Los movimientos sociales, las demandas ciudadanas y la constitución, ¿es relevante introducir cambios en nuestros actuales conceptos constitucionales?

derechocivil

12 de Junio de 2013


Como bien es sabido en nuestra historia política constitucional Chilena, todas nuestras Constituciones han surgido posterior a una situación interna de conmoción política; en una forma u otra, una Constitución lo que hace es ordenar el panorama actual (coherente con su sentido etimológico “statuere” o “statutum”), otorgar viabilidad y conducción política, pero también, en gran medida, lo que este tipo de textos hace es moldear el país a la “pinta” de quienes redactan este cuerpo, en otras palabras, los “ganadores” de la arenga tienen la posibilidad (única) de hacer lo que se les plazca; y es así como siempre ha transcurrido en nuestro país, y en general, es un síntoma que se repite en muchos países del mundo, sino en la mayoría. Volviendo al punto anterior y por las razones antes esgrimidas, generalmente las Constituciones nacen como un esfuerzo subyugador de los vencedores en un clima hostil, y no como un halito abrumador por retratar lo que debería ser una Constitución, como dijo Schmitt: “lo que nosotros somos”.

En coherencia con lo anterior, nuestra actual Constitución (y para los menos que difieren sobre este punto, lo señalaré) nace post golpe militar, realizada por una junta de señores elegidos al dedillo; ésta enfatiza un corte neoliberal, y en general, establece una forma de organización del Estado disfrazada de equilibro político, que no hace más que encubrir su ánimo segregador y fortalecedor de la exclusión. Empero todo ello, como forma de asegurar nuestros derechos y los poderes del Estado (véase el artículo 16 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, apropósito de, De Otto, sobre una definición descriptiva de Constitución), no es más que una imposición y validación de los ideólogos de la dictadura militar y los grupos económicos que controlaban el régimen. La historia nuevamente se repite, y la nueva Constitución nace para regularizar y legitimar un gobierno de facto que había asumido tal investidura, por la fuerza, la violencia y la violación  sistemática de los derechos humanos.

Pese a todo lo negativo y lo “positivo” de nuestra Constitución, el problema de legitimidad originaria  se vuelve insoportable y como cuestión de primera necesidad apropósito de los llamados “movimientos sociales”. El progreso de estos y los hitos políticos que han significado en nuestra sociedad no son algo nuevo; ya habla acerca de esto Gabriel Salazar, denotando el problema histórico de cómo los “vencedores” han disfrazado la historia, muestra de ello es el mal llamado “periodo de anarquía” o “la batalla de Santiago”, entre otros. Pero el gran logro de lo suscitado desde el año 2006 en adelante (“revolución pinguina”) es poner sobre la mesa la exigencia esencial de cambiar nuestra Constitución a través de un proceso ciudadano participativo, no muy recordado ni entendido en Chile, que es el de una asamblea constituyente: La idea de un proceso en el que todos podamos, como ciudadanos, confeccionar una norma rigente del todo que delimita nuestra cotidianeidad es algo de lo que no tenemos memoria ni recuerdo. Una Constitución, como dije, tiene dos características esenciales: La primera, establecer un acápite con derechos fundamentales, y por otro lado, organizar los poderes del Estado. En esto último tenemos el gran problema de nuestra Constitución, que es el sistema político.

Ahora bien, desde el punto de los derechos fundamentales, en palabras honestas y mas allá de lo que creo desde un punto de vista político, los cambios que se podrían introducir no harían una reforma sustancial en la concepción en que las personas actúan en la sociedad. Haría una diferencia que la Constitución dijera ¿La educación es un derecho igualitario, universal y gratuito en todos los niveles para todos los ciudadanos?  A mi parecer, NINGUNO. Y ello es por una razón muy simple. No por las razones que entrega la Derecha poniendo, como ejemplo a Europa, en el que la inflación y exageración de derechos concluyó en la crisis económica que todos conocemos, no porque es imposible entregar educación en esa forma, no porque ello privaría al sistema privado de dar la posibilidad de educar, no porque la universalidad es una política regresiva (siendo que es al contrario), no porque es una medida comunista y es mala per se, no porque pone en peligro la macroeconomía y al becerro de oro que son los empresario, NO, NO y NO: Ninguna de esas son las razones por las que creo que NO es necesario reformar nuestra Constitución en este capítulo, y en especial en este derecho, las razones son otras y en general son razones simples y son razones que muchos constitucionalistas omiten. Este ejemplo es el más evidente, pero de igual forma la razón por la que creo no es necesario cambiar nuestra constitución a un modo concepcionista es una razón de la esencia misma de lo que es un derecho fundamental.

Como dijo Schmitt, “una Constitución es lo que nosotros somos”; en palabras simples, un equilibrio, un medio entre dos extremos, y en general, debe ser la justa representación de los distintos sectores políticos. Lo anterior guardar directa relación con el entendido de cómo debe ser un derecho fundamental, o porque un derecho está en el lugar que está (a mi punto de ver esto es un problema mucho mayor, pero que envuelve un problema con lo que una Constitución es, y en general con el problema constitucional de fondo, a saber, con el cómo los conceptos constitucionales son desarrollados y aplicados por leyes de menor rango (crítica similar recibe el Tribunal Constitucional), vale decir, de cómo una norma de un rango inferior delimita los derechos, o sea, lo supedita; sin embargo, esto ya es harina de otro costal, y envuelve el problema mismo de cuál es la utilidad real de tener Constituciones o normas supremas con quórum altos, cuestión por la que la existencia misma de una Constitución cobra reflexión. Un derecho fundamental se encuentra en ese rango, en gran medida como lo demuestra la historia y lo señala Dworkin, porque son triunfos, es decir que poseemos un derecho cuando “por alguna razón, una meta colectiva no es justificación suficiente para negarles lo que, en cuanto individuos desean tener o hacer, o cuando no justifica suficientemente que se le imponga una pérdida o perjuicio” (Dworkin, Ronald: “Los Derechos enserio”, Editorial Ariel, Barcelona. 1984. pp 37). Esta idea de los derechos fundamentales como “triunfos” envuelve la idea de que los derechos fundamentales tienen un carácter universal, es decir, que los derechos fundamentales descansan en la conciencia colectiva de todos los ciudadanos de una polis, por lo cual, todos aceptan el hecho de que vivamos, nos desplacemos libremente, tengamos derechos a la propiedad, podamos asociarnos, exista una igualdad de medios, un debido proceso, derecho a educarnos, etc. Las cuestiones a las que podemos acceder son en general fundamentadas en que todo ser humano, por ser tal, tiene la posibilidad de acceder a cuestiones mínimas conforme a su rango, cuestiones a las que la mayoría o la totalidad de la población no se negaría a darle a otro par: He aquí la gran importancia de entender los derechos fundamentales como “triunfos”. Es por esta razón que se vuelve poco importante el hecho de querer realizar una asamblea constituyente o una transformación esencial de la Constitución; razones teóricas del entendido y conceptualización de los derechos fundamentales. En razón de lo anterior, Atria explica ello, sobre los conceptos todos estamos en acuerdo, sin embargo, sobre la génesis de esos conceptos es en lo que la discrepancia abunda. El abordar un capitulo de derechos fundamentales introduciendo concepciones vuelve inestable, poco representativa y peligrosa una Constitución, ya que tal como dijo Schmitt: “una Constitución es lo que nosotros somos”; lo que somos TODOS, no algunos, sino TODOS. En razón de lo dicho, seguir entendiendo los derechos constitucionales como principios, y sus concepciones establecerlas en una norma de rango inferior pero no en la misma Constitución, es algo razonable, aceptable y representativo.

Las razones o la razón de peso para cambiar nuestra Constitución y realizar un llamado a conformar una asamblea constituyente es la responsabilidad. Tal como dijo Schmitt y reiteramos: “una Constitución es lo que nosotros somos”; una Constitución es aquello en lo que todo ciudadano se debe sentir reflejado y representado, lo que en todo sentido produce el efecto de mayor importancia hacia una norma: Respeto y sumisión. El problema de nuestra Constitución, es un problema originario, no un problema técnico-jurídico en esencia; el problema de nuestra Constitución es que los ciudadanos de Chile no sentimos qué es lo que nosotros somos. El problema de nuestra Constitución es que sobre-representa sectores políticos; el problema de nuestra Constitución es que es un conjunto de normas tramposas que no permite la inserción de los ciudadanos en la política; el problema de nuestra Constitución es que continúa validando una norma que no es lo que NOSOTROS TODOS SOMOS, sino sólo aquello que beneficia a algunos, no a TODOS. En consecuencia, la razón esencial por la que el futuro Presidente de la Republica que resulte electo debe si o si llamar a una asamblea constituyente, es una razón de RESPONSABILIDAD. En los años 70 estuvimos al borde de una guerra social (las razones son muchas, a mi parecer son claras: grupos económicos que perdían sus feudos), pero si hoy, ya en el año 2013, a 40 años del  golpe militar, no podemos concluir como chilenos en una norma que nos represente a TODOS, que sea lo que realmente somos, el país se volverá ingobernable, y los radicados que reclaman dignidad lleguen al poder, nuevamente, tendremos una derecha económica que a la fuerza querrá gobernar, y nuevamente tendremos un Chile con sangre; ese Chile, no es el Chile que queremos; ese Chile quedó en el pasado. El Chile que queremos es un Chile con derechos y dignidad, un Chile en el que todos seamos representados, un Chile con progreso y dignidad; y en general, un Chile en el que nuestra Constitución, contenga los valores y principios que todo Chileno requiere.

 

25 Comentarios
  1. grey bobs 9 meses

    onKNh1 Just wanna comment that you have a very decent website , I enjoy the layout it really stands out.

  2. young russian 9 meses

    I really liked your blog.Really thank you! Fantastic.

  3. penis pills 9 meses

    It is in reality a nice and useful piece of info. I am satisfied that you shared this helpful tidbit with us. Please keep us informed like this. Thank you for sharing.

  4. Im thankful for the blog article.Really thank you! Really Cool.

  5. Muchos Gracias for your post.Much thanks again. Want more.

  6. purificadoras 9 meses

    I really enjoy the blog. Awesome.

  7. yeah,this is great and I like it.I will bookmark it and share on my facebook.

  8. visit website 9 meses

    I rruky epprwcierwd your own podr errickw.

  9. Say, you got a nice post. Much obliged.

  10. Im thankful for the blog post. Keep writing.

  11. Tan Hiep Phat 9 meses

    I value the blog.Really looking forward to read more.

  12. to read more 9 meses

    Really appreciate you sharing this blog post.Much thanks again. Cool.

  13. So cool The information mentioned in the article are some of the best available

  14. to learn more 9 meses

    Say, you got a nice article post.Really thank you!

  15. wow, awesome blog post.Thanks Again. Awesome.

  16. Great, thanks for sharing this blog. Want more.

  17. Enjoyed every bit of your blog post.Much thanks again. Really Cool.

  18. View it now 9 meses

    Im obliged for the article post.Much thanks again. Much obliged.

  19. Pokemon 8 meses

    Very good post. I will be facing many of these issues as well..

  20. rrb result 2016 8 meses

    I think this is a real great article.Really thank you! Cool.

  21. Wow, great article post.Really looking forward to read more. Really Cool.

  22. Awesome article post.Much thanks again. Want more.

  23. for more info 8 meses

    Nice post. Thanks for sharing this exciting post with us. I enjoy at the time of reading this post. You have done a awesome job by sharing this post with us. Keep it up.

  24. I loved your post.Really thank you! Cool.

  25. phone repair 8 meses

    or tips. Perhaps you can write subsequent articles

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?