De la Compensación y Mitigación para el Desarrollo Sustentable.

shutterstock_143480209

En la actualidad las distintas comunidades en Chile se encuentran reacias a la opción de que en las localidades en las que habitan se desarrollen todo tipo de proyectos que tengan algún tipo de implicancia en materia ambiental, ello debido a las probables externalidades negativas que pueden ocasionar. Lo anterior se relaciona con el efecto “NIMBY” por sus siglas en Ingles, que significa “Not In My Back Yard” o en español: “No en mi Patio Trasero”. Este concepto a lo que se refiere es a que, generalmente, nadie quiere que se desarrolle, en el lugar en el que habita, proyecto alguno que pueda ser visto como peligroso o que potencialmente sea una amenaza para su calidad de vida[1].

Esta negativa preconcebida de la gente, podríamos entenderla como resultado directo de la mala implementación de medidas de mitigación, o una errada compensación de los servicios ambientales que se requieren en la gestación y desempeño de alguna actividad o proyecto susceptible de causar impacto ambiental.

Sumándose  a lo expuesto, el hecho de que a menudo se oiga en la presa que, en la gestación y tramitación de proyectos de implicancia ambiental, no se incorporó a la gente que habita la zona que será impactada, ni tampoco fueron escuchadas sus opiniones[2]; y que además no se tenga conocimiento, o no se le haya dado la publicidad suficiente, de casos en los que se haya logrado una efectiva inclusión de la ciudadanía en el desarrollo de este tipo de proyectos; Todo ello trae como consecuencia que la sociedad no conceda de antemano la tan anhelada Licencia Social, esto es “la aceptación de las compañías y sus proyectos por parte de las comunidades locales”[3]. Lo anterior aún cuando los proyectos hipotéticos tengan aparejada utilidades y beneficios directos a la comunidad “afectada”– pienso en trabajo, mejoras en la calidad de vida, carreteras, entre otros –.

Lo dicho, en mi opinión, ocurre por una mala estrategia comunicacional, por parte del titular del proyecto, y o por la implementación de medidas de mitigación y compensación que no satisfacen a las comunidades por no restablecer o restituir los servicios ambientales de los que usufructuaron, o al menos conceder un equivalente.

Con esta perspectiva el presente trabajo analiza la situación de Chile con respecto a los mecanismos de mitigación y compensación que se están utilizando generalmente por las empresas titulares de proyectos con relevancia ambiental. Se hablará de su eficiencia, sus carencias, y los principios y conceptos que se deben tener presente en la mejora de estos instrumentos, para así apoderarse de la Licencia Social orientándose en definitiva al resguardo y obtención de los fines propuestos para el Desarrollo Sustentable.

El trabajo está dividido en once secciones. La primera, define los conceptos de mitigación, reparación y compensación; en la segunda, se señala la procedencia de este tipo de instrumentos de gestión ambiental; la tercera, habla de la relación de estas medidas con el Desarrollo Sustentable; la cuarta, trata de la concepción y relevancia que le da el estado de Chile a la mitigación y compensación; la quinta, expone lo que actualmente ocurre en nuestro país; la sexta, mediante casos reales, denota la ineficiencia de los mecanismos de mitigación y compensación ejecutados, o simplemente omitidos, por los titulares de proyectos en la ejecución de estos últimos; la séptima, trata de los perjuicios ambientales y o sociales que se originan producto de estas ineficiencias u omisiones; la octava, expone, en nuestra opinión, hacia donde debe apuntar la solución, incorporando los conceptos y principios propios de a) La Economía Circular, b) La Participación Ciudadana Vinculante, c) El Servicio Ambiental por Servicio Ambiental, d) La Eco Eficiencia. Todos estos en pro del establecimiento de programas de mitigación y compensación eficientes; la novena, da a conocer un ejemplo de mecanismo de mitigación y compensación que incorpora los conceptos antes dichos, y por ello se considera eficiente; la décima, se refiere a las conclusiones; y por último la décimo primera, se refiere a las fuentes bibliográficas y otras, que sirvieron de apoyo a la propuesta planteada en este trabajo.

  1. CONCEPTO DE MITIGACIÓN, REPARACIÓN Y COMPENSACIÓN

De la presentación del profesor Felipe Leiva Salazar[4], impartida el presente año, en la clase de fecha dos de Julio,  para el Diplomado de Derecho Ambiental y Desarrollo Sustentable  de la Pontificia Universidad Católica de Chile; podemos extraer los conceptos de mitigación, reparación, y compensación. Así, entendemos por: a) Mitigación, aquel instrumento de gestión ambiental que tiene por fin “evitar o disminuir los efectos adversos de un proyecto o actividad”. Se implementa mediante un Plan de Medidas de Mitigación, que debe de incorporar, a lo menos, mecanismos que impidan o eviten completamente el efecto adverso significativo, o la disminución de este último. b) Compensación, son todas aquellas medidas que “tienen por finalidad producir o generar un efecto positivo alternativo y equivalente a un efecto adverso identificado”. Se implementan mediante un Plan de Medidas de Compensación, que debe de incorporar el “reemplazo o sustitución de los recursos naturales o elementos del medio ambiente afectados, por otros de similares características, clase, naturaleza y calidad”.

Por último, entendemos por mecanismos de c) Reparación: aquellas medidas que tiene por objeto la “reparación y/o restauración de uno o más de los componentes o elementos del medio ambiente a una calidad similar a la que tenían con anterioridad al daño causado o, en caso de no ser ello posible, restablecer sus propiedades básicas”. Este último concepto no lo abordaremos en extenso en el presente trabajo, ya que se considera, por esta parte, que por razones de lógica, el análisis de la eficiencia de este mecanismo debiese estudiarse en conjunto con las reglas de la Responsabilidad Civil. Lo anterior debido a que se está en la hipótesis de un daño ambiental efectivamente producido, a diferencia de lo que ocurre en el caso de la mitigación y la compensación.

  1. PROCEDENCIA DE LA IMPLEMENTACIÓN DE MEDIDAS DE MITIGACIÓN Y COMPENSACIÓN.

A saber, todo aquel proyecto o actividad que deba de ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), por ser susceptible de causar un impacto ambiental, y que requiera además de la elaboración de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), deberá determinar las medidas de mitigación y compensación de las cuales se valdrá[5]. Pero, nada obsta a que se efectúe dicha determinación en el caso de requerirse solo de la elaboración de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para ingresar el proyecto al SEIA.

  1. RELACIÓN ENTRE LOS MECANISMOS DE MITIGACIÓN Y COMPENSACIÓN, Y EL DESARROLLO SUSTENTABLE.

El establecimiento de mecanismos de mitigación y compensación, que sean eficientes, en cuanto a su objetivo de evitar o disminuir, o generar un efecto positivo alternativo y equivalente a los efectos adversos que se originan a causa del desempeño de un proyecto con implicancia ambiental; está directamente relacionado con el progreso social hacia un Desarrollo Sustentable.

Para entender lo que significa el Desarrollo Sustentable, habrá que referirse al reporte presentado por la Comisión Brundtland en 1987, llamado “Nuestro Futuro Común”, en donde se promueven políticas de “Desarrollo Sustentable”. En este documento se le define como “… Aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para cubrir sus propios requerimientos”[6]

Siguiendo con el análisis de la relación de estos conceptos, hay que entender que la forma en que el desarrollo se vuelve sustentable es por medio de la implementación de todo mecanismo o medida que tienda a la conservación, restauración, e incremento de los servicios ambientales.

Es por lo anterior que lo que toma relevancia para alcanzar el desarrollo, pero el Desarrollo Sustentable, es la adopción e implementación efectiva de mecanismos que mitiguen y compensen todo efecto adverso de un proyecto eficientemente. De lo contrario, es probable que se alcance el desarrollo, en términos económicos, pero este traerá además externalidades negativas respecto de las cuales nos veremos expuestos todos los chilenos. Como por ejemplo, la contaminación excesiva que sufre China, a costa de su desarrollo[7].

  1. IMPORTANCIA QUE LE CONFIERE CHILE A ESTOS INSTRUMENTOS DE GESTIÓN AMBIENTAL.

Nuestro país se ha mostrado, en términos generales, interesado en desarrollar políticas que tiendan a la implementación de medidas de mitigación y compensación de los efectos adversos originados por las actividades que se desempeñan para aumentar la productividad de nuestro país.

El propio Ministerio de Medio Ambiente señala que “Chile posee un compromiso voluntario, comunicado oficialmente a la Secretaría de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (…) El compromiso (…) plantea que se realizarán acciones nacionalmente apropiadas de mitigación de modo de lograr una desviación de 20% por debajo de su trayectoria creciente de emisiones business-as-usual en el 2020, proyectadas desde el año 2007.”

Al respecto, también se expone que “La Oficina de Cambio Climático está coordinando diferentes iniciativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del país para finalmente lograr un desarrollo sustentable y una economía baja en carbono”

Junto con lo anterior, Chile además reconoce la importancia que tiene la implementación efectiva de las medidas de mitigación y compensación, que puedan o deban de implementarse por el sector privado para el desarrollo de sus proyectos, en concordancia estas con las medidas implementas por el sector público; y que sean realmente eficientes para sus fines. Así lo señala en la página web del Ministerio del Medio Ambiente que expone que “…Son claves las acciones de mitigación de las empresas, por ejemplo, a través del mecanismos de desarrollo limpio, y el trabajo conjunto entre el sector público y privado.”[8]

Con respecto a las políticas públicas de compensación, podemos señalar a modo ejemplar que para efectos de resguardar la eficiente aplicación de medidas de compensación por pérdida de la Biodiversidad en Chile, La Presidenta Bachelet, en su discurso del 21 de Mayo del presente año, expuso que se creará en su gobierno el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas[9], ampliando con ello el resguardo de las áreas protegidas del que se hacía cargo la antigua y privada CONAF[10].

  1. LO QUE EFECTIVAMENTE OCURRE EN CHILE RESPECTO A LA FORMA EN LA QUE SE MITIGA Y COMPENSA AMBIENTALMENTE.

Actualmente en Chile se requiere de la obtención previa de una Resolución de Calificación Ambiental (RCA) para ejecutar un proyecto que tenga un impacto ambiental, y en el caso de estarse a lo dispuesto en el artículo once de la Ley de Bases Generales de Medio Ambiente (LBGMA), se deberá además señalar y establecer los mecanismos de mitigación y compensación de los que piensa valerse, sin lo cual no obtendrá la antes dicha resolución.

Es por lo dicho que los titulares de este tipo de proyectos (los señalados en el artículo once de la LBGMA) se encuentran en la obligación legal de establecer y cumplir este tipo Instrumentos de Gestión Ambiental.

En la práctica, se ha observado que estos privados, en la maquinación y aplicación posterior de sus medidas de mitigación y compensación solo han tenido como objetivo el reducir los efectos adversos de sus proyectos solo en lo más mínimo; compensar estos con otro servicio ambiental pero de menor valor ambiental; o lisa y llanamente no cumplir con sus programas de mitigación y o compensación[11].

  1. CASOS DE MITIGACIÓN Y COMPENSACIÓN INEFICIENTES EN CHILE.

Para efectos de ordenar la exposición en este punto, hay que tener presente que en nuestro país generalmente suceden dos cosas con respecto a la implementación de este tipo de instrumentos de gestión ambiental. Ocurre que estas se efectúan de forma ineficiente, no logrando el objetivo para el cual la ley las exige; o en definitiva no se aplican, no se mitiga ni se compensa.

Lo dicho anteriormente ha sido avalado por la autoridad. Así, con fecha veintiséis de Mayo de dos mil doce, don Jaime Lira Correa, Superintendente del Medio Ambiente (a esa fecha), declaraba al Diario el Mercurio los problemas ambientales y sociales que trae consigo el omitir la implementación de este tipo de instrumentos de gestión ambiental por parte de los titulares de proyectos. El señor Lira expuso que “  … En casos como los ya descritos (refiriéndose al Centro de Manejo de Residuos Orgánico Colhue en Pelequén; y a la planta faenadora de cerdos, en Freirina), evidentemente, ha faltado fiscalización, pero es claro que el principal problema no se genera por la falta de fiscalización, sino que por los serios incumplimientos ambientales de las empresas (…) Las fallas de las empresas, al no cumplir con las normas, las medidas de mitigación o las condiciones establecidas por la autoridad (destacado por quien expone) en sus respectivas aprobaciones y permisos de operación ambiental, generan un trato ambiental discriminatorio en todas aquellas comunidades que se ven afectadas por esos incumplimientos, los que serán duramente sancionados por esta Superintendencia”.[12]

Lo anterior, fue objeto de controversia debido a que ex post a la declaración hecha por aquel Superintendente del Medio Ambiente, el gobierno de turno le habría solicitado su renuncia inmediata[13], pero sobre esta polémica no indagaremos.

Otro caso que podemos exponer para acreditar los deficientes y poco eficaces mecanismos de mitigación y compensación adoptados generalmente por los privados en nuestro país, es el acontecido en el norte de Chile, en Chañaral, para el tratamiento y recuperación de la biodiversidad de la bahía contaminada por metales pesados originados a causa de los residuos de las minas Potrerillos y El Salvador.

Lo anterior, fue señalado en un estudio periodístico, de fecha veintiséis de Abril de dos mil trece, presentado por el diario electrónico “Veo verde”[14], el que dice que “Codelco división El Salvador incumplió e incumple lo pactado con el municipio de Chañaral en 2001 con la firma de una “Alianza Estratégica” donde se compromete a sacar adelante una industria metalmecánica, una refinería, un internado para universitarios en otra ciudad, la puesta en marcha de proyectos de bajo costo y alto impacto, una corporación  de desarrollo, la implementación de un calendario de visitas profesionales médicos, la creación de una planta de tratamiento (…) Nada de esto fue realizado. A lo sumo los “pasivos ambientales”, como se llama eufemísticamente a los ecocidios causados por la empresa, han sido mitigados con calaminas usadas, estructuras de segunda mano para iluminación del estadio El Salvador, torre de transmisión para alguna radioemisora “amiga”, tortas y carne para asados para organizaciones sociales y gremiales también “amigas” de la empresa y lo que es peor porque resulta una burla: un amplio despliegue publicitario para sus “Caminatas Vida Sana”, realizadas en el corazón mismo de los relaves”.

  1. PERJUICIOS ORIGINADOS POR ESTAS OMISIONES E INEFICIENCIAS.

Solo a modo ilustrativo, nos referiremos a algunos de los daños que generan tanto a la sociedad como directamente al medio ambiente y a los ecosistemas.

En lo Social, cabe destacar que por la mala implementación, o en definitiva, por la falta de implementación de mecanismos de mitigación y compensación de parte de las empresas, se ha venido generando en la sociedad una desconfianza y pérdida de credibilidad con respecto a la seguridad y beneficios eventuales que podría generar la implementación de un proyecto de implicancia ambiental[15].

Junto con lo anterior, y como consecuencia de la efectiva contaminación generada por este mal manejo en gestión ambiental, se han venido produciendo problemas en la salud de la población. Así lo declara Alex Muñoz, Director ejecutivo de Oceana, quien señaló en una entrevista para la Radio ADN que “Hemos puesto mucho énfasis en el mercurio, que es un contaminante que viene de la combustión del carbón, es emitido en grandes cantidades por las termoelétricas de carbón. Es muy tóxico, trae problemas neurológicos, malformaciones en fetos, muchos países advierten a las mujeres en edades reproductivas que no consuman pescados con altas concentraciones de mercurio como la albacora, el atún, el pez espada[16]

Con respecto a este daño a la salud, cabe señalar que existe registro de procedimientos de orden penal iniciados para efectos de sancionar la generación de este tipo de menoscabo. En un caso en particular, se investiga la autoría de dos ejecutivos de la empresa Codelco, en la comisión de delitos culposos de lesiones menos graves contra la población expuesta a los altos niveles de contaminación generados por una negligente implementación de medidas de mitigación y compensación. Así lo dio a conocer el diario La Tercera, en un reportaje de fecha veintidós de Diciembre de dos mil once, en donde señalo que “La Fiscalía de Quintero formalizará a dos ejecutivos de la división de Codelco en calidad de autores de 20 delitos culposos de lesiones menos graves, contra 12 alumnos y ocho docentes y funcionarios de la escuela La Greda. Esto a raíz de la nube tóxica que el 23 de marzo emanó de Codelco Ventanas, en Puchuncaví”.[17]

Por el hecho de ser emblemático, y para ejemplificar los potenciales daños que se pueden generar al medio ambiente y a los ecosistemas; solo resta recordar que la ineficiente gestión ambiental por parte de la empresa Celulosa Arauco y Constitución (CELCO) produjeron la contaminación del Santuario de la Naturaleza del Rio Cruces en Valdivia, lo cual significó la muerte de cientos de cisnes de cuello negro,[18] hecho que hasta la fecha, pasados 10 años, se sigue lamentando.

  1. ¿HACIA DONDE DEBE APUNTAR LA SOLUCIÓN?

Antes de referirme a la solución del problema, veo necesario tener presente que el conflicto en si se origina por la desconfianza, generalmente fundada en mi opinión, entre las comunidades para con las empresas titulares de proyectos de implicancia ambiental. Considero que, por un lado es la población la que de antemano se encuentra reacia a aceptar el desarrollo de toda actividad económica que genere un impacto ambiental en su sector; y desde la perspectiva del empresario, este no se ha preocupado de generar los mecanismos suficientes para obtener la licencia social, la que solo se concederá en la hipótesis de que la sociedad se sienta parte del proyecto del privado, y además beneficiada por este.

Es por ello que creo que la solución parte por conferir real eficiencia a las medidas de mitigación y compensación, incorporando para tales efectos conceptos innovadores, ojalá de forma copulativa, en la elaboración de estos mecanismos. Los Conceptos a los que me refiero son los siguientes:

a) Economía Circular (EC).

Previo a definir qué se entiende por Economía Circular, cabe señalar que el sistema productivo en Chile se basa en una economía lineal, en donde para la obtención de materias primas, provenientes nuestros recursos naturales, primero se requiere de la utilización de energía, además de otros enseres; segundo, es necesario el refinamiento de los materiales extraídos para su comercialización; y por último, la disponemos final de los desperdicios[19], los que en el caso de la minería quedan muchas veces abandonados en relaves mineros, contaminando los suelos[20].

Es a consecuencia de lo anterior que se produce una mala administración y sobrexplotación de los recursos naturales y por ende un agotamiento de estos, atentando directamente los bienes jurídicos resguardados por el concepto de Desarrollo Sustentable, me refiero al no comprometer la posibilidad de que las generaciones futuras puedan abastecer sus necesidades vitales[21].

Ahora bien, volviendo al concepto de EC, podemos entenderla como un precepto económico que tiene por fin alcanzar el desarrollo sostenible generando bienes y servicios al mismo tiempo que reduce a) la sobrexplotación de las materias primas y su desperdicio, b) el consumo de agua, y c) el consumo o gasto energético[22].

La EC es una economía restauradora que va más allá de la mecánica de la producción y consumo de bienes y servicios. Esta nueva concepción de la economía y sus procesos productivos busca redefinir lo conceptualizado como capital[23]. Ejemplo de ello se observan en la construcción de viviendas sociales con materiales antes considerados desperdicios, como lo son las botellas plásticas, las que pueden utilizarse como eco ladrillos. En este ejemplo, estas externalidades negativas originadas por una industria son utilizadas como capital o materia prima para generar un beneficio social.

Este tipo de economía, tiene su origen en los sistemas vivos, en donde todos los residuos o desperdicios que se originan por la actividad de un sujeto en la naturaleza, son aprovechados por otro sujeto distinto para su propio desarrollo, lo que genera, en conclusión, la inexistencia del concepto de “basura” en la naturaleza[24].

Por ende, si en la elaboración de medidas de mitigación y compensación se incorporase en ellas una política económica circular, sería más amigable para las comunidades la implementación de todo proyecto de relevancia ambiental. Ello debido a que la sociedad, o en particular la población aledaña, estarían siendo beneficiadas por todas aquellas externalidades positivas que como medida de mitigación o compensación debiesen generarse por los proyectos. De esta forma sería más sencillo conseguir la Licencia Social, dando así pasos firmes hacia el tan añorado Desarrollo Sustentable.

b) Participación Ciudadana Vinculante (PACV).

Con respecto a lo que se refiere a Participación Ciudadana (PAC), la legislación chilena no establece, para la elaboración de los mecanismos de mitigación y compensación, la obligatoriedad de trabajar en colaboración con las comunidades, potencialmente afectadas por el proyecto, teniendo esta cooperación solo el carácter de voluntaria para aquellos titular que se interese en las necesidades de la gente.

Así se desprende de lo expuesto por el artículo diez y siete del Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, el que señala que “Los proponentes deberán informar a la autoridad ambiental si han establecido, antes del ingreso al proceso de evaluación, negociaciones con los interesados con el objeto de acordar medidas de compensación o mitigación ambiental, individualizando en tal caso a las personas con quienes se estableció la negociación, así como el contenido y resultado de la misma”

Además, la misma norma explicita que aún en la hipótesis de haberse llegado a un acuerdo entre el titular del proyecto y las comunidades, lo pactado no tendría valor vinculante a la hora de la Calificación Ambiental. Así lo señala textual la misma norma antes dicha, que dice que “En el evento de existir tales acuerdos, éstos no serán vinculantes para la calificación ambiental del proyecto o actividad.[25]

Por lo expuesto, es lógico imaginar que para las comunidades no confiere garantía alguna el llegar o no a un acuerdo con el titular de un proyecto. De hecho, considero que de esta forma – sin que la Participación Ciudadana sea: a) obligatoria en la elaboración de medidas de gestión ambiental, y además b) vinculante en relación a la RCA – es más efectivo, para los grupos sociales, el oponerse al desempeño del proyecto o actividad por medio de la autotutela, justificando esta por el hecho de resguardar su patrimonio ambiental y cultural.

Creo que, como resultado de lo anterior, se está potenciando aún más la inseguridad de la gente, la desconfianza para con los avances tecnológicos y la realización de proyectos que efectivamente puedan ser beneficiosos para el desarrollo del país. Esta desconfianza a la cual hago mención, vemos que es efectiva si revisamos el Sondeo hecho a la ciudadanía, por Imaginación y Cooperativa, para que respondiera solo de forma “intuitiva” preguntas con respecto al cumplimiento de las normas ambientales por parte de las empresas, y a la fiscalización hecha por el estado en materia ambiental. Sin el ánimo de referirme mayormente a esta encuesta, solo cabe mencionar que reveló cifras alarmantes en cuanto a lo que a desconfianza se refiere[26].

c) Pagos por Servicios Ambientales (PSA).

Podemos definirlo como una transacción voluntaria, donde un servicio ambiental (externalidad positiva) en particular, o un uso de tierra que pueda resguardar ese servicio, es comprado por, al menos, un comprador de servicios ambientales a, al menos, un proveedor de servicios ambientales, solamente si el proveedor de servicios asegura su provisión, por lo cual se encuentra condicionado[27].

En distintos países del globo se ha comenzado a implementar este tipo de pagos por ser útil para el camino hacia un desarrollo sustentable. Lo anterior porque es un excelente mecanismo que fomenta el Desarrollo sin ocasionar un desmedro o sobrexplotación de los recursos naturales.

A modo ejemplar, podemos referirnos a lo que acontece en la Comunidad de Nueva América, en Pimampiro, Ecuador, en donde quienes consumen agua deben pagar a los agricultores, una tasa del 20% sobre el consumo de este recurso, por la conservación de páramos y bosques nativos los que garantizan la provisión de servicios hídricos para esas comunidades. Así, las comunidades aseguran su recurso hídrico, asegurando consigo la no destrucción de estos árboles; y el propietario de estos últimos recibe una utilidad por la no tala de estos[28].

Con respecto a este tipo de instrumento de gestión ambiental, Costa Rica ha establecido un programa de pago por servicio ambiental, el cual hace ya más de quince años solo le ha reportado resultados positivos. Es por lo cual que en este mecanismo es considerado, por la ciudadanía, una de las políticas públicas más prometedoras en el tema de reducción de la deforestación por medio de mecanismos económicos[29].

Por los beneficios en cuanto a la mitigación y compensación que este tipo de medidas trae aparejada es que, más allá de llamar la atención por su eficiencia en la disminución de los efectos adversos que puede traer consigo el desempeño de alguna actividad o proyecto que tenga algún impacto ambiental; considero optimo incorporar este tipo de mecanismos para desarrollar y resguardar nuestros recursos naturales, para así darle sustentabilidad a su aprovechamiento.

Podemos apreciar además que están directamente relacionados los conceptos de “Compensación eficiente” y el de “Pago por Servicio Ambiental (PSA)”, ello porque ambos estipulan la entrega de un Servicio Ambiental Equivalente al utilizado, “Servicio Ambiental por Servicio Ambiental”.

d) Eco eficiencia.

“De acuerdo al Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (CMDS), la Eco eficiencia se obtiene por la “entrega de bienes y servicios con precios competitivos que satisfacen las necesidades humanas y traen mayor calidad de vida, con una reducción progresiva de los impactos ambientales de los bienes y servicios a través de todo el ciclo de vida para un nivel, como mínimo, acorde con la capacidad estimada que el planeta puede soportar”. Es decir, eco eficiencia significa producir más con menos”[30]

Con la sola lectura de este concepto vemos que en él se aglutinan los demás instrumentos de gestión ambiental de los que hemos estado hablando, todos los cuales buscamos se tengan como presupuestos básicos en las políticas de gestión ambiental, promoviéndose tanto en el orden privado como en el sector público su implementación.

Creo que la manera en que nuestro país logrará verdaderamente el Desarrollo Sustentable, es mediante la incorporación de la Eco Eficiencia en todo el sector productivo de la nación.

  1. PROPUESTA DE PROYECTO DE MITIGACIÓN Y COMPENSACIÓN EFICIENTE.

En la búsqueda y estudio de distintos proyectos y o propuestas de mitigación y compensación eficientes, tomé conocimiento de esta iniciativa, que por sus características considero innovadora y además relevante para el desarrollo de nuestro país. El proyecto del que les hablo lo expondré brevemente a continuación.

Teniendo presente que nuestro país es inminentemente minero, es que la Ingeniera Forestal, Francisca Urbina Meza, elaboró un proyecto de Tesis de Magister[31] en el cual aborda el tratamiento de los desechos de la minería y busca generar utilidades de estos.

Es así que en su tesis titulada “Propuesta Metodológica para el Tratamiento de Relaves Mineros en la Región Metropolitana Mediante el Proceso de Fitoestabilización con la especie Ricinus communis L., Euphorbiaceae” pretende dar solución o al menos mitigar y a su vez compensar eficientemente los efectos adversos de la actividad minera.

La profesional, en su estudio averiguó que existe una planta denominada “Ricinus communis”, del tipo metalófita, la cual tiene por aptitudes la facultad de tolerar y crecer en suelos con altas concentraciones de metales pesados, tal cual lo son aquellos que se encuentran contaminados por la minería por haber sido dispuestos como sectores de acopio de los metales desechados.

Hasta aquí, podemos observar que como mecanismo de mitigación es excelente ya que cumple la función de disminuir los efectos adversos que podrían originarse por un mal tratamiento de estos residuos mineros. Pero lo interesante es lo que paso a señalar a continuación.

Junto con lo anterior, se descubrió además que esta especie además de ser eficiente en cuanto a mecanismo de mitigación del impacto que ocasionan los relaves mineros; es capaz de generar utilidades de este tipo de desperdicios, incorporándose en la hipótesis de una economía circular. Lo anterior debido a que la Ricinus Communis genera un fruto alto en aceites, el cual se utiliza para la generación de bio combustible.

10. CONCLUSIONES:

Actualmente en Chile, las medidas de compensación y mitigación solo han venido a tratar de disminuir los efectos adversos de alguna actividad o proyecto de relevancia ambiental; o han querido conceder una prestación, que debiere ser mirada como equivalente, por el aprovechamiento de algunos servicios ambientales.

En este aprovechamiento de los recursos naturales no se ha asumido realmente, por parte de los titulares de proyectos, la totalidad del menoscabo ambiental, patrimonial y socio cultural que se genera en las comunidades que habitan las zonas que se ven afectadas.

Creo que hasta que no incluyamos en la gestación de medidas de mitigación y compensación, los principios y fines que se persiguen por la Economía Circular, la Participación Ciudadana Vinculante, el Pago por Servicio ambiental, no podremos hablar de que nuestro sistema productivo es Eco Eficiente y como consecuencia de ello tampoco daremos pasos ciertos hacia el Desarrollo Sustentable.

imagen raul

(Esquema diseñado por Raúl Carlos Díaz Castillo).

No olvidemos que en la implementación eficiente de medidas de mitigación y compensación de todo proyecto de implicancia ambiental, está la clave para alcanzar un verdadero “Desarrollo Sustentable”.

  1. BIBLIOGRAFÍA Y OTRAS FUENTES.

  • Leiva Salazar Felipe (2014), “Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental”, Presentación sobre La Gestión Ambiental Pública, El Servicio de Evaluación Ambiental, Módulo IX, Diplomado de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Pontificia Universidad Católica de Chile.
  • Tattenbach (2013). Pago por Servicios Ambientales (PSA): sus logros y oportunidades en Costa Rica. En Fundación Konrad Adenauer (Ed.), El Desafío del Desarrollo Sustentable en América Latina (pp.142-311). Botafogo, Rio de Janeiro, Brasil.
  • Urbina M. Francisca (2014), “Propuesta Metodológica para el Tratamiento de Relaves Mineros en la Región Metropolitana Mediante el Proceso de Fitoestabilización con la Especie Ricinus Communis L., Euphorbiaceae”, Proyecto de Tesis para Magister en Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Facultad de Ciencias Silvoagropecuarias, Universidad Mayor. Santiago de Chile.

[1] http://www.alice-comunicacionpolitica.com/files/ponencias/150-F500006921501342178962-ponencia-1.pdf (revisado el 24 de Agosto de 2014).

[2] http://www.biobiochile.cl/2014/08/19/colegio-de-arquitectos-y-organizaciones-ciudadanas-marginados-de-comite-de-analisis-de-mall-baron.shtml (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[3] http://www.eldinamo.cl/blog/licencia-social-para-operar-clave-para-obtener-la-paz (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[4] Leiva Salazar Felipe (2014), “Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental”, Presentación sobre La Gestión Ambiental Pública, El Servicio de Evaluación Ambiental, Módulo IX, Diplomado de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Pontificia Universidad Católica de Chile.

[5] http://www.chileatiende.cl/fichas/ver/2638 (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[6] Report of the World Commission on Environment and Development: Our Common Future, p. 41.

[7] http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/ciencia/china-10-datos-sobre-el-pais-mas-contaminado-del-mundo-/13977127 (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[8] http://www.mma.gob.cl/1304/w3-article-54748.html (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[9] http://www.estrategia.cl/detalle_noticia.php?cod=96814 (revisado el 24 de Agosto de 2014).

[10] http://www.businesschile.cl/es/noticia/secondary-story/compensaciones-por-perdida-de-biodiversidad-en-chile (revisado el 24 de Agosto de 2014).

[11] http://www.veoverde.com/2013/04/libro-negro-de-codelco-chile-o-la-muerte-gris-de-chanaral/ (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[12] http://www.elmercurio.com/blogs/2012/05/26/4147/pelequen_y_freirina_justicia_a.aspx (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[13] http://www.veoverde.com/2012/05/superintendente-de-medio-ambiente-que-acuso-ausencia-de-fiscalizacion-fue-removido-del-cargo/ (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[14] http://www.veoverde.com/2013/04/libro-negro-de-codelco-chile-o-la-muerte-gris-de-chanaral/ (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[15] http://www.maray.cl/2014/05/gobierno-propone-consejo-ambiental-para-huasco-audio/ (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[16] http://www.adnradio.cl/noticias/nacional/alex-munoz-denuncio-niveles-alarmantes-de-metales-pesados-en-mariscos-de-puchuncavi/20120502/nota/1680527.aspx (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[17] http://diario.latercera.com/2011/12/22/01/contenido/negocios/10-94828-9-gerente-y-jefe-de-turno-de-ventanas-seran-formalizados-por-nube-toxica-en-la.shtml (revisado el 22 de Agosto de 2014).

[18] http://www.emol.com/noticias/nacional/2013/07/27/611350/condenan-a-celulosa-arauco-por-dano-ambiental-que-provoco-muerte-de-cisnes-en-valdivia.html (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[19] http://www.lessonsfromnature.org/es/index.php?option=com_content&view=article&id=104&Itemid=130 (revisada el 22 de Agosto de 2014).

[20] http://www.consejominero.cl/recuperacion-de-suelos-contaminados-por-relaves-mineros-abandonados-por-terceros/ (revisada el 23 de Agosto de 2014).

[21] http://www.revistahumanum.org/blog/objetivos-de-desarrollo-sustentable-para-la-gente-y-el-planeta/ (revisada el 22 de Agosto de 2014).

[22] http://economiacircular.org/wordpress/la-economia-circular/ (revisada el 23 de Agosto de 2014).

[23] http://www.ellenmacarthurfoundation.org/circular-economy/circular-economy/the-circular-model-an-overview (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[24] http://www.lessonsfromnature.org/es/index.php?option=com_content&view=article&id=104&Itemid=130 (revisada el 22 de Agosto de 2014).

[25] http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1053563 (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[26] http://www.cooperativa.cl/nueve-de-cada-10-chilenos-creen-que-empresas-incumplen-normas-medioambientales/prontus_nots/2012-05-28/184516.html (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[27] http://www.efi.int/files/attachments/publications/efi_policy_brief_7_spa.pdf (revisado el 23 de Agosto de 2014).

[28] file:///C:/Users/Ra%C3%BAlCarlos/Downloads/Dialnet-PagoPorServiciosAmbientales-2873782.pdf (revisado el 22 de Agosto de 2014).

[29] Tattenbach  F. (2013). Pago por Servicios Ambientales (PSA): sus logros y oportunidades en Costa Rica. En Fundación Konrad Adenauer (Ed.), El Desafío del Desarrollo Sustentable en América Latina (pp.142-311). Botafogo, Rio de Janeiro, Brasil.

[30] http://www.cepal.org/ecoeficiencia/noticias/paginas/2/36162/Chile.pdf (revisado el 22 de Agosto de 2014).

[31] Urbina M. Francisca (2014), “Propuesta Metodológica para el Tratamiento de Relaves Mineros en la Región Metropolitana Mediante el Proceso de Fitoestabilización con la Especie Ricinus Communis L., Euphorbiaceae”, Proyecto de Tesis para Magister en Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Facultad de Ciencias Silvoagropecuarias, Universidad Mayor. Santiago de Chile.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?