Punta Alcalde: Debatamos sobre el fondo.

imagen

Por: Sergio Balcazar Arias.

La RCA desfavorable para Punta Alcalde de 25 de junio del 2012, se impugnó mediante el Recurso de Reclamación presentado por el Titular del proyecto en cuestión, el cual fue resuelto favorablemente para dicho titular, arguyendo dicho Consejo que este adoptará medidas como invertir en un precipitador electroestático que, según este, mejorará el aire en un 40%.

Ahora bien, es preciso que hagamos un análisis distinto de esta situación que en forma escueta he expuesto más arriba. Podríamos hablar aquí sobre las razones- si es que existen- que hicieron que el Consejo de Ministros aprobara finalmente la Central. Sin embargo, propongo que abramos un poco más el escenario.

Con la Central que se iba a instalar en “Punta de Choros” y la mediática paralización que trajo una gran cola para el gobierno de turno y sus adherentes, solo nos dio una señal: En Chile no existe una Política Energética seria. Y para que hablar de una Política Ambiental basada en el Crecimiento Sostenible. Los casos de Hidroaysen y Punta Alcalde, son solo reflejo de esta situación.

La Política Energética de un país es quizás un punto basilar de la Economía y  ello, no es sólo capricho de este columnista. Piénsese que el modelo de crecimiento de las riquezas de los países se enfoca principalmente en la industria, la cual – a todas luces- requiere de energía.

Chile – y esto lo han sostenido sistemáticamente diversos autores- es un país dependiente de materias primas para producir su energía. Esto se comprueba con sólo tomar algunos datos de la Comisión  Nacional de Energía, a saber:

–           El SING produce casi la totalidad de su energía por medio de termoeléctricas (96 %)

–           El SIC produce un 52% de su energía a base de Termoeléctricas y tan sólo un 3% con ERNC.

Ello significa un problema desde el punto de vista económico ya bastante complejo – que por la obviedad no explicaré-.

En esa misma inteligencia, los problemas ambientales que se derivan de utilizar esa energía son también muy complejos, en cuanto al daño que se produce a nuestra naturaleza con la cual convivimos a diario y la afectación de la paz social, llegando los ciudadanos por defender su legítimo derecho a salir a las calles, en una suerte de Autotutela colectiva.

Presentado el problema, ¿Cuál podría ser la solución? La lógica nos indicará que debemos cambiar nuestra forma de producir energía. En el mundo se propone pasar de energías convencionales a energías no convencionales- Eólica, solar, etc.-. Pero, ¿Eso es posible en Chile? Desde una mirada ligera no. Si mantenemos nuestra mis concepción de producir energía desde un lugar y desde ahí irradiar, estamos perdidos. La ERNC nunca será suficiente, al menos con la tecnología actual, sin generar daños equivalentes a los de las Energías Convencionales. En consecuencia, el problema no estriba en que energías usar, ya lo sabemos, el lío queda trabado en la forma. Esto es, la manera en cómo vamos a gestionar la energía teniendo como motor principal las ERNC.

La manera que mejor se ajusta a todas estas circunstancias concomitantes, es el Sistema de Generación Distribuida. La principal característica de este sistema es que las centrales de generación, almacenamiento se encuentran situadas en el mismo centro urbano donde proveerán de energía.

Mocárquer y Rudnick, proponen las siguientes formas de incorporar las ERNC como sistema de generación distribuida:

–           Al interior de los sistemas de distribución eléctrica

–           Como generación distribuida de propiedad de clientes o terceros distintos a las empresas distribuidoras.

Sin embargo, ambas requieren del acuerdo de las empresas de distribución. Ello porque, por definición, la interconexión de la generación distribuida al sistema eléctrico es a través de la red de distribución, tanto en subtransmisión como en media tensión de distribución. De esta forma, parece sensato que si queremos lograr la implementación de este sistema -que en opinión de los autores ha sido calificada como una alternativa económicamente competitiva frente a las expansiones de redes de distribución y por supuesto, frente a lo que son las Energías Convencionales- debe el Estado comenzar a generar las medidas, las normas pertinentes para que dicho sistema sea real, tangible en nuestro País. De otra forma, me parece imposible.

Finalmente- dejando muchos temas que explicar, pero dado el texto que se escribe (columna de opinión) es dificultoso explicar en profundidad cada uno-  queda acotar que, implementemos el modelo que implementemos debemos hacerlo siempre ponderando el medio ambiente y los beneficios que dicha política reportará para nuestra economía, dando siempre prevalencia al medio ambiente como pilar fundamental del desarrollo económico de Chile.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?