El factor joven: Decisivo en nuestra democracia y gobernabilidad

derechocivil

3 de Agosto de 2012


“Los jóvenes esperan ser actores fundamentales en nuestra nueva institucionalidad, es aquí en donde nosotros debemos asimilar la democracia como un proyecto propio, más que ello, como una propuesta de futuro compartida”.

En el último tiempo, hemos sido testigos, y hasta protagonistas, de una serie de acontecimientos en donde el joven ha sido determinante en la consecución y hasta éxito respecto de las diversas inquietudes y planteamientos señalados ante las autoridades correspondientes. Esto da cuenta de manera irrefutable de una hipótesis que termina después de un análisis a grandes rasgos en quizás, un paradigma social difícil de contradecir; la ciudadanía juvenil no puede entenderse jamás como una condición estática u homogénea, al contrario es una forma flexible que se reinventa a partir de cada identidad y condición, lo cual es totalmente proporcional a la participación activa que deben asumir.

En el marco de esto, para situarnos más cerca en un plano jurídico es que el 31 de enero del presente año se publica en nuestro Diario Oficial, la ley n° 20.568 en donde se regula “la inscripción automática, modifica el servicio electoral y moderniza el sistema de votaciones”, el cual trae los siguientes beneficios:

A)    Circunscripción de los nuevos votantes

Los datos de los nuevos votantes serán entregados por el Registro Civil o Extranjería, como consecuencia  de esto, es que la dirección y circunscripción electoral estará determinada por el último domicilio registrado en esos servicios.

En relación a lo anterior, cuando las personas acudan a renovar la cédula de identidad o pasaporte, el Servicio Registro Civil tendrá que informar a la persona su domicilio electoral registrado, entregándole la posibilidad de actualizarlo y declarando uno nuevo bajo juramento si así lo desea.

B)    Información a nuevos electores de circunscripción y mesas

Los nuevos electores fueron informados a través de una carta certificada que han sido inscritos en los registros electorales, además se les comunico a las personas que estaban inhabilitadas para estar inscritas. Toda esta información además debe estar disponible en el sitio web del Servicio Electoral (SERVEL).

El cambio de domicilio también se podrá realizarse directamente ante el Servicio Electoral, mediante una solicitud escrita donde se declarará bajo juramento el nuevo domicilio electoral. Este tramite como se pudo ver en los medios de comunicación  fue masivo en los últimos días en los cuales se podía realizar tal gestión por parte de los interesados.

C)    Mesas de votación

Las mesas traen una transformación, que notarán quienes voten en estas elecciones municipales: estas serán mixtas, por lo que los electores ya inscritos mantendrán su mesa, mientras que los nuevos electores hombres completarán las mesas femeninas existentes y las nuevas votantes mujeres se asignarán a las mesas existentes de hombres; esto, siempre y cuando estas mesas tengan menos de 350 votantes, que es el cupo máximo. En caso que las mesas estén llenas, se pasará a formar nuevas mesas mixtas, designando a los votantes que las conformen según el número de RUT.

D)    Funcionamiento de las mesas de votación

Otra de las novedades que contempla la ley, es el horario fijo en el que funcionarán las mesas de sufragio. Ahora será desde las 8.00 hasta las 18 horas, pudiendo extenderse en caso de que queden personas por votar al cumplirse el horario. En caso de que se deba constituir una mesa en forma forzada, el delegado deberá hacerlo entre las 9.00 y las 10 horas, prefiriendo a los voluntarios, o designarlos entre los electores que voten en el mismo local. Las mesas no podrán integrarse pasadas las 12 horas.

E)    Sufragio

Se podrá votar con la cédula de identidad o el pasaporte, y si se decide participar de la votación, el elector tendrá que hacerlo en todas las elecciones que se realicen ese día, es decir, que si hay una elección presidencial y una parlamentaria, no se podrá elegir hacerlo sólo en una de las dos. Además, una misma persona no podrá asistir a más de una persona por mesa, salvo parientes.

En tanto, será el Servicio Electoral el encargado de las elecciones, realizando no sólo el proceso de inscripción automática, sino que también el de elección, teniendo la función de entregar los resultados de los comicios.

F)     Votantes antiguos

En el caso de las personas que ya están inscritas en los registros electorales, continúan en las mismas mesas, la novedad es que como comienza a funcionar el voto voluntario, podrá decidir si ir o no a entregar el sufragio.

G)   Nuevos votantes

Se estima que con la entrada en vigencia de la inscripción automática se llegará a casi 5 millones de nuevos electores, ya que se procederá a inscribir a todos los chilenos a penas cumplan 17 años, así como a los extranjeros y chilenos no nacidos en el país que acrediten avecindamiento en Chile. Si bien la inscripción se hará cuando los jóvenes tengan 17 años, sólo podrán votar cuando cumplan la mayoría de edad.

Es en este último punto en el cual, hay que extenderse, pues de los 5 millones de nuevos votantes que habrán para esta nueva votación, aproximadamente el 47 % son jóvenes entre 18 y 35 años (unos 2.350.000 nuevos votantes), y de este grupo casi el 70% no alcanzan a tener los 30 años (1.600.000 jóvenes aproximadamente). Ello sin duda da a estas elecciones municipales en las cuales se estrena la inscripción automática el temido “factor sorpresa” para todos los conglomerados y pactos políticos posibles, pues en las urnas se depositaran (en el caso hipotético de que todos los nuevos inscritos ejerzan su derecho a voto) de 12.500.000 votantes (a comparación de las últimas elecciones realizadas en nuestro país en la cual se emitieron en total 7.203.371 votos) otorgando a estos una mayor incertidumbre respecto a las aspiraciones que tendrán en comienzo, y los resultados posteriores que se concretaran en octubre próximo. Lo explicado anteriormente es frecuentemente comparado a lo que acaeció en el año 1988 respecto del Plebiscito Nacional de Chile, en donde según cifras dadas por el SERVEL cerca del 92% habilitado para votar se inscribió en el órgano estatal anteriormente señalado, lo anterior es porque en el año 1986, para efectos de regular las materias relativas a la organización y funcionamiento del Servicio Electoral, se promulga la Ley Orgánica Constitucional sobre sistema de inscripciones  electorales y Servicio Electoral  n° 18.556 en donde su primer articulo tipificaba lo siguiente:

“Articulo n° 1: Las Juntas Inscriptoras se instalarán dentro del plazo de cinco meses contando desde la publicación de esta ley, en la fecha que señalare el Director del Servicio Electoral por resolución que se publicará en el Diario Oficial“.

En virtud de esta ley permitió que se abrieran los registros electorales en febrero del año 1987, en los cuales pudieron inscribirse los registros electorales los hombres y mujeres mayores de 18 años y extranjeros residentes. En este plano, debido a la alta concurrencia para inscribirse sembró dudas en los grupos de la Concertación como en el Gobierno de Facto de ese entonces, pues para el primero, se sospechaba que podíamos estar en un caso de doble inscripción para sabotear el resultado del plebiscito, y respecto del Gobierno Militar comenzaron a temer una masiva inscripción de personas opositoras al régimen, y más aún, jóvenes que también oscilaban entre los 18 y 30 años eran quienes concurrían con mayor frecuencia a registrarse en el SERVEL.

Luego del resultado obtenido en el plebiscito (opción ganadora NO), se convocan a elecciones presidenciales y parlamentarias en donde sale ganador Patricio Alywin Azocar, quien es elegido como Presidente de la Republica, con su eleccion comienza el periodo de transición hacia la democracia, la misma participación se vio en las elecciones presidenciales de 1993 donde es electo como Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, pero en las últimas elecciones presidenciales del siglo XX se ve un aumento respecto de abstención (pequeño pero significativo en comparación a las otras dos elecciones, aproximadamente un 4%), oscilando esa cifra se encuentran las elecciones presidenciales del año 2005, pero en el año 2009 sumando los votos blancos y la cantidad de abstención en total alcanzan un 8%. Como corolario respecto a esto podemos señalar que una encuesta de IPSOS de febrero de este año, un 67% de los encuestados no considera ir a votar en las próximas elecciones municipales, y lo que resulta aun más trágico es que gran parte de ese porcentaje, lo lideran nuevamente los jóvenes de 18 a 30 años.

Por lo anterior, se puede determinar que si bien tanto el plebiscito de a finales de la década de los 80, como la instauración de la ley de inscripción automática, traen consigo grandes cambios sociales, políticos y hasta institucionales, las circunstancias que los rodean los hacen distar de manera amplia entre ambos sucesos, pues en el primer acontecimiento citado (plebiscito) hay un re encantamiento respecto de la sociedad colectiva con esto que llamamos “política” y con el factor base de toda nación civilizada que es “democracia”, en tanto respecto del segundo hecho (entrada de vigencia de ley de inscripción automática) pasa absolutamente todo lo contrario, existe un consenso mayoritario respecto de la ineficacia e ineficiencia de justamente “la política”, y no solo se reprocha esto, sino que el concepto “democracia” pasa a tener un concepto más amplio, pues aquí no solo se tiene conciencia que los jóvenes no son solo un voto solamente, sino que esto es un campo de acción más amplio, acá se exige participación activa dentro de las discusiones correspondientes y se invoca la esencia de la democracia, que es la divergencia y pluralidad de opiniones.

En definitiva, el verdadero desafío al cual se someterá esta nueva ley, no es solamente el hecho objetivo de haber una mayor participación ciudadana, y más aun en lograr la motivación necesaria para que los jóvenes concurran a las urnas electorales, la verdadera aspiración de esta es que se adapte a una voluntad común, la cual es que los jóvenes requieren que las políticas públicas sean por sobre todas las cosas, espacios de imaginación y de diseño, que estas se muevan por mecanismos institucionales eficientes y abiertos, con información pronta y orientadora, que la democracia no solo sea una práctica de participación de elecciones, sino que además se tenga seguridad que es un sistema donde sientan que siempre sean escuchados.

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?