Reforma constitucional frente a crisis Institucional en Chile

Constitucion

12 de Mayo de 2015


Hace algunos días atrás la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, firmó una Reforma Constitucional que establece la pérdida de cargos públicos por infringir las normas de gasto y transparencia electoral.

Donde señaló; “nos convoca la voluntad de dar un nuevo paso en el fortalecimiento de la democracia y su legitimidad“. “Esta confianza se ve dañada con casos como los que hemos visto en el último tiempo’’ (escándalos de corrupción política y económica como en  casos de Penta -UDI – holding surgido por las privatizaciones que crearon los 80,  caso además de Caval- donde involucra a la familia de la Presidenta- , Soquimich … Todo posible por el amparo de la Constitución de 1980, que conlleva implícitas las ‘’trampas’’ políticas).

Lo que nos preguntamos luego de ver esa noticia ¿Acaso eso ya no estaba en la constitución, ese no es un requisito mínimo para ejercer un alto cargo de la república? Según el Artículo 8º de la Constitución – El ejercicio de las funciones públicas obliga a sus titulares a dar estricto cumplimiento al principio de probidad en todas sus actuaciones. En la reforma se propone que el cargo se revoque directamente, que la condena en el ámbito penal implique la pérdida del cargo. Infringir normas es parte de las conductas ilícitas no aceptadas dentro de la dignidad al ejercer el cargo, todos suponíamos que ya estaba estipulado.

Bachelet agrega que “Chile requiere determinar claramente cuáles son las fronteras entre la política y los negocios, para frenar prácticas de corrupción y faltas a la ética. Al mismo tiempo Chile necesita reglas claras para el financiamiento de campañas y sanciones ejemplarizadoras para aquellos candidatos que no cumplen la ley“. Como también se debería agregar que la totalidad de los financiamientos a las campañas se declaren, sean transparentes y que además, todos los candidatos estén en un plano de igualdad al momento de dar propagandas y darse a conocer por los ciudadanos. Esta demás decir por qué.

Dentro del mismo tema, viéndolo desde afuera, uno de los principales medios de prensa de España  ‘’El País’’, señalo hace algunas semanas que “Chile atraviesa por la crisis política más profunda de las últimas décadas y el complejo escenario, compuesto por diferentes tramas, ha terminado por arrastrar en cosa de meses a distintos sectores“. (6 de abril de 2015). Al día siguiente habla de “la crisis institucional más profunda” que ha enfrentado Chile en el último tiempo, y que los líderes de los partidos estarían buscando una salida política. La salida política seria la nueva comisión de Probidad y Transparencia de la Cámara Alta, precedida por Ignacio Walker – senador democratacristiano – . Si el país se encuentra en una crisis institucional, subrayando lo último, ¿Es posible que entre los mismos ‘’compañeros’’ se evalúen?, Es necesario, perentorio, crear un organismo fiscalizador, sancionador, de las conductas contrarias a la función del cargo, contrarias a los valores que dicta la Constitución. En general, no solamente a los parlamentarios, sino a todos los cargos públicos, trabajo enorme, pero por lo menos va a haber un control.

En el artículo Primero de nuestra Constitución dentro de las bases de la institucionalidad, por cierto, dice que ‘’El Estado está al servicio de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de la comunidad nacional su mayor realización… ‘’ Acá entonces abarcaríamos los dos temas señalados, primero; sobre la perdida de cargos, y el segundo la trasparencia electoral.  Promover el bien común; hacer un país cada vez más confiable y menos corrupto, por otra parte contribuir a crear condiciones sociales; esto lo asociamos en cuanto a las posibilidades de participación de la ciudadanía debe tener en plano de igualdad con sus pares.

Cerrando el tema hay que señalar que en un régimen democrático como Chile la confianza impacta de manera significativa sobre los grados de legitimidad y estabilidad, la confianza bien puede entenderse como una variable explicativa de las actitudes hacia la democracia y, posteriormente, de los niveles de participación electoral. Las caídas en los niveles de confianza institucional pueden generar decrecimientos en la calidad de la democracia. “La confianza es, un tipo especial de apoyo, donde los ciudadanos expresan la idea de que las instituciones realizarán las acciones y se obtendrán resultados que se esperan aun en condiciones de bajo nivel de control” (Segovia, 2006:100). En particular, y de manera simple; sin confianza no se genera el vinculo de participación de los gobernados hacia los gobernantes, si estos últimos no llevan consigo una conducta intachable la democracia se debilita, y el sistema no funciona. Frente a esta crisis institucional, buscamos soluciones, transparencia y compromiso verdadero, trabajar para la gente y no para sus bolsillos, aunque hasta escribirlo suene utópico.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?