Legislación Ambiental: La Tesis de la doctrina del shock.

En 2013, fue condenada la empresa CELCO como autora de daño ambiental en el humedal del Santuario de la Naturaleza del Río Cruces, Valdivia, en el año 2004. El episodio dañoso en esos años – 2004 a 2005- produjo una gran conmoción, ya que había sido la CONAMA – en ese entonces el órgano más importante de la Gestión Ambiental- el que aprobó la instalación de la planta de celulosa. Lo anterior, motivó a la clase política chilena a poner su atención en materias medio ambientales. Es así que, sumado al gran desastre y las elecciones presidenciales próximas, se efectúan una serie de reuniones con diversos actores, lo que se plasma en el Compromiso de Chagual de noviembre de 2005. Este último, celebrado con la Presidente Bachelet, proponía sustantivas reformas a la institucionalidad vigentes, el cual incluía la creación de un Ministerio del Medio Ambiente.  Todo esto que he contado, en síntesis, llevó al legislador a dictar la Ley 20.417 de 2010.

Sin embargo, las reformas efectuadas, si bien, contribuyeron a actualizar la legislación ambiental en chile, no han sido del todo efectivas. En diversas columnas anteriores, hemos explicado los problemas que existen en materias relevantes como: Participación Ciudadana, Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), el sistema administrativo ambiental y el “problema” (más bien consecuencia de todo lo anterior) de la judicialización de los proyectos.

Hidroaysen, puso de manifiesto todos los problemas que ya hemos descrito. Un proyecto inmenso que objetivos estratégicos regionales y nacionales no se vislumbraban y que el sistema administrativo permitió, sin poner objeciones relevantes llegar a una instancia política, como lo es el Comité de Ministros y a la jurisdiccional, representada por la Corte Suprema, quienes en una sentencia, para el olvido dieron luz verde al mentado proyecto.

Pero, ¿Por qué la legislación es tan deficitaria? ¿Por qué existen estos problemas? A mi entender, y dado los antecedentes que ya hemos expuesto en otras columnas, es dable sostener que nuestro derecho ambiental, se ha generado a través de lo que se conoce como “Legislación de Emergencia”. Es decir, frente al caso concreto que hace perder a la sociedad la expectativa de que la norma jurídica es efectiva, se dictan una serie de leyes que intentan resolver el problema. Esto lo vemos casi a diario en materia penal.  Esta legislación de emergencia, que es poco planeada, que no obedece a una doctrina clara y que solo busca “salir del paso”, contribuye a generar inconsistencias que redundan en la dictación de nuevas leyes de emergencia, generando de esta forma, un círculo vicioso.

Ahora bien, lo que se plantea no ha nacido en este columnista por beneplácito de su audacia. Esto ha sido planteado por Naomi Klein, en su libro “La doctrina del Shock”. En él se explica como el capitalismo se fortalece frente a contingencias que generan gran conmoción en la población. O sea, se aprovecha el momento de debilidad de la comunidad para imponer ciertas políticas que de no mediar la contingencia conmovedora, no habrían sido posibles de ser aplicadas.

Así ha funcionado el legislador ambiental. Frente a una contingencia reacciona proponiendo cambios que terminan siendo más problemáticos. Piense usted, en la nueva superintendencia del Medio Ambiente. Este organismo tiene facultades sancionatorias, que todo órgano fiscalizador tiene, como es: Clausura temporal de la faena. Pero, la Superintendencia necesita – a diferencia de los otros organismos- de autorización de un órgano jurisdiccional (Tribunal Ambiental competente).

Entonces, desde esta tribuna, se propone cambiar la lógica del legislador ambiental. No podemos continuar, tratando de reconstruir un Derecho que, a todas luces, no tiene una estructura clara. La idea de crear tribunales ambientales ¿A qué obedeció? Al problema de la judicialización. El crear participación ciudadana ¿A qué obedeció? Al problema de la falta de legitimidad de los organismos competentes. Y así, sumamos y seguimos.

Esperamos, que todo lo anterior cambie. De otro modo, seguiremos dando palos de ciego en la quimera del desarrollo sustentable- quimera hoy, una realidad (así lo deseamos) mañana-.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?