El Honor y El Derecho Penal INCLUSIÓN DEL ELEMENTO INTERÉS PÚBLICO

Nos hemos inspirado para concebir este breve trabajo, en las reflexiones del profesor Mario Garrido Montt, acerca de la percepción viable de protección jurídica del Derecho Penal hacia el bien resguardado denominado Honor[1].

Si bien la doctrina mayoritaria ha llegado a un consenso de que la figura legal protegida conocida es el Honor, contra los ilícitos tales como la Injuria (art. 416 del Código Penal), y la calumnia (art. 412 del Código Penal), no es menos cierto que somos llamados a entender y reflexionar acerca del alcance de este precepto que contiene una esfera de protección jurídica relevante. Las legislaciones, a nivel universal, han incorporado como deber del Estado reconocer y garantizar las libertades de expresión y de información, derechos que frecuentemente entran en colisión con el bien honor[2].

El honor tiene un carácter subjetivo, en cuanto a cualidad moral referida al cumplimiento de los deberes, y luego un sentido objetivo, como reputación que acompaña esta virtud. Carrara señala todavía un tercer aspecto; las ventajas del orden material que son consecuencia del buen nombre. Sintéticamente, expresa Soler, que el concepto jurídico del honor aparece referido a la valoración ético social de la persona[3].

No creemos que sea aplicable el tercer aspecto del propuesto por el Profesor Carrara, y no por una cuestión de inaplicabilidad ni contradicción doctrinaria si no que más bien el tercer aspecto apunta a nuestro juicio a un acto compensatorio, puesto que como se observa, es una condición netamente material en tiempo futuro de una persona, atendiendo a un aspecto netamente objetivo, más que subjetivo, es por ello que la preponderancia del aspecto objetivo de la consideración del Profesor Carrara, conllevaría a una cuestión patrimonial perseguible civilmente más que de una acción penal.

Los delitos contra el honor, por las especiales características del bien jurídico protegido, constituyen indudablemente un grupo de delitos distinto y separado del que forman los delitos contra las personas, aunque nuestra ley positiva los considere parte integrante de este último. En varios cuerpos legales es preciso recordar encontramos la protección precisa de el bien jurídico en cuestión obviamente considerando los delitos contenidos en nuestro Código Penal; como la Ley 16.643, sobre abusos de publicidad, y la ley de seguridad del estado 12.927.

Sin embargo nos parece de mayor atención mencionar que nuestra carta fundamental, mencione especial interés por este bien jurídico en su artículo 19 N°4 asegura a todas las personas el respeto y protección a la vida privada y pública y a la honra de la persona y su familia.

Los antecedentes relativos a la institución de la Constitución de 1980 nos ofrecen razones explicitas sobre la consideración conjunta del honor y de la vida privada y pública. Enrique Evans señala en las sesiones de la Comisión de Estudios de la nueva Constitución se destacó la insuficiente protección del patrimonio moral de la persona, conformado por estos derechos, frente a la dispensada al patrimonio material de ella[4].

Como ya habíamos mencionado el concepto de Honor, debe entenderse bajo dos aristas tales son las consideraciones objetiva y subjetiva; En nuestra legislación la protección penal esta brindada al honor tanto en sentido objetivo como subjetivo[5].

Las ofensas en este último se denominan con un nombre de carácter generalizado ocupado por el legislador como lo es la injuria, sin que existan distinciones terminológicas especiales que las distingan de otras; y a la primera separadamente la ley la denomina calumnia, que como afirma el Profesor Etcheberry es; una especia particularizada de ofensa al honor objetivo[6].

Pero entonces nos revoca a la siguiente reflexión; ¿Es posible concebir como sinónimas las expresiones Honor e Intimidad, bajo una sola esfera de protección penal?; nuestra respuesta es negativa. Citamos a nuestro haber la opinión del Profesor Garrido Montt;… las nociones de honor e intimidad corresponden a ideas y objetivos diferentes, sin perjuicio de que se encuentren en íntima relación[7].

En efecto, creemos fielmente esta distinción, por las siguientes razones:

  1. a) El concepto de Honor, nos parece una cuestión de carácter fáctico, vinculado a eventos de diversa consideración, subjetiva como las psicológicas o sociales.
  2. b) Constituye una determinación de carácter valorativo hacia conceptos de naturaleza moral, social y jurídica.

Aunque es posible entender que elemento considerativo que determinamos como el interés público pueda ser un factor a considerar para conciliar de alguna manera una posibilidad de unión de entre estos conceptos; “interés público” diciendo que es el aquel que trasciende al interés meramente privado.

Los elementos de este término compuesto son el interés y lo público. El interés se refiere al valor o importancia que reviste una cosa o bien para una persona o grupo de personas. Esto implica una estimación valorativa en abstracto y también la de un provecho, resultado o utilidad, que esas mismas cosas o bienes tienen; un juicio sobre su conveniencia o necesidad, tanto en el orden moral como en el material. Lo público, por su parte, está referido a aquello que es, o pertenece a la comunidad, las personas en general, pero que no es de titularidad individual. El interés público no coincide con el interés del gobierno o con un interés oficial, sino que va más allá de ese ámbito. Tampoco debe ser identificado con un interés “del público” como las noticias sobre las relaciones sentimentales de personajes de la farándula[8].

Como podemos apreciar este elemento no debe mirarse a la ligera puesto que ha sido tal su importancia que la legislación argentina ha introducido una reforma – recién citada- de este elemento de carácter valorativo con lo cual indirectamente la intimidad se ve ligada con el concepto del honor, eso sí entendiendo que nuestra legislación penal aún no realiza tal distinción. La ley 26. 551 introduce dos nuevos tipos penales de calumnias e injurias dos causales de atipicidad; Expresiones de interés público y expresiones no asertivas. El antiguo artículo 111 describía los supuestos en los que procedía la prueba de la verdad por parte del acusado de injuria. En su inciso primero se exigía un interés público actual para que esta causa de exclusión de la punibilidad prospere. Por esta razón se consideraba excluido de este beneficio, lo que constituyó un interés público en el pasado y lo que sólo puede constituirlo en el futuro. También se decía que la actualidad del interés no estaba determinada por la actualidad de la necesidad de su defensa ni por la actualidad de la injuria[9].

La reforma ha excluido del ámbito de la persecución penal las expresiones referidas a asuntos de interés público, omitiendo la palabra actual. Creemos que no es posible otra interpretación más que la de aceptar que el legislador ha suprimido la exigencia de la actualidad del interés público en cuestión. De esta forma, las expresiones ultrajantes que versen sobre asuntos que fueron considerados en el pasado como de interés público, también quedarían fuera del tipo[10].

En cuanto a las expresiones NO asertivas la nueva legislación argentina nos dice; Desde un punto de vista estrictamente semántico, vemos que, el término expresión asertiva estaría vinculado, como hemos demostrado, a un “conocimiento seguro”. Sin embargo creemos, luego de revisar el origen jurisprudencial de este agregado, que se ha utilizado el giro expresiones no asertivas en el sentido de no afirmativas. Es decir, cuando no dan por sentado un hecho y, en el caso de las expresiones proferidas por la prensa, cuando el medio de comunicación, se limita a difundir la noticia sin hacerla propia[11].

Queda una ventana abierta al debate propuesto por nuestro trabajo, es decir, se nos sería posible incluir el interés público no como un elemento nuevo en nuestra legislación pues nuestra legislación tiene un marcado debate acerca de cuál sería el alcance de una expresión de interés público, que desencadena en la antigua discusión acerca de cuál es la limitación de la protección del honor y cómo afectaría está a al ejercicio de otros derechos, como por ejemplo de la libertad y la expresión; a nuestro haber el profesor Garrido Montt dicta; Ha de tenerse en cuenta que el derecho al honor se encuentra protegido por los delitos de injuria y calumnia, que constituyen la concreción legal de protección constitucional del derecho al honor; pero esta protección del legislador no puede superponerse a la voluntad del propio constituyente en cuanto a la amplitud que reconoce el ejercicio a la libertad de expresión e información, que, a su vez, establece como el principal pilar de una sociedad democrática[12].

Creemos conveniente la consideración antes propuesta, que ayudaría a una esfera de protección más efectiva, con una acertada unión de carácter indirecta por la ley 26.551, de la reforma al Código Penal argentino.

[1] El lector puede encontrar la idea precursora de este artículo en el libro de consulta Derecho Penal, Parte Especial, Garrido, Montt, Mario; pág. 190 y sig.

[2] GARRIDO, MONTT, Mario, Derecho Penal Parte Especial, (Santiago, Chile, 2004), p. 191

[3] ETCHEBERRY, Alfredo, Derecho Penal Parte Especial Tomo III, (Santiago, Chile, 2008), p. 152

[4] EVANS, DE LA CUADRA, Enrique, Tratado de la Constitución de 1980, (Santiago, Chile, 1988), p.179; op. Cit. ETCHEBERRY, Alfredo, Derecho Penal, Parte Especial, ibid. cit.3.

[5] ETCHEBERRY, Alfredo, cit. 3

[6] Ibíd.

[7] GARRIDO, MONTT, Mario, cit. 2, p. 191

[8] SOSA, BACARELLI, Nicolás, Aportes para un análisis de la reforma de la ley 26.551 al Código Penal argentino, (Buenos Aires, Argentina, 2010) p. 13

[9] NUÑEZ, Ricardo, Tratado de Derecho Penal. Parte Especial, (Córdoba, Argentina, 1988), p. 104

[10] SOSA, BACARELLI, Nicolás, cit. 8, p.16

[11] Ibid.

[12] GARRIDO, MONTT, Mario, cit. 2, p. 192.

Javier Mella Lillo

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?