¿Reforma a la reforma?

En estos días se ha reactivado un debate de largo aliento y que  se refiere a nuevas modificaciones al Código Procesal Penal. Desde la entrada en vigencia de este cuerpo legal, y sobre todo cuando la reforma procesal penal comenzó a operar en las grandes ciudades, aparecieron voces solicitando modificaciones que siempre fueron encaminadas a dar mayor eficacia y eficiencia a la persecución penal.

La primera gran reforma tuvo lugar en 2005, con la dictación de la Ley 20.074, y en 2008 se publicó la Ley 20.253. Ahora bien, el Gobierno ha puesto en discusión nuevas reformas que se encaminan en el mismo sentido.

Desde una perspectiva analítica, muchas de las modificaciones que ya se introdujeron de alguna manera han entrado en conflicto con los principios que inspiraron la dictación de un nuevo código de enjuiciamiento criminal.

Lo que se discute hoy tiene que ver con entregar mayores herramientas a las policías en los momentos previos a la intervención del juez de garantía en el procedimiento penal, o sea, en la etapa que va desde la detención hasta la puesta de la persona a disposición del juez.

El punto, a nuestro juicio, es que éstos son los momentos que pueden determinar el futuro de una causa criminal, sobre todo si se relativiza el respeto de los derechos esenciales de los imputados.

Un tema que nos parece relevante es estudiar detenidamente el régimen de recursos en nuestro sistema procesal penal, en cuanto a la ampliación de las posibilidades de recurrir de apelación respecto de resoluciones que en la actualidad son inapelables, y abrir el marco de aplicación del recurso de nulidad, entregando así una igualdad de armas entre los intervinientes.

Ello, porque que existen resoluciones que sólo pueden ser recurridas por el Ministerio Público, quedando vedada esta posibilidad a la defensa, y -seguidamente- conceder a los tribunales superiores mayores atribuciones en cuanto  al grado de conocimiento de las causas, sin quedarse únicamente con las cuestiones formales.

Definitivamente, cualquier modificación legal que se pretenda introducir debe ser debatida de manera democrática, dando cabida a todos los intervinientes en el sistema procesal penal -sin olvidar por supuesto al mundo académico- , y no sólo a un grupo de “asesores” entre cuatro paredes. Por el bien de nuestra justicia, esperemos que así sea.

Soledad Avilez Decap

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?