Síntomas de Intransigencia e Incapacidad en la Convivencia Social

0012141635

Autora: Sascha’s Jury Molina

21 de Marzo de 2012


Hace unos días, fuimos testigos de una noticia que pensábamos que era muy poco probable que ocurriera en el siglo XXI, ya que con toda la modernidad, reflexión que ha tenido el ser humano para superar los errores de la antigüedad, era de pensar que avanzábamos como sociedad, y ya no existía una reacción tan detestable como la incitación al odio, la discriminación arbitraria y rechazo, o incluso peor, la agresión a quienes son o  solo piensan distinto.

Brutal golpiza recibió  Daniel Zamudio, que de acuerdo a los antecedentes recopilados fue por unos supuestos “neonazis”, solo teniendo como fundamento la homosexualidad del joven.  Hoy Daniel se encuentra con riesgo vital, tras un reciente paro cardiorespiratorio, que lo mantiene estable, pero aún en estado de gravedad debatiéndose entre la vida y la muerte.

Con tal acontecimiento solo quedamos como espectadores, muchos con rabia, impotencia de hacer justicia por sus propias mano; pero lo cierto es que depende de todos nosotros como ciudadanos, que esto no vuelva a ocurrir, la consternación no nos debe dejar inmovilizados ni indiferentes ante este atropello a los derechos humanos, nosotros somos los encargados de formar una cultura que por medio de la educación se entreguen diversas herramientas que tengan como principio fundamental el respeto y tolerancia de las personas. La tolerancia va mas allá, de la sexualidad, va mas allá de las creencias, de la etnia, y cualquier rasgo o idea distintas a las nuestras, la tolerancia debe ser un valor que la propia sociedad chilena haga que se respete.

Con lo sucedido, es importante recalcar que de acuerdo a nuestra carta fundamental, cada persona tiene derecho a asociarse con otra, puede tener sus propios pensamientos, en este caso, los supuestos agresores podrían participar de un grupo “neonazi”, pero el grave error cometido incidió en que no se respetó un principio básico, que es que el derecho de alguien termina cuando comienza el derecho de otro.  Por otra parte, podríamos suponer que hubo una supuesta coalición o choque de derechos, donde nos encontrábamos con la libertad de pensamiento, expresión, entre otros, contra el derecho a la vida, a la integridad física y síquica, y el derecho para autodeterminarse sexualmente, los cuales emanan directamente de la dignidad humana. Es evidente que aquí no hubo un choque de derechos, la ponderación de la vida  y la integridad física, es muy superior a que la simple libertad de expresión o pensamiento.

En mi opinión, si bien en estos días ha vuelto a la palestra el dormido proyecto de ley de Antidiscriminación, que ahora por parte de los parlamentarios se pretende tramitar con urgencia tras lo ocurrido, en esta situación específica habría sido muy óptimo, por un tema de justicia, ya que pretende agravar las sanciones de aquellos que quiten, hagan perder oportunidad o agredan a otros solo por pensar distinto; pero no es necesario solo esta, sino que se requiere un ingrediente adicional. Los chilenos somos los encargados de que estas situaciones no vuelvan a ocurrir, que no exista otro Daniel, que ya sea por su sexualidad, etnia o pensamiento diverso, sea violentado llegando al extremo de incluso perder su vida.

Por su parte el Estado tiene la responsabilidad, de generar programas y campañas destinados recursos, para la prevención de todo tipo de discriminación, como la homofobia, xenofobia, entre otros, que logren una política de respeto a la diversidad, adoctrinando a todos en una base de respeto y tolerancia.

Vuelvo a reiterar que solo enseñando y educando a los demás de que la intolerancia es uno de los defectos más abominables que puede tener un ser humano, estos hechos escandalosos en nuestra época podrán cesar completamente.  Debo mencionar que no me refiero solo a una enseñanza que se aprenda en salones de clases, sino que comience de la organización primaria en que nace una persona, la familia.

Lamentablemente por hechos como estos, solo queda orar a Dios o aferrarse a lo que más uno quiera, para que Daniel pueda recuperarse y tener una nueva oportunidad para vivir.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?