INFANTICIDIO V/S PARRICIDIO: ¿VALE MENOS LA VIDA DE UN INFANTE?

Originalmente, el infanticidio encontraba su fundamento en el honor de la madre, tal como lo encuentra el aborto honoris causa, sin embargo, esta causal fue preterida en nuestra legislación y se la dejó circunscrita solo a un rol de atenuante.

Cuesta a nuestra doctrina explicar la fundamentación del infanticidio como tipo especial privilegiado respecto del homicidio, y como especialmente privilegiado respecto del parricidio, siendo ambos especiales. Así, Politoff, Bustos y Grisolía, proponen de lege ferenda eliminar este tipo penal o bien restringirlo sólo a la autoría de la madre. La verdad es que ya la justificación de las 48 horas como límite entre un tipo penal y otro son difíciles de justificar en relación al bien jurídico afectado. La única razón que permitiría esto, sería el estado puerperal de la madre, es decir, ese estado especial fácilmente constatable que tiene lugar con posterioridad al parto. Ahora bien, que ese estado dure 48 horas, es una situación que varía tanto como distintas mujeres haya. Según la Real Academia de la Lengua Española, el estado puerperal, que dice relación con el puerperio, se define en dos sentidos:

1.- Período que transcurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación.

2.- Estado delicado de salud de la mujer en este tiempo.

Sostener que la mujer vuelve al estado en que se encontraba antes de la gestación tras 48 horas de nacida la criatura, es una afirmación poco razonable respecto a lo que el proceso de gestación, parto y crianza significan. La burda visión del legislador es tal, que incluso en la Comisión Redactora, el comisionado Reyes sostuvo de alguna manera que por la incipiente trayectoria de vida del recién nacido, su muerte producía menos alarma que la de un hombre ya crecido. Esto no es sólo contradictorio con todas las reflexiones sobre aborto, sino también con la defensa férrea de la vida que han librado dogmáticos, académicos, políticos, gobernantes, etc. No obstante ser un argumento insostenible, no sólo por coherencia, sino que por fundamentación. Lo que no se ha advertido hasta ahora es que, efectivamente, la legitimación del infanticidio no pasa por una consideración al objeto de protección, esto es, el infante, sino que por una consideración a la madre. De lo anterior se desprende que inconvenientemente no es pura normatividad lo que hay detrás de esto, sino que hay una vinculación necesaria con la praxis médica. Si el argumento es estado puerperal, entonces respecto de cada mujer que ha parido, habría que necesariamente hace un peritaje para saber cuándo volvió al estado en que se encontraba previo a la gestación.

Un argumento de lege ferenda entonces, sería mantener al infanticidio como figura privilegiada y especial, mas especial sólo respecto de la madre y sin la restricción de las 48 horas, que más que un límite objetivo es un límite arbitrario, incorporando entonces el peritaje en cada caso concreto para establecer cuándo se produce el término del período puerperal. Si de argumentos de género se trata, luego el estado de embarazo y parto es una afectación que incide directamente en la mujer y en nadie más. Y si de argumentos penales se trata, el derecho penal mínimo, o más bien el carácter de última ratio del Derecho penal, hacen que la legitimación diferenciada del ius puniendi en razón de las 48 horas como límite objetivo de punibilidad entre una pena que puede llegar a presidio perpetuo calificado, en el caso del parricidio y una que sólo lo hace hasta el presidio mayor en su grado medio sean pura arbitrariedad, que no se condicen ni con una teoría de la pena moderna, ni con un Estado democrático de derecho que se precie de tal.

En otro aspecto, también podríamos decir que el infanticidio, así como el aborto, más que delitos que deban ser regulados por la vía del Derecho penal, son actos que en vez de ser considerados delictivos, debieran ser regulados a través de políticas públicas: prevención de natalidad, regulación del aborto y tutela efectiva de las madres que tienen a sus hijos en especial situación de vulnerabilidad.

El infanticidio, puede ser considerado, en definitiva, una consecuencia de la falta de regulación del aborto. Según estadísticas proporcionadas por la Defensoría penal pública, del total de causas de infanticidio revisadas por este organismo, el 82,6% de las mujeres que comete infanticidio oculta su embarazo, ya que temen a la reacción que podrían tener sus padres y sus familiares en caso de que se enteren de su estado.

Si se considera, por otra parte, que el 65,2% de las mujeres imputadas no tenía pareja estable al momento de cometer el infanticidio y que la mayoría vive de allegada, no es sorprendente que intenten esconder su embarazo para no generar conflictos dentro del grupo doméstico. Esto no debería pasar, pero en un país cuyas políticas públicas de prevención de natalidad están cargadas de valores morales no vinculantes, y donde existe una estructura de dominación patriarcal, que luego se transforma en una dominación marital para las mujeres, es evidente que en la soledad enfrenten el embarazo con temor.

Consideraciones más o menos, la realidad es que hoy es menos grave matar a un infante de hasta 48 hrs que a un niño de 72 hrs o más, Cabe entonces preguntarse ¿Tiene menos valor la vida durante las primeras horas?, ¿Es esto un error legislativo?, ¿Reminiscencias de épocas pasadas producto de la obsolescencia de nuestro Código Penal? O ¿todas las anteriores?

Las interrogantes están planteadas, el debate está abierto. Saque usted sus propias conclusiones.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?