Nociones básicas sobre la legalización de derechos fundamentales

PoderJudicia333l

10 de Agosto de 2011


A modo personal, siempre me ha llamado la atención el tema que procederé a comentar a continuación. Siento, sin embargo, que es un tema de “nunca acabar” y el cual me acuesta abordar de un modo objetivo… Pese a ello, vale la pena intentarlo.

Los derechos fundamentales bien se estima que, en nuestro ordenamiento, responden a una fundamentación iuspositivista, proviniendo así del Derecho Natural.Esto nos sitúa en una fase previa al positivismo, como bien es sabido. Podemos decir, por tanto, que se consideran derechos “fundamentales” por ser “fundamento” a otros derechos posteriores. Es por esto que son derechos “básicos” (por así decirlo, “pilares” en mejores términos); son los derechos que nos pertenecen por el hecho de ser personas, somos sus titulares “sin querer”.  Como consecuencia de esto, al estimar que provienen de una entidad sobre-humana en cuanto a su existencia, nos es imposible desconocerlos.

Soy crítica en el sentido que, por ser derechos, nace cierta “obligación” de concretarlos, de verse materializados en normas positivas; sin embargo, este pséudodeber que de positivizarse en las cartas fundamentales de otros países (o en simples leyes de otros Estados), me hace pensar que se cae en una redundancia del derecho en cuestión, y más importante aún, me hace creer que si el derecho no consta en la norma, no va a ser posible que este se desarrolle (no me atrevo a decir que no va a nacer tal derecho, ya que entiendo que su creación no depende de terceros, y en realidad, de nadie -materialmente hablando-).

Pero, ¿y si el derecho no es positivizado? Me da a pensar, personalmente, que carecería de su fuerza coactiva. Pensemos un poco. Bien es lógico que se consagre en derecho a la vida en nuestra constitución, ya que actúa como un pilar demasiado básico en nuestro ordenamiento, delorden que podemos afirmar que tenemos vida, más que por nacer, porque se nos permite nacer, y porque todo acto contrario a este hecho natural es contrario a nuestro ordenamiento; o bien pensar que nadie nos puede privar la vida, ni aún en un estado de indefensión, ya que estoy “protegido”. Pero en el caso de otros derechos, en que no es tan visible esta secuencia, ¿es realmente indispensable su positivización?

Es lógico que se garantice el mencionado derecho, ya que es el supuesto de los demás; pero ¿y el carácter de “fundamental” acaso pertenece sólo al derecho a la vida? Si bien, cumple con el supuesto mencionado anteriormente de ser base a otro, el concepto “fundamental” va más allá de darnos ciertas premisas sobre el derecho, sino que más bien se refiere, de lleno, al reconocimiento de un “derecho humano” en el ordenamiento jurídico nacional de un país, o bien, en un tratado ratificado por Chile (en este sentido, no me atrevo a caer en la eterna discusión de la jerarquía de los tratados internacionales al ingresar a nuestro ordenamiento jurídico vía inciso segundo del artículo 5 de nuestra Constitución; ya que creo que si bien estimamos el orden de estos es supraconstitucional, más que derecho fundamental seria “derecho constitucional” –en un aspecto ya de “exquisitez de términos”-; y por el contrario, si son de la tendencia de que el tratado es una simple ley que rige al Estado, estaríamos en la categoría de “derecho fundamental” –me gusta denominarlo propiamente tal, ya que se remite solo a la forma del derecho, y no al fondo, como un derecho “base” o “premisa a otro derecho”-).

Otro aspecto válido de mencionar es: ¿Tienen límite los derechos humanos? Si entramos en la misma distinción anterior, el hecho de que estos se positivicen por parte de los Estado es válido pensar que éstos van a ser limitados al tenor de la norma, pero ¿es aquello posible? Como bien pienso, estos derechos provienen de la concepción del derecho natural; bien es sabido que este derecho se denomina como tal por su carácter de ser un tanto “lógico” y entregado a las personas por sus calidades de tal, por ser su “status previo”, sus presupuestos básicos; normas puestas por una voluntad superior, divina, en razón a afirmar valores que poseemos las personas simplemente por vivir, por desarrollarnos en un10a sociedad, y por esto mismo, es necesario que se establezcan estos principios básicos de convivencia en ella.

La postura positivista de los derechos, por el contrario, no admite la concepción de derecho natural. Para ellos, los derechos fundamentales son tales por estar en la norma; y no porque ésta los “consagra” (como en la posición iusnaturalista), sino que porque esta los reconoce, los permite; la ley (o norma mejor dicho) “nos regala” estos derechos por ser el Estado “buena onda” con nosotros.

Dentro de la postura del positivismo también se estima que deben considerarse los Derechos Humanos como derechos subjetivos.Esta apreciación tiene relación directa con la creación del derecho por parte de la norma, ya que sólo mediante esta normativización del derecho va a ser posible exigirse, al menos, en caso de litigio. En virtud de una norma se estima va a poder ejercerse el derecho, ostentarlo frente a un litigio o bien, exigir su cumplimiento.

Por mi parte, sigo pensando, como postulé en un principio, que la legalización de los derechos fundamentales es caer en una redundancia. Si bien, estos derechos son de vital importancia, creo que el hecho de que se plasmen en normas no hace más que limitarlos a lo que el ente estatal señala o estima de ellos; los restringe al orden del Estado y a ciertos supuestos fácticos en su ejercicio.

Queda mucho por comentar, espero sus posiciones respecto al tema y dejo abierto el debate sobre si es realmente necesaria la normativización de ciertos derechos inherentes a nosotros mismos.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?