La marihuana: ¿droga legal o adicción legal?

cañamo

5 de Junio de 2013


Hemos tenido, a lo largo de este tiempo, una discusión abierta respecto a la visión en la cual se debe tratar la marihuana en nuestro país. No podemos extrañarnos de que este tema esté actualmente en boga, pues por un tema de quizás satisfacer una necesidad que se cree general; resultaría necesario (aunque sea) formar un debate respecto a los posibles efectos que pueda causar la legalización de ella en nuestra sociedad.

La marihuana, en primer lugar, es una sustancia psicoactiva, que es consumida de la planta denominada “Cannabis Sativa”, ocupada con fines que van desde la recreación, hasta fines religiosos y medicinales; es la sustancia ilícita mas utilizada del mundo según la ONU. Su compuesto químico psicoactivo que predomina en el cannabis es el THC, pero además de este químico, la marihuana esta compuesta  por al menos 60 compuestos que tienen diversos efectos en el sistema nervioso de quien consume esta droga.

El consumo de la cannabis, se remonta al III milenio A.C, pero a partir de la segunda mitad del siglo XX, el uso, posesión y venta de preparados con cannabis psicoactivas comenzaron a ser declarados como ilegales en una buena parte del mundo. Desde ahí, algunos países han intensificado su control respecto de la distribución de la sustancia. Actualmente, se estima que 170.000.000 de personas consume marihuana anualmente, y de estos 23.000.000 de  personas la consumen a diario.

Si bien, el consumo de esta droga, en comparación a la población mundial, es de menor magnitud, debemos tomar en cuenta para este debate la habitualidad en la cual se consume esta droga y el aumento de su consumo a lo largo del tiempo. Desde 1970 en adelante, la cannabis se consideraba como una sustancia de orden terapéutico por comunidades autónomas, sin embargo, ad portas de entrar en el milenio, ya se estaba discutiendo respecto a la viabilidad (o mas bien, inviabilidad) respecto a la ilegalidad de la cual estaba revestida la cannabis sativa, por lo demás, los medios para alcanzar la marihuana, ya eran cada vez mas accesibles (basta ver en la actualidad, en que con alimento para aves, el cual su valor no oscila más allá de $1.500 pesos, puede llegarse a cultivar marihuana); lo anterior, sin contar los adulterantes que se fueron adicionando, lo cual pasa a dar el concepto que conocemos hoy en día como “Marihuana Prensada”, en la cual se toman como algunos aditivos los siguientes:

1-    Tiza (ocupado con habitualidad en los Países Bajos).

2-    Vidrio molido (Reino Unido).

3-    Compuestos análogos del químico principal del Viagra.

4-    Quita esmaltes de uñas.

5-    Excremento animal.

En relación a lo anterior, se debe sumar el antecedente respecto a que tal droga es tratada por parte de expertos en la materia como una “sustancia psicoactiva”, consumida usualmente por vía respiratoria (fumar) sin perjuicio de que es posible su consumo ahora por vía oral, sumando un riesgo adicional, pues la persona que consume oralmente esta droga esta mas propenso a delirios y pánico.

También la marihuana se  puede presentar en diversas formas, una de las más conocidas es el fumar las flores secas y enteras, pero también ahora existe el aceite de cannabis, una variedad manufacturada de la marihuana es la denominada resina o hachís, que se obtiene por la extracción de los tricomas (pétalos), los cuales son normalmente secados y cortados en bloques de color marrón oscuro y verdoso.

La forma más habitual en la cual se consume esta hierba es en forma de cigarrillo armado manualmente, donde se usan los denominados “cogollos secos” (planta sacada de raíz de la tierra y molida), el hachís rubio/negro o las hojas, también se consumen mediante pipas pequeñas y cachimbas o pipas de agua para fumar el cannabis, ahora último se ha vuelto más común el uso por vaporización, en la cual (valga la redundancia) se vaporizan los cogollos secos y curados, a una temperatura tal que solo extrae los cannabinoides (alucinógenos) y no los restantes, que constituyen los elementos más tóxicos de la hierba.

Los efectos producidos por una intoxicación por Cannabis, suelen ser variables entre personas dependiendo de la dosis, del contenido de la droga consumida, de la proporción de THC que haya en ella, de la forma de administración e incluso el estado anímico de la persona pre y post consumo. Algunas de ellas que consumieron cannabis señalan que puede inducir a la sociabilidad, recogimiento, percepción visual y auditiva; pero quienes consumieron una gran cantidad señalan que puede producir desorientación, despersonalización, paranoia y algunas alucinaciones, además de producir enfermedades mentales graves, como psicosis toxicas, cuyos síntomas son alucinaciones y delirios graves, otros médicos indican que hasta incluso se puede acelerar en determinadas personas la aparición de enfermedades mentales como la esquizofrenia, además de poder producir anhedonia (incapacidad para experimentar placer) y desorganización cognitiva

Respecto a su legalización, la marihuana fue criminalizada en buena parte del orbe desde comienzos del siglo XX, por medio de la suscripción que algunos países (europeos en mayor medida) realizaron a la Convención Internacional del Opio celebrada en el año 1925 en Suiza, en 1930 se creo la sección especializada en Drogas del FBI en USA, la cual creo leyes para penalizar tanto la posesión, como su consumo y la transportación de esta droga, en principio las políticas de tal organismo no fueron tan efectivas, por lo que en 1937 se dio pie a una campaña nacional en esta Nación en contra de esta droga, en la cual una de sus hipótesis tenía relación con que este psicotrópico estaba vinculado directamente  con crímenes tan graves como el estupro y el homicidio.

Las normativas legales suelen contemplar, penas por trafico, cultivo o posesión para consumo propio, las cuales varían según el país. Respecto de la Unión Europea, el único país que tiene totalmente legalizada la marihuana tanto su venta como transporte, consumo y cultivo son los Países Bajos, hasta incluso el gobierno de tal país se dedico a distribuir semillas a los habitantes agrícolas para la creación de cáñamo textil.

En Argentina, si bien la tenencia para consumo personal, esta determinada como delito, la Corte Suprema de tal país, señalo que resulta inconstitucional condenar la tenencia de estupefacientes para uso personal que se realice en condiciones tales que no traigan en conjunto un peligro o daño concreto a derechos o bienes de terceros.

En junio de este año, en Uruguay, el gobierno del Ex Tupacamaru José Mujica anuncia un proyecto de ley para el comercio de la cannabis, el cual estaría regulado y controlado en el país, pero hay que realizar una precisión, aquí no hay que confundir términos, pues el consumo y tenencia para uso personal de cannabis es legal desde la década de 1970, la cual constituye una excepción a las leyes penales de este país.

En la percepción personal del creador de esta columna, si bien el consumo de esta droga trae tantos pros como contra, lamentablemente hay dos temas que son fundamentales para poder considerar la posibilidad de tratar de legalizar SOLAMENTE su consumo.

Una de las razones, es el poco interés (a pesar de su actual apogeo) en nuestro país respecto a un tema tan tocado a nivel internacional como la legalización, ha de entenderse que una necesidad en un grupo colectivo, para pasar a ser un interés general, cuando el Estado comience a tratar tal tema en las instancias que conocemos (poder legislativo en general), todo esto ante un consenso mayoritario en la ciudadanía, acompañado del entendimiento de estos respecto a que la marihuana resulta ser más que una droga alucinógena, logrando razonar, en definitiva, que su consumo no tiene una directa relación con una casi inminente y copulativa consecuencia que resulta ser la adicción o dependencia que pueda tener una persona determinada por el regular uso de esta.

La segunda de las razones es lamentablemente que nuestra sociedad chilena tiene temor de esta legalización por el paradigma instaurado en nuestra sociedad, de determinar qué es lo bueno y lo malo en nuestro entorno, encasillar una conducta como buena o mala (sin tocar la ilegalidad o legalidad de las mismas), siendo que pueden haber en estos casos, como el de la marihuana, términos medios. Al entender lo anterior se logrará salir del temor que invoca tal tema y lograrse en definitiva poder tratar una posible legalización del consumo, teniendo como resultado lograr el consenso que se alude anteriormente, el llegar a tal punto medio que nos permita satisfacer las necesidades de unos, pero sin la consecuencia de vulnerar derechos de otros.

En definitiva uno puede estar a favor de la legalización de la marihuana, pero a conclusión personal respecto al presente ensayo, se deben determinar bien los límites de los conceptos como consumo personal y micro trafico, respectivamente. En lo anterior radica nuestro mayor problema, este es el gran hoyo negro en el cual nos encontramos en este momento; si bien podemos ver diversos senadores y diputados conversar sobre el tema actualmente, estos mismos han estado quizás 12 años (mínimo) en un escritorio ubicado en el edificio del Congreso Nacional, sin embargo, recién vienen a entender la necesidad (social) que conlleva este tema., esto puede llamarse de diversas formas (cuoteo político, populismo) pero cada uno le dará el significado de esto. Hemos de entender bien el tema, no como legisladores o como futuros miembros de un grupo llamado “JURISTAS” , pues este no es solo un tema que nos atañe a nosotros, nos compromete a todos por igual, pues como dicen por ahí: Lo justo siempre a los justos, y lo injusto para los injustos.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?