Protección Jurídica al Adulto Mayor en Chile

Adulto mayor

Autora: Sascha’s Jury Molina

18 de Julio de 2012


Hace un tiempo me he dedicado a observar como es el trato que hoy en día se da al adulto mayor. Creo que el sueño de todo ser humano es llegar a los últimos años de su vida para disfrutar de ella, sin preocupaciones, como corresponde. Sin embargo, la realidad nos dice todo lo contrario, son objeto del menosprecio de la sociedad, existiendo conductas tan básicas, como por ejemplo que los jóvenes no dan sus asientos al ver un anciano en la locomoción colectiva; o a conductas tan espeluznantes, como abandonarlos en un hogar que no cumple con las condiciones mínimas de dignidad de cualquier persona. Es por todo lo anterior, que este asunto de gran importancia, me ha inspirado a escribir mi tesis, y me gustaría compartir con ustedes brevemente algunas reflexiones.

Por la ley de la naturaleza los seres humanos nacemos, crecemos y envejecemos. Antiguamente los ancianos eran considerandos un reflejo de la sabiduría producto de la experiencia que habían adquirido con sus años, siendo respetados por toda la comunidad y siendo la época más esperada por muchos, ya que significaba la llegada del esmerado descanso y goce de la vida. Hoy la situación es muy diversa, la vejez es algo que afecta a muchos de una manera negativa, imposibilitando, debido a los costos que ella lleva, el tener una vida digna y de calidad.

En la actualidad, se ve al adulto mayor como una carga, siendo despreciados por la sociedad e incluso por sus propias familias. Esto es debido principalmente a la falta de preocupación que tuvieron estas generaciones envejecidas en sus épocas de juventud; falta de preocupación al no generar políticas públicas, leyes y por sobretodo, inculcar el respeto por un tema de tanta importancia, como lo es los últimos años de vida.

La vejez implica un deterioro físico y mental, muchas personas se ven incapacitadas de valerse por sí mismos, dependiendo de otros que se hagan cargo de sus necesidades básicas. Si bien, no todo adulto mayor carece de riquezas, es menester de esta reflexión preocuparse y ocuparse de aquellos que se encuentran en situaciones más desventajosas que representan la mayoría de población.

Si bien, nuestra carta fundamental consagra la dignidad humana, entendiéndola como la idea de que el ser humano merece un especial respeto y cuidado, y una particular consideración como tal, es necesario por este motivo brindarle un mayor resguardo a quienes, por su condición, son merecedores de respeto, igualdad, protección, entre otros.

La importancia radica en que somos una población que en cuanto a su crecimiento, tiende a envejecer; es decir, hay un proceso de aumento de las personas de sesenta años o más. Todos los seres humanos llegaremos a ser adultos mayores, por lo cual nadie puede escapar de esta realidad latente y preocupante que de algún modo nos afectará a todos, debiendo ser un tema de contingencia del debate nacional.

Las grandes dificultades y problemáticas que afectan hoy en día a las personas ancianas son, entre otras:

  • En primer lugar, la incapacidad de valerse por sí mismo producto de las enfermedades que agobian e impiden, por la avanzada edad, realizar actividades remuneradas.
  • En segundo lugar, las discriminaciones existentes por edad.
  • En tercer lugar, el abandono en los establecimientos de larga estadía del adulto mayor.
  • En cuarto lugar, el maltrato físico y sicológico.
  • En quinto lugar, y no por eso menos importante, el abuso patrimonial.

El Estado tiene el deber de aplicar políticas públicas tendientes a salvaguardar a la tercera edad y de crear y aplicar legislaciones eficientes para ello. Sin perjuicio de lo anterior, el Estado cuenta con el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA) el cual tiene como objetivo fomentar el envejecimiento activo y el desarrollo de servicios sociales para las personas mayores, cualquiera sea su condición, fortaleciendo su participación y valoración en la sociedad, promoviendo su autocuidado y autonomía, y favoreciendo el reconocimiento y ejercicio de sus derechos, todo esto por medio de la coordinación intersectorial, el diseño, implementación y evaluación de políticas, planes y programas. Sin embargo, a pesar de las promociones que han realizado las autoridades, el objetivo fundamental debe ser realizar una consideración acerca de un cambio moral, cultural y social que debe presentar la comunidad de hoy para así proyectar un futuro mejor.

El Estado Social de Derecho pretende realizar una organización política que tenga como objetivo desafiar las problemáticas económicas y sociales principalmente, que se presentan como desventajas en distintos sectores o grupos de personas de la población, prestándole por motivación propia del Estado asistencia y protección. En razón a la carta fundamental y a la ley es que deben extraerse y deducirse diferentes mandatos para aplicar mejoras a estas realidades.

Es aquí donde encontramos la importancia de esta reflexión, ya que nuestro país requiere con urgencia realizar un Estado Social de Derecho exclusivo para la tercera edad. Es el momento de que como sociedad meditemos y analicemos, sobre el futuro y respeto que queremos.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?