Nefasta génesis respecto a la tenencia responsable de mascotas y animales de compañía

5 de marzo de 2014


Uno de los largos letargos en lo que se refiere a proyectos de ley que se tramitan en nuestro Congreso durante estos años, resulta ser todo lo relativo a la tenencia de mascotas, tiempo en el cual han transcurrido diversos acontecimientos trágicos que han conllevado consecuencias lamentables, detrimentos tanto hacia las personas como hacia los animales (las responsabilidades cada uno puede determinarlas según su punto de vista personal).

Pero en estos días ha surgido un avance en esta área, el día 04 de marzo del presente año la Cámara de Diputados aprueba el proyecto sobre tenencia responsable de mascotas y animales de compañía, esto fue de manera general, por lo tanto la presente iniciativa se debe someter a un segundo informe que debe realizar la Comisión de Salud.

La presente iniciativa está bajo el boletín 6499-11, la cual tiene su origen en el año 2009, en el mes de mayo, mediante el ingreso de este proyecto de ley (moción)  por el Senador Guido Girardi en conjunto con don Carlos Kuschel y don Mariano Ruiz-Esquide. En su iniciativa señala entre diversos puntos de que nuestro país no cuenta en la actualidad con algún cuerpo normativo sistemático sobre este tema, en específico a los daños generados por mascotas o animales que son considerados como “potencialmente peligrosos”, argumenta además que si bien hasta ese año se habían presentado una serie de mociones que tenían como objeto la tenencia de animales, si bien consisten en un avance, dejan afuera la responsabilidad generada por la acción de los animales potencialmente peligrosos, resaltando lo desfasada y obsoleta la legislación civil en esta materia, pues no da una respuesta clara a lo anteriormente señalado.

Una de las críticas que se le puede hacer a este proyecto (además de lo escueto del mismo) es que no deja determinado de manera precisa el tipo de responsabilidad que pretendía precisar en el presente proyecto, se entiende que por lo “novedoso” de la presente iniciativa, quizás no se haya abarcado de manera correcta este tema, se evidencia una clara tendencia a determinar una responsabilidad civil extracontractual a los dueños de animales que realicen algún tipo de actividad dañosa. Por lo demás hasta el momento de la presentación del presente documento, simplemente no hay una legislación permanente respecto a este tema, ni siquiera un atisbo de lo que se debe entender por “tenencia responsable”, pues lo que existe en nuestra legislación es una serie de normas aisladas y dispersas en diversos códigos normativos, a modo de referencia podemos citar los siguientes:

  1. Art. 608 del C. Civil: Se llaman animales bravíos o salvajes los que viven naturalmente libres e independientes del hombre, como las fieras y los peces; domésticos los que pertenecen a especies que viven ordinariamente bajo la dependencia del hombre, como las gallinas, las ovejas; y domesticados los que sin embargo de ser bravíos por su naturaleza se han acostumbrado a la domesticidad y reconocen en cierto modo el imperio del hombre.
    Estos últimos, mientras conservan la costumbre de volver al amparo o dependencia del hombre, siguen la regla de los animales domésticos, y perdiendo esta costumbre vuelven a la clase de los animales bravíos.
  2. Art. 77 letra E Código Sanitario. El reglamento comprenderá normas como las que se refieren a: e) la prohibición de mantener determinadas especies  de animales o el número máximo de ellos que pueden ser  tolerados en una casa habitación o en locales públicos o privados, y las condiciones de higiene y seguridad que  deben cumplirse para su mantención
  3. Decreto N° 89, del Ministerio de Salud, de 2003, reglamento de prevención de la rabia en el hombre y en los animales.

 

A pesar de estas falencias, se debe reconocer que lo anterior constituyó el punto de partida para tratar esta problemática y en definitiva para determinar cuáles serán los puntos que se deberán tomar en cuenta al momento de determinar un cuerpo normativo reglado que este abordando este problema bajo las mayores aristas posibles.

El 13 de mayo del mismo año se presenta el primer informe de la Comisión de Salud (de varios que se realizarían en los años siguientes), de la Camara de Diputados, quienes mediante un breve análisis realizado, se determinan los siguientes puntos de discusión:

1- La comisión señala que hasta el momento existen (además de la presente iniciativa) otros dos proyectos de ley relacionados con la temática de los animales potencialmente peligrosos:

  1. Mocion del Senador Carlos Bianchi, que exceptúa la aplicación de normas de crianza, tenencia y adiestramiento de perros potencialmente peligrosos a instituciones como Carabineros de Chile, Policía de Investigaciones entre otras
  2. Boletín n° 2696-11: Proyecto de ley sobre crianza, tenencia y adiestramiento de perros potencialmente peligrosos

2- Que en vista de lo anteriormente señalado se debe analizar el trasfondo del Proyecto de Ley presentado por el Senador Girardi para determinar el destino del mismo.

3- Que además de lo anterior, existen iniciativas de ley pendientes en el Congreso, relacionadas con el maltrato a los animales y a la tenencia responsable de animales domésticos, los cuales responden a dos temáticas generales pero relevantes:

  1. Maltrato animal
  2. Regular condición de “animales potencialmente peligrosos”

4- Se realizan una serie de críticas al proyecto de ley:

  1. Se determina que se debe dar una solución integral a los problemas causados por los perros. No basta ni resulta eficaz establecer reglas contra determinadas razas de esos animales, puesto que la mayor parte de la amenaza a las personas es causada por perros vagos o abandonados, que no son mencionados en los proyectos en tramitación.
  2. No hay un sustento científico que pueda determinar que razas de perros se pueden calificar de peligrosas, pues la peligrosidad depende netamente del adiestramiento que les dan los dueños.
  3. Los perros vagos o abandonados, si bien pueden ser menos agresivos, provocan un problema sanitario, puesto que contagian enfermedades y contaminan el medio ambiente con sus fecas. Muchos de los animales que pululan en las calles tienen dueños, pero éstos no tienen una conducta responsable, como tampoco, en muchos casos, las condiciones materiales para brindarles el cuidado adecuado. Mantener un perro en la calle y no alimentarlo son también maltrato animal.
  4. Y por último, la solución de este problema debe solucionarse a nivel local, por lo tanto la responsabilidad tanto en la difusión como campañas que promuevan la tenencia responsable de mascotas debe asumirlas las Municipalidades, pero para que esto resulte, debe dotárseles de recursos económicos y de atribuciones especiales.

En razón de los argumentos antes señalados, y de las observaciones realizadas por la Comisión decide aprobar el proyecto de ley en general, por unanimidad, ratificando al Senado la idea de legislar. Se le da el carácter de “urgencia simple” al presente proyecto, pero se le retira la misma meses más tarde.

Despues de lo anterior, pasaron más de 3 años para que el Senado aprobara la idea de discutir este proyecto de ley, pues con fecha 02 de octubre del año 2013 el Senado acepta la idea de legislar, y con fecha 14 de octubre pasa el proyecto de ley a la Comisión de Hacienda para su análisis correspondiente, el cual se presenta el 22 de enero del año 2014, el cual señala lo siguiente:

1- El total de gastos que implicará la implementación del proyecto, en régimen, asciende a 3.412.848.000 de pesos.

2- El mayor gasto fiscal que irrogará la aplicación de esta futura ley durante el primer año de  vigencia se financiará con cargo al presupuesto del Ministerio de Salud.

3- El proyecto establece, además, una estrategia de protección y control animal, cuya reglamentación estará supervisada por el Ministerio de Salud, y la implementación será responsabilidad de las Municipalidades.

Por lo anterior, en este mes, se aprueba en general el presente proyecto, pero se remite este mismo nuevamente a la Comisión de Salud para realizar un nuevo informe.

Viendo en definitiva la evolución que ha tenido la idea de legislar sobre la tenencia responsable de animales, aún se está dejando de lado algo sumamente importante, que es el rol del dueño en la crianza y desarrollo de la mascota, este tiene una influencia directa respecto a la conducta de la misma, así que al dueño o tenedor de la mascota debe recaer una responsabilidad en especial, la crianza y cuidado de la mascota.

Lamentablemente nosotros, en el transcurso de menos de dos años hemos sido testigo de masacres hacia los llamados “Perros vagos” en distintas ciudades; Punta Arenas, Maipú, Santiago Centro, Vichuquén, en las cuales están involucrados justamente quienes bajo este proyecto deberían estar encargados de la promoción de la tenencia responsable de perros (Municipalidades).

Por lo demás, mediante la nueva Ley de Caza, vigente desde el mes de febrero del presente año determina lo siguiente:

“Cualquier perro que esté a 400 metros de una vivienda o de un asentamiento humano puede ser considerado como perro asilvestrado o bravío y puede ser cazado”.

Ante lo anterior hay que hacer las siguientes precisiones:

  1. Por medio de lo anterior, el Estado lo que realiza es delegar a los privados la “tarea” de cazar, pues cualquier persona que tenga en sus manos un permiso de caza, puede matar perros.
  2. A criterio del presente columnista, el Servicio Agrícola y Ganadero (encargado por velar el cumplimiento de esta ley) ya le es complicado actualmente fiscalizar todo lo concerniente a materias de caza, lo cual se puede transformar en un “permiso” tácito del particular para cazar a algún animal o matarlo.
  3. Se determina de manera implícita, que la violencia resulta ser en este caso una forma o medio totalmente valido y legal para solucionar temas que revisten de mediana complejidad.

Resulta entonces anecdótico que haya una contradicción tal entre un reglamento y un proyecto de ley, pues en vez de analizar y recopilar todas las aristas relacionadas al tema, se realiza todo lo contrario en la práctica. Asi al ritmo al cual el Congreso lleva esta iniciativa de ley, deberemos esperar por lo MÍNIMO 3 años más para que logre un avance “significativo” como el que se realizó hace algunos días, en el trascurso de el, seguirán habiendo personas heridas, animales sacrificados o hasta incluso asesinados en masa, por simplemente un inescrupuloso capricho… Capricho ante el cual, lamentablemente, la ley le otorga validez en la actualidad.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?