La moderna Política Criminal

En Latinoamérica, no siendo Chile la excepción, se ha desvirtuado en forma burda los parámetros mínimos que deben cumplir aquellas decisiones tendientes a establecer que se quiere con el castigo de ciertas conductas. Nos referimos entonces a la Política Criminal.

No obstante lo anterior hay ciertas conductas – de las autoridades – que nos dan luces hacia donde van encaminadas estas decisiones políticas.

Primero, existe un aumento en las penas, a niveles desorbitantes, niveles en los cuales difícilmente podemos encontrar una utilidad a la pena ya que pareciera que el único fin perseguido es el de sacar de circulación de por vida al infractor.

Segundo, hay también una huida al Derecho Penal, como si el tratamiento que se le dé al Derecho Penal fuera un nuevo tipo de política social, se le utiliza como parche frente a las grandes injusticias sociales predominantes en ciertos lugares.

Tercero, los políticos se han convertidos en mandatarios de lo absurdo, haciendo eco a voces cada vez más extremas de la ciudadanía en general, opiniones claramente no técnicas que influyen sustancialmente en las modificaciones de carácter penal que se realizan, creando muchas veces verdaderos monstruos jurídicos, a modo de ejemplo, como el Femicidio en Chile, que fue objeto ya de una columna anterior.

Cuarto, presentamos también una baja en la edad de penalización, creando así Derechos Penales paralelos dentro de un mismo Estado, uno para adultos y otro – supuestamente bañado en mayores garantías – para adolescentes.

Quinto, encontramos cada vez más la existencia de tipos penales que castigan conductas cada vez más alejadas de la lesión efectiva de un bien jurídico determinado, por cuanto existe un auge en los delitos de peligro.

Como vemos, los puntos analizados son de lo más variopintos y no responden estructuralmente a nada coherente, pues estos son ingredientes básicos de las nuevas políticas criminales que se han creado.

Al no existir Políticas Criminales serias se produce una situación de suma gravedad, ya que cuando no existe un sector más idóneo para usar de excusa a los problemas sociales que vive una sociedad determinada se recurre a la criminalidad de bagatela – como ocurre ya – para usarle como chivo expiatorio de todo lo que ocurre en la población y terminamos castigando ciudadanos como Enemigos.

A los políticos en general más les valdría estudiar a Ferrajoli y su Garantismo Constitucional para que de una vez por todas sea la política sujeta al Derecho y no al revés como ocurre.

‘’El arte de la Política consiste en la creación de Enemigos’’ Carl Smith

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?