta gratitud la eliminación de la última calificante de varios ordenamientos extranjeros (En Alemania desde hace décadas). También se pudo llegar con rapidez a concluir que el ensañamiento, más que atentar contra la vida, se verifica como una especie de tortura (aumento deliberado de dolores inhumanos). En ese mismo camino vimos cómo el premio o recompensa remuneratoria se configuraba como un juicio sobre la lucrativa motivación presente en esta figura de participación necesaria.

¿Qué queda en pie del homicidio calificado?

Nada.

La figura no se justifica. Pero, al igual que el sistema del cual forma parte, está ahí. Coactivamente vigente mandando un mensaje a la población que podría estar escrito así;

“Si matas a alguien te castigaré. Pero si lo matas de alguno de estos modos te castigaré más”

Si el principio non bis in idem pretende ser efectivo… ¿No se molestará acaso por leer dos veces el mismo verbo?

 Por favor, se agradece sustentar material, teórica y político-criminalmente cualquier intento de justificación prevencionistas, sea especial, general o de integración.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?