La contratación obligatoria del seguro medico debe considerarse una vulneración al principio de la autonomía de la voluntad