Reflexiones de una columnista.

Ha pasado ya algo más de año y medio desde el día en que viera por casualidad un aviso en la web promocionando un concurso para escoger al primer columnista permanente del área de Derecho Penal y Medicina legal de esta página web. Sin conocer la página y sin haberme dedicado jamás al desarrollo de este género literario, me embarqué en un desafío que nunca pensé sería tan vertiginoso y diverso, como en la realidad lo ha sido.

Siempre me gustó el derecho penal y por alguna extraña razón, también la medicina, tanto que al iniciar mi proceso estudiantil contemplé con júbilo la existencia de medicina legal en la malla curricular- qué ganas de llegar luego a 5º año, pensé-. Lamentablemente no está en el hardware de un mechón el hecho de que las carreras están sujetas a cambios de malla -como fue mi caso-, por lo que me sentí en parte estafada por la Universidad al enterarme de que con la modificación, ya no existiría medina legal como ramo.

Superada la frustración inicial, decidí firmemente investigar el tema como motivo de mi tesis de grado, -cosa que finalmente hice- de esta forma no perdería la oportunidad de aprender y familiarizarme con esta antiquísima ciencia. Fue así como fui descubriendo que la medicina asiste al derecho desde tiempos inmemoriales- tal y como latamente compartí con usted estimado lector en mi primera columna- existiendo una íntima relación de ayuda y complemento mutuo en la tarea de solución de conflictos sometidos a la decisión judicial. Fue así también, como pude notar con preocupación que aún cuando la retroalimentación entre medicina y derecho es evidente en el ámbito penal, esta importancia no se traduce en la enseñanza de la disciplina en las aulas de derecho; tanta es la marginación a que ha llegado la medicina legal, que no sólo no forma parte de la malla curricular de la carrera de derecho de muchas casas de estudio, sino que ni siquiera forma parte del plan de créditos optativos. (Paré y Lombroso se revolcarían en sus tumbas de oír esto).

Como podrá usted notar existe una clara preferencia de esta columnista por el tema en cuestión -sí, lo acepto- pero ello en nada obsta a que sea la triste realidad de hoy y a que esta triste realidad vaya en directo perjuicio de la acabada instrucción y calidad profesional de los abogados de hoy.

Estas disquisiciones dieron finalmente forma a la columna que envié al concurso y que me transformó en una flamante columnista de Lexweb.

Transcurrido todo este lapso de tiempo, puedo notar que la realidad académica sigue siendo la misma, aún cuando la relación simbiótica derecho-medicina está más vigente que nunca, es cosa de asistir a una audiencia por algún hecho de sangre, para darse cuenta que es necesario tener algún conocimiento, al menos mínimo, para comprender frases del tipo “el cuerpo fue hallado en posición de cúbito supino, con numerosas equimosis y livideces que evidencian que fue trasladado con posterioridad a su muerte”, lenguaje utilizado a diario e los juzgados para señalar a un cuerpo encontrado boca arriba, con moretones y marcas post mórtem.

No me queda más que invitarlos, estimados estudiosos del derecho- al igual como hiciera en la columna primigenia- a procurar ser letrados cada día más preparados, para poder así brindar a nuestros representados la mejor atención profesional posible y a adentrarse en las incógnitas de la medicina forense y embarcarse en un viaje de conocimiento del que, con toda seguridad, no se arrepentirán.

Soledad Avilez Decap

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?