¿Existe en Chile el totalitarismo o es sólo asociable este concepto a la violencia?

derechocivil

1 de Febrero de 2012


La política y la democracia, conceptos tan usuales y/o habituales en la cotidianeidad, articulan lugares comunes de toda persona en sociedad. Sin embargo estas formulaciones que se han entendido siempre como una apertura -en forma tradicional- a la libertad en la sociedad o del individuo para con las esferas de poder, han admitido otras formulaciones, “ya sea asumir posiciones francamente hostiles a la idea de una articulación de los momentos políticos y sociales de la Democracia” (Ruiz, Carlos: “Seis ensayos sobre la teoría de la Democracia”, Editorial Universidad Nacional Andrés Bello).

Las nociones o concepciones que admiten estos concepto son variados, sin embargo, podemos distinguir desde el concepto clásico, a saber, Rousseau, Hobbes y Locke; y las concepciones propias de estos, hasta las concepciones modernas, ya sea, las utilitaristas o liberales, en cuanto a estas últimas podemos encontrar, por ejemplo, a autores como, J. Sruart Mill, Schumpeter y otros.

Si bien las distintas teorías sobre la democracia condiciona lo que se entiende sobre esta, y por ende su delimitación, acto seguido condiciona sus límites. Pese a todo, existe un límite que podemos llamar “universal” que es el totalitarismo. Entonces bien, ¿qué es el totalitarismo? ¿Existe en Chile el totalitarismo actualmente? Primero que todo es menester delimitar este concepto, para posteriormente adentrarnos en la discusión sobre el análisis de si este concepto fue un método de acción política, y en consecuencia de si ese método es válido o legitimo como tal.

El totalitarismo, uno de los conceptos y aportaciones léxicas del siglo XX a la representación terminológica del mundo contemporáneo. Señala Juan Francisco[1] que la invención del adjetivo totalitario se produjo en Italia al comienzo de la etapa Fascista; momento cual fue trascendido por el político liberal Giovanni Amendola, en un artículo de prensa publicado el 12 de Mayo de 1923, el cual calificara al Fascismo de “movimiento totalitario”. Sin embargo, es curioso la forma en la cual se acuña el concepto en forma inventiva a principios del siglo XX, puesto que visto desde una mirada retrospectiva existían diversos ejemplos de lo cual se podría utilizar ya el vocablo totalitario, por ejemplo; avant la lettre, la antigua Esparta, las dictadura de Dioclesiano. Pese a todo, autores modernos de igual forma vinculan este concepto a la etapa del siglo XX, como Hannah Arendt y J.L. Talmon, situándolo en el antisemitismo moderno, con el Affaire Dreyfus. Si bien, la doctrina del Estado total, propugnada por Carl Schmitt, aspiraba a una identificación del Estado y la sociedad, en la cual lo bélico y la violencia tiene un cariz relevante al método de acción política. Ergo, la idea de totalitario o total imbuye la idea de la violencia, el uso armamentístico bélico y una identificación total de las concepciones del Estado y las concepciones de la sociedad, vale decir, que estas ideas deben ser copulativas para entender un método de acción política como totalitario.

Aunque este concepto es nuevo, ha sido asociado como uno de los grandes enemigos de la democracia y la libertad, y como elemento típico en los grandes movimientos de masas del siglo XX. Sin ir más lejos, nuestro país ha sido blanco de esta aportación en la política tanto de cuadros, partidista y de movimientos; encausando esto para algunos en el gobierno del Presidente Allende, y para otros en la dictadura del General Pinochet: Estos son los hechos culmines en nuestra historia política y el quiebre en nuestra historia democrática constitucional, en cuanto a la asociación de este concepto. Y aunque la lógica política admite que cada asociación pueda perseguir sus fines específicos, nuestra Constitución admite fines ilícitos -cuestión que se arguye como obvia-: Los últimos son manifiestos en la sentencia rol 567/2010 a nivel de la justicia constitucional. Sobre el último punto existen solo tres sentencias, la citada, y las sentencias rol N° 21 y N° 46.

Esta lógica es la propia de implantar las doctrinas propias en la sociedad, si bien, bajo ningún precepto esto es prohibible, aunque esto de igual forma admite en esencia la idea de totalitarismo, cada quien tiene como finalidad que sus ideas sean generalmente o totalmente aceptadas por los individuos de la sociedad: Eso es la aspiración propia de toda organización de índole o naturaleza política. Entonces, ¿por qué no se proscriben todas las asociaciones que no pretendan una deliberación común en la sociedad? La respuesta a esta pregunta es simple, porque la idea primaria de totalitario involucra el uso de la fuerza, y si nos adentramos en el concepto originario de la época fascista, el uso bélico, armamentístico y el uso desmedido de la violencia o la resistencia ante las esferas de poder -aunque de lo último excluyo el pensamiento marxista, puesto que este involucra (a mi parecer) las “verdades” de Tomas de Aquino en cuanto a la resistencia ante las esferas de poder como la reacción lógica de cada individuo ante la opresión- a raíz de eso señalo que nuestra Constitución recae en una redundancia al señalar como límite a la actividad política el uso de la violencia y el totalitarismo como método valido de acción político, siendo que el segundo incluye a primero por las razones históricas antes mencionadas.

Ahora bien, ¿podemos decir que existe el totalitarismo hoy en Chile? Famosas son ya las frases de los miembros de la nueva forma de gobernar, o de nuestro queridísimo amigo Hermógenes Pérez de Arce; y aunque a muchas de estas personas les hace falta actualizar el diccionario, o simplemente aceptar que la guerra fría ya terminó, pueden estas personas tanto de “izquierda o derecha” sin usar derechamente la violencia hacer uso implícitamente del totalitarismo.

Esta es una pregunta que quiero plantear y posteriormente en otra columna, posterior a un breve análisis, solucionar.


[1] “Totalitarismo: origen y evolución de un concepto clave”, en Revista de Estudio Políticos Nº 134, Madrid, Diciembre 2006

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?