Rechazo a HidroAysén: Protección ambiental y animal.

Por: Valeska Carrasco Álvarez.

El megaproyecto HidroAysén, XI Región de Chile, ha sido finalmente estimado como “no viable”, por unanimidad  en la instancia especial conformada por  el Comité de Ministros de nuestro país.

Más de 4 Años de lucha, 35 Reclamaciones, movilizaciones y la unión ciudadana han dado frutos marcando un antes y un después en la historia de Chile, pues tras el mencionado proyecto se encuentran dos de las empresas energéticas más poderosas del territorio: ENDESA  y Colbún SA, quienes tuvieron una primera aprobación el año 2011 dando así a la generación de la instancia de discusión de la ilegalidad de HidroAysén debido al fuerte riesgo ambiental y la destrucción del patrimonio natural que esto generaba.  El 2012 la Corte Suprema falló en favor de la hidroeléctrica, la que había conseguido su Resolución de Calificación Ambiental el año 2011.

La construcción y operación consistente en cinco centrales hidroeléctricas, dos en el río Baker y tres en el río Pascua, era indiscutiblemente dañina tanto para la región de Aysén como para la comunidad nacional, puesto que los recursos hídricos se explotarían en un duopolio comercial sin  medir consecuencias, entre ellas, la contaminación de las aguas, deforestación, flora y fauna (terrestre y acuática), afectando 6 parques nacionales, 11 reservas nacionales, 26 sitios prioritarios de conservación, 16 humedales y 32 áreas protegidas privadas. Sumado a las 4 comunas aledañas involucradas.

¿Cómo era posible llevar esto a cabo? A través de las Medidas de Mitigación y Compensación (MMC) presentadas por ENDESA y Colbún. En ellas, se presentan “soluciones” que van desde áreas de conservación y reforestación, hasta estudios de cérvidos y manejo acuático.  Sin embargo, esto fue duramente cuestionado por el comité de ministros en base a 3 líneas de: 1) Medio Humano con Plan de Relocalización, 2) Hidrología y 3) Ecosistema Terrestre (Fauna) pues solo se contemplaba un estudio de cérvidos, no hay medidas para carnívoros ni anfibios. De estos últimos, carece un análisis del impacto que generaría el desplazamiento de carnívoros producto de las intervenciones e inundaciones.

FUNDAMENTOS DE DERECHO:

1) Ley n° 19.300, de Bases Generales de Medio Ambiente (Art.12 letra d, Art.12 letra e, Art.16 inciso final)

Al no evaluarse determinados impactos, se vulneraron el Art 12 letra d) y el Art. 12 letra e) de la Ley 19.300,

Art. 12: “Los estudios de Impacto Ambiental considerarán las siguientes materias:

  1. d) Una predicción y evaluación del impacto ambiental del proyecto o actividad, incluidas las eventuales situaciones de riesgo. Cuando el proyecto deba presentar un Estudio de Impacto Ambiental por generar alguno de los efectos, características o circunstancias señaladas en la letra a) del artículo 11, y no existiera Norma Primaria de Calidad o de Emisión en Chile o en los Estados de referencia que señale el Reglamento, el proponente deberá considerar un capítulo específico relativo a los potenciales riesgos que el proyecto podría generar en la salud de las personas.
  2. e) Las medidas que se adoptarán para eliminar o minimizar los efectos adversos del proyecto o actividad y las acciones de reparación que se realizarán, cuando ello sea procedente”.

Art. 16: “El Estudio de Impacto Ambiental será aprobado si cumple con la normativa de carácter ambiental y, haciéndose cargo de los efectos, características o circunstancias establecidos en el artículo 11, propone medidas de mitigación, compensación o reparación apropiadas. En caso contrario, será rechazado”.

2) Ley N° 20.380. De Protección Animal 20.380 (Artículo 3° inciso segundo)

“La libertad de movimiento de los animales silvestres no debe ser restringida de manera innecesaria, especialmente si ello les ocasionare sufrimiento y alteración de su normal desarrollo”.

3) Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. (Río 92´)

Paralela y particularmente, considero que la decisión tomada por el comité se encuentra en plena concordancia con el principio N° 15 de la Declaración de Río, ratificada por nuestro país. El cual señala: “Con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deberán aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente.” En nuestro caso, HidroAysén constituye, evidentemente el caso hipotético contemplado en este principio preventivo consagrado en la Declaración. En otras palabras, Chile actuó de forma ex ante, de manera racional y justa, apegándose no tan solo al derecho nacional, sino también al derecho internacional,  tomando una decisión justa de equidad y racionalidad ante el cuidado del patrimonio y la biodiversidad.  Recalco este punto pues, de forma más general, en nuestro país se actúa ex post, vale decir, una vez ocurrido ya algún “Incidente”. Es por ello que esta decisión es sumamente aplaudible.

Siguiendo con el tratamiento de los animales, considero importante detenernos en lo que constituyen no solo dentro del marco jurídico civil, sino, más ampliamente. En esta oportunidad solo nos referiremos a los animales bravíos o salvajes (Art. 608 del Código Civil).

Desde un punto netamente civil, estos animales no son más que bienes muebles susceptibles de adquirir por ocupación. Una percepción bastante alejada de lo que podríamos denominar “actualidad” en esta materia, puesto que gracias la labor de diversas Organizaciones No Gubernamentales, apoyo ciudadano, intención de sectores políticos y movimiento social se ha podido avanzar y lograr concientizar y proteger la biodiversidad, flora y fauna.

Diversos documentos consagran la importancia de la protección del medio ambiente, como las mencionadas normas, Ley n° 19.300, n°  20.380, la Ley n° 20.417 (Crea el Ministerio, el Servicio de evaluación de impacto ambiental y la superintendencia del Medio Ambiente) y una serie de reglamentos que proporcionan cierto grado de respaldo  a dichas especies.

Sin embargo, las  políticas públicas a través de los últimos gobiernos no han sido suficientes. Se ha entregado facultades a organismos  que no debiesen ser competentes o aprobando termoeléctricas, hidroeléctricas y otras industrias relacionadas con la explotación de recursos y que, finalmente, han contaminado el medio ambiente y dañado como efecto colateral a algunas especies, rompiendo esquemas ecosistemáticos.  Tal fue el caso del Río Cruces, 1995-2003,  donde a partir de los desechos de la Celulosa Arauco, murieron decenas de cisnes debido a la ingesta de luche contaminado en las aguas mencionadas. Daño de un nivel irreparable.

Fauna que peligra en Aysén: En los ecosistemas terrestres y acuáticos de Aysén, incluyendo sus aguas oceánicas viven 61 especies de mamíferos,  entre ellos destacan el Puma, el Guanaco y el Huemul (animal protegido de nuestro país), el pudú y el ñandú, sumado a otra serie de especies acuáticas y semiacuáticas, 6 reptiles y 8 anfibios y 3 especies de felinos. Sin duda, una zona rica en fauna silvestre.

Por otra parte, el aporte científico nos da directrices claras de la emocionalidad de los animales.  Entonces. ¿Acaso no son suficientes los antecedentes para la protección de las distintas especies de nuestro país? ¿Cuál es el  COSTO que tiene la construcción de este megaproyecto?, ¿Es acaso la “necesidad” de generar energía  en la región de Aysén justificación para la destrucción masiva?

La respuesta, a mi criterio, es absolutamente clara, razonamiento que sin duda tuvo este grupo de ministros para tomar, finalmente la decisión de “rechazar” este proyecto basándose en la “falta de análisis sobre impacto que generaría el desplazamiento de animales”, cuestión no menor ya que se está pensando en macro, a futuro y arraigado principios de alta carga valórica y repercusión social.

Siendo aún más precisa, la decisión tomada es el primer gran paso, no tan solo desde un punto de vista ambiental, sino animal, pues se está pensando en ellos de forma individual y no dentro del conjunto que envuelve la biodiversidad. Vale decir, se argumentó la “dificultad que presentarían los animales- mamíferos y anfibios- quienes se verían obligados a trasladarse por las inundaciones y otros efectos colaterales de la construcción”, un verdadero logro desde  la defensa de sus derechos, a vivir en una zona adecuada a sus características naturales, previniendo no solo una irrupción absolutamente invasiva por parte de HidroAysén, también el peligro que conlleva dejar su lugar de origen por causas absolutamente ajenas y desmedidas.

Finalmente cabe decir que, si bien, la espera fue larga para formar la comisión que resolviera,  es absolutamente destacable la actitud de los ministros y el apoyo de distintos sectores políticos,  quienes finalmente dan cabida a la energía limpia, recursos renovables y sustentabilidad m a los derechos de los animales, la protección del patrimonio y las especies de zona endémica, actuando con precaución y mesura, abriendo paso a lo que creo, una consolidación de los intereses ciudadanos, de conciencia y respeto frente patrimonio ambiental y los animales que en él habitan.

Muy personalmente, espero que este logro e hito histórico marque un precedente en la defensa de quienes carecen de voz, apegándonos a los principios fundamentales del Derecho pero con altura de mira y modernidad, aprendiendo también de los avances de otras naciones que han consagrado y garantizado el buen trato y la protección a los animales, sin importar su especie.

1 Comentario
  1. grey bobs 3 años

    y6RlVd Im grateful for the blog post.Really thank you!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?