Interconexión Eléctrica SING-SIC ¿Algo necesario?

Por: Nicolás Pinochet Escobar

Una de las caras de nuestro país está dada por nuestra economía, y es que el crecimiento económico de Chile es uno de los más prometedores de América Latina, con cifras azules que llevan a pensar que la economía del país seguirá creciendo (como lo está haciendo hasta ahora), pero otra faz de nuestro país está ligada al desarrollo continuo de una conciencia social, cada vez más empoderada en los distintos ámbitos de las políticas públicas, pero que se ha demostrado claramente en materia energética, recordemos situaciones como el caso Castilla, la situación de Hidroaysén o Punta de Choros, entre muchos otros. Y es que situaciones como las mencionadas dejan ver las falencias del ideario político en materia energética, estos hechos hacen necesario y urgente, la creación de una política energética para Chile, que sea capaz de satisfacer tanto las necesidades economías del país, como las demandas sociales, las cuales han ido encausadas bajo la idea de luchar por un desarrollo sostenible y cuidadoso de nuestros recursos.

Una de las aristas de la política energética que se debe construir, está constituida por la situación de nuestra línea de transmisión eléctrica, ¿Es o no, necesaria la unión del SING con el SIC? Y para saber aquello cabe responder ¿Cuáles son los beneficios de dicha interconexión?

En primer lugar, tanto el SING como el SIC corresponden a los sistemas de conexiones que suministran energía eléctrica en sus respectivos territorios, el Sistema Interconectado Central (SIC) es el principal sistema eléctrico del país, ya que se encarga de abastecer energía a más del 90% de la población (se extiende desde Taltal hasta Chiloé), en cambio el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) se preocupa de suministrar energía a la I y II región, en conjunto, ambos sistemas, tienen una participación de aproximadamente 99% en la matriz nacional de generación de energía eléctrica (según datos del INE, al año 2010), razón por la cual la interconexión de estos sistemas permitiría la creación de un gran sistema eléctrico nacional, o por lo menos así es como lo plantea el ejecutivo, quien hace dos meses dio a conocer el proyecto de licitación para unir ambos sistemas eléctricos del país.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos del ejecutivo, el Panel de Expertos de la Ley General de Servicios Eléctricos (en adelante LGSE), rechazó el proyecto presentado para la licitación, debido  a que esta facultad no se encuentra contemplada en la LGSE,  dando la razón a las empresas: AES Gener S.A., Alto Jahuel Transmisora de Energía S.A., Colbún S.A., entre otras.  Lo anterior, debido a que simplemente la ley no otorga la posibilidad de licitar un proyecto de esta naturaleza, ya que este procedimiento administrativo no está contemplado por la ley en esta materia.

A pesar de esto, el ambiente político parece estar de parte del ejecutivo, luego que la Comisión de Minería y Energía (integrada, entre otros, por la Senadora Isabel Allende, José Antonio Gómez, Baldo Prokurica y Gonzalo Uriarte), expresaran su voluntad de legislar sobre las facultades del ejecutivo para llamar a licitación en casos de interconexión eléctrica (posibilidad que el año 2002, fuera eliminada por el congreso).

Y es que la interconexión de ambos sistemas, al parecer, otorga múltiples beneficios al sistema energético nacional, como por ejemplo, diversificar las matrices energéticas de ambos sistemas, introducir mayor competencia en generación y reducir costos de operación, respaldar mutuamente ambos sistemas en caso de catástrofes, dando mayor estabilidad al sistema en su conjunto, e integrar más energía renovable no convencional variable como la solar y eólica en el SING, gracias a la flexibilidad de los embalses del SIC. La interconexión de ambos sistemas, permitiría, además, reducir o eliminar la diferencia de precios en el costo de la electricidad entre las distintas zonas, lo que sería un beneficio directo para los consumidores.

Pero cabe resaltar uno de los mayores beneficios, del cual tal vez poco se ha hablado, y es que la interconexión de los distintos sistemas permitirá potenciar los proyectos de Energías Renovables No Convencionales (ERNC). Tomando en cuenta algunos de los principales problemas, que surgen debido a la naturaleza de las ERNC, los cuales se traducen en que la generación de esta electricidad no se produce, necesariamente, cuando existe mayor demanda, y que esta forma de producción energética no es continúa, la interconexión del SIC-SING presenta un gran beneficio, y es que daría solución efectiva a dicho problema, ya que se permitirá compensar el problema de la variabilidad de la producción electricidad de ERNC, sin afectar el suministro energético, a través de la electricidad producida a través de otras fuentes energéticas más estables presentes en el país.

Lo anterior permite avanzar un paso en la construcción de una política ambiental destinada al fomento de las energías renovables no convencionales, como la solar y eólica, cuyos proyectos han aumentado en estos últimos años. Y es que logran una mayor participación de las ERNC en la matriz nacional, parece ser un difícil camino, pero donde no se discute por parte de ningún sector, el hecho de constituir las ERNC en una fuente importante de generación energética para el país, más bien la discusión actual consiste en la meta fijada al 2020, que por parte del ejecutivo es de un 15%, pero que según varios, se debe luchar por cumplir la meta del 20%.

A lo anterior hay que sumar la realidad internacional, y es que mientras en Chile discutimos la Interconexión de centrales eléctricas nacionales, en Europa ya se cuenta con sistemas de Interconexión eléctrica Internacional. Desde 1996 existe el primer mercado regional europeo, a través del operador “Nord Pool”, constituido por Suecia, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Estonia y Lituania. Y es que se ha comprendido la necesidad de contar con un sistema energético seguro y continuo, que permita el intercambio de energía entre los países, fomentando este mercado (recordemos la gran capacidad de producción eléctrica de nuestro país, y las posibilidades que existirían con un sistema interconectado internacional) y por supuesto el desarrollo continuo de generación de energías renovables no convencionales.

Por lo tanto, la interconexión de ambos sistemas eléctricos otorgaría una serie de beneficios a la realidad energética del país. Si bien, hay mucho conflicto por esta decisión, ya que se advierte que esta iniciativa se realiza en directo beneficio del proyecto energético Hidroaysén, es necesario reconocer que un sistema eléctrico integrado sería un gran beneficio para todas las fuentes generadoras de energía del país y no tan solo de la polémica Hidroaysén. Pero por sobre todo, que genera una solución a una de las grandes críticas que surgen a raíz de las ERNC.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?