¿Qué sistema de Gobierno le convendría al Perú: Presidencialismo o Parlamentarismo?

eventos

Autor: Manuel Arnaldo Castillo Calle[1]

31 de Octubre de 2012


Resumen

Debemos señalar que el criterio de clasificación, para observar la existencia de un gobierno presidencialista o parlamentarista, se refiere a las relaciones existentes entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo y se desarrolla en democracia, dónde existe el principio de separación de poderes. Por ello, no interesa, ni nada tiene que ver, la forma en que se componen ambos Poderes. Pues como bien sabemos el sistema parlamentarista, así como el presidencialista, pueden estructurarse en forma de Monarquías constitucionales, o Repúblicas, ya que el criterio de clasificación de esas formas de organización del gobierno del Estado, también, es distinto para ambas.

Sistema Parlamentarista.

En primer término, iniciaremos con el sistema parlamentario, señalando que en este tipo de Gobierno, [cuyo ejemplo paradigmático lo es Inglaterra], se dice que el Poder Ejecutivo está subordinado, jurídicamente, al Parlamento ya que debe contar con el apoyo y confianza mayoritaria del Poder Legislativo. En otras palabras; el parlamentarismo se caracteriza porque los gobiernos están investidos, sostenidos y eventualmente censurados por el Parlamento.

En el sistema Parlamentario, es el Parlamento el que elige al jefe del Poder Ejecutivo, aunque lo designe el Jefe de Estado, generalmente denominado primer ministro, que gobierna, por ser el Jefe del partido político con mayoría en el parlamento. No debemos olvidar que la Jefatura de Gobierno es atribuida al órgano que decide la orientación política del gobierno.[2]

Sistema Presidencial.

Muy por el contrario en los gobiernos presidencialistas como es el caso de los Estados Unidos de Norteamérica, aquí el Poder Ejecutivo se encuentra en igualdad institucional respecto del Poder Legislativo, no necesitando su confianza política formal ya que fija su política y planes para el Estado más libre aún, que en el sistema parlamentario contemporáneo realista. Pero debemos tener muy en cuenta que ello no significa que algunas de las acciones del ejecutivo se deban someter al control del legislativo, tal es el caso de asuntos en materia bélica.

Perú: Sistema Semipresidencialista.

Si nos enfocamos en nuestra realidad; el Perú como Portugal tienen un sistema de gobierno semipresidencialista en el que existe una separación flexible de poderes, o equilibrio de poderes, correspondiendo al Congreso de la República en el caso de Perú, o a la Asamblea de la República, en el de Portugal, el ejercicio de la potestad legislativa y la fiscalización del Ejecutivo, al que compete la dirección de la política general de gobierno y la gestión de los servicios públicos.

Asimismo, podemos señalar que el diseño institucional se completa, en ambos países con la existencia de numerosos mecanismos de colaboración, coordinación y control recíproco. La colaboración es especialmente relevante en el ámbito de la producción normativa y se manifiesta en la iniciativa legislativa del Ejecutivo, al que puede delegarse el ejercicio de la potestad legislativa. Asimismo, en el caso de Portugal, el Gobierno puede, legislar en pie de igualdad con la Asamblea de la República en las materias de competencia concurrente. La coordinación se convierte en exigencia insoslayable de la dirección general de la política nacional, responsabilidad que alcanza a ambos poderes.

Así también, podemos señalar que existen en los dos países distintos mecanismos de control recíproco. Por lo que respecta a los mecanismos a los que puede recurrir el legislativo, tanto el Alto Tribunal de Perú como su homónimo de Portugal mencionan los poderes de veto presidencial y de disolución del Legislativo. Correlato de los mismos son los instrumentos de control del Legislativo sobre el Ejecutivo, entre los que figuran aquellos destinados a depurar la responsabilidad política de este poder (mociones de censura y de confianza), a fiscalizar la gestión cotidiana de los asuntos comunes [interpelaciones, preguntas, comisiones parlamentarias de investigación, etc.] y el control a posteriori del ejercicio de la potestad de aprobación de normas con rango de ley por el Ejecutivo.

En cuanto a la interrogante que tiene como objetivo el presente artículo, si ¿el Parlamentarista o el Presidencialista le conviene a nuestro país? El Perú está atravesando un dilatado proceso político debido, entre otros factores, a la crisis de gobernabilidad que viene socavando las bases mismas de la Democracia. Y es que el actual gobierno no sólo ha demostrado su incapacidad para enfrentar la corrupción (ni que decir de nuestro Congreso que hasta vergüenza da), sino además ha hecho de la corruptela en la Administración Pública su bandera, del cual le es imposible salir dado su escasa solidez de partido político y la ausencia de un Plan Nacional de Desarrollo, ausencia que nos lleva a sostener que este gobierno no tiene rumbo y no sabe por tanto, hacia dónde se dirige, ni hasta cuando durara.

Las propuestas planteadas son viables si reflexionamos un poco en torno a la crisis de gobernabilidad actual y a la poca funcionalidad y utilidad de nuestro régimen de gobierno. Yo sugiero dar un paso más adelante e intentar vivir un Sistema Parlamentario, con los matices que permitan su adaptabilidad a nuestra realidad y mejoren su eficiencia y eficacia.

Pero también tenemos que tener muy en cuenta que la disciplina parlamentaria es importante, pero tampoco determina la funcionalidad de un modelo, debido a que en la mayoría de los supuestos resulta ser un instrumento político para evadir responsabilidades de altos funcionarios, por actos de corrupción e inmoralidad; además, el mandato representativo no es imperativo, por lo que es factible que un parlamentario, en determinadas ocasiones, se aparte de la línea del partido si ésta no se condice con los intereses de sus electores o de la Nación.

Es cierto que en Europa el régimen parlamentario se asentó sin mayores obstáculos, pero ello fue gracias a la voluntad para adoptar modelos propios, más que por tradición monárquica. No es novedad por ejemplo que países europeos se muestren reacios a imitar modelos norteamericanos, siendo muestra palpable de tal afirmación, el hecho de rígidas diferencias en el modelo de Gestión Pública, el modelo de Control de Constitucionalidad, e inclusive la tradición jurídica (excepto Inglaterra y otros de tradición anglosajona).

Por lo tanto, si pretendemos reformar el Estado, debemos partir por revisar la parte orgánica de nuestra Constitución, y discutir en torno a la funcionalidad o no de sus principales instituciones. En ciertos casos, los cambios planteados seguirán los postulados históricos constitucionales, en otros, la tradición política deberá ceder paso. Tampoco veo razonable que los cambios deban plantearse por la simple especulación de que un modelo es mejor que el otro.

En política, en lo que a sistemas de gobierno se refiere, hay que ser cautelosos al afirmar que hay un modelo mejor que otro, por lo que conviene recordar la frase del profesor Linz que ningún régimen presidencialista puede garantizar a un Washington, un Juárez o un Lincoln, así como tampoco ningún régimen parlamentario puede garantizar a un Adenauer o un Churchill.[3]

Está por demás señalar que la instauración del parlamentarismo demandará esfuerzos previos, ciertas condiciones, y la adopción de medidas complementarias, tendientes a preparar un clima adecuado para tal propósito.

Por ejemplo en México, el Maestro Jorge Carpizo reitera cierta preocupación por su sistema de gobierno, pues en las últimas décadas el equilibrio de poderes se ha inclinado decididamente a favor del Ejecutivo; el Legislativo no ha ejercido muchas de sus facultades constitucionales; el Presidente de la República ha realizado atribuciones metaconstitucionales que lo convierten en la columna vertebral de todo sistema político; los pesos y contrapesos constitucionales no han operado; las libertades y derechos de los mexicanos han quedado, en ocasiones, a la discreción del Ejecutivo.[4]

A modo de Conclusiones Considerativas.

En el sistema Parlamentario el Parlamento es el que elige al jefe del Poder Ejecutivo, aunque lo designe el Jefe de Estado. Es el generalmente denominado primer ministro, que gobierna, por ser el Jefe del partido político con mayoría en el parlamento. No debiendo olvidar que la Jefatura de Gobierno es atribuida al órgano que decide la orientación política del gobierno.

En gobiernos presidencialistas, como es el caso de los Estados Unidos de Norteamérica, el Poder Ejecutivo no se encuentra subordinado al Poder Legislativo, ni éste a aquél, ni necesita su confianza política formal , ya que fija su política y planes para el Estado. Ello no significa que algunas de las acciones del ejecutivo se deban someter al control del legislativo.

Es claro que la preeminencia, o subordinación, de un poder, sobre otro, cualquiera sea el poder predominante no se compadece con el principio de separación de poderes y puede atentar, según el grado de predominio, contra el Estado de Derecho democrático.

Tal como lo he señalado líneas arriba, el Perú debería dar un paso más adelante e intentar vivir un Sistema Parlamentario, con los matices que permitan su adaptabilidad a nuestra realidad y mejoren su eficiencia y eficacia, ya que el sistema que actualmente tenemos no está dando los resultados esperados.


Reseñas:

[1] Abogado; Graduado y Titulado en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega; Director del Centro Latinoamericano de Derecho Constitucional; Estudios de Arbitraje en la Pontificia Universidad Católica del Perú; Miembro de la Nómina de Colaboradores de la Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas “Nómadas” de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid (UCM); Miembro del Comité Consultivo de la Revista de Derecho Penal y Criminología de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina); Director del área de Derecho Constitucional del Centro de Investigación Jurídico, Humanista y Social “Philos Iuris” (Perú); Articulista de la Revista de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile; Director – Presidente en el Perú de la Academia Jurídica española Pacta Sunt Servanda; Estudios en Materia de Conciliación Extrajudicial y Conciliación Extrajudicial Especializada en Familia, reconocido y registrado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos del Perú; Autor de diversos artículos jurídicos en materia Constitucional y Civil a nivel nacional e internacional; Actualmente viene desempeñándose como Catedrático Universitario en las materias de Derecho Constitucional y Derecho Procesal Constitucional; Conferencista en temas de Derecho Constitucional a nivel nacional e internacional. Correo electrónico: manuel.castillo@msn.com

[2] HAURIOU, Maurice: Précis de Droit Administratif, et de Droit Public, Recueil Sirey Francia 1921.

[3] ESTEBAN, Jorge: Tratado de Derecho Constitucional. Servicios publicaciones facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, España 1998.

[4] CARPIZO, Jorge. ¿Sistema presidencial o parlamentario? En: El gobierno en América Latina. ¿Presidencialismo o parlamentarismo? Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie doctrina jurídica, Nro. 23. México, 2000; P. 11.

 

2 Comentarios
  1. pron dates 1 año

    D2rei1 Say, you got a nice blog post.Thanks Again. Fantastic.

  2. This particular blog is no doubt educating additionally amusing. I have chosen a lot of handy advices out of this blog. I ad love to go back every once in a while. Cheers!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?