Constitución de papel: Democracia sin demo (pueblo)

Constitucion

Autor: Erick Layana Venenciano

20 de Junio de 2012


“Una gran democracia debe progresar o pronto
dejará de ser o grande o democracia” (Theodore Roosevelt).

 

Chile es una república democrática, o por lo menos así lo estable la Constitución Política de 1980, pero ¿esto es realmente así? Usted alguna vez se ha preguntado ¿qué entiende el constituyente por democracia? pues, cabe señalar que hay distintos “niveles” de democracia, la nuestra ¿en qué nivel estará? si es que está en algún lugar…

Cuando me refiero a una “Constitución de papel”, quiero decir lo mismo que han señalado otros autores, en especial lo que nos dice Ferdinand Lasalle: “La Constitución de papel representa en su escritura la realidad entre gobernantes y gobernados de una manera disimulada, con un lenguaje que no sea tan directo al presentar el hecho de que solo unos pocos concentren el mismo poder o incluso más que la mayoría. De nada sirve lo que se escriba en una hoja de papel, si no se ajusta a la realidad, a los factores reales y efectivos de poder”. En otras palabras, significa que la Constitución exprese algo que no es completamente real. Me parece que la Constitución de 1980 se podría perfectamente enmarcar en esta categoría.

También creo que es importante recordar el significado de democracia, una palabra al parecer aceptada, deseada y vociferada por todas y todos, pero pasando por alto el peso de su significado. Para no generar conflictos con las distintas concepciones políticas que podamos tener de democracia he preferido recurrir a la RAE, ésta nos dice de democracia: “Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno”, también señala que es: “el predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado”. ¿Estos significados los vemos expresados en nuestro país? Ahora bien, ciertamente nadie hoy en día puede alegar por una democracia clásica (griega), es decir, de participación directa de la ciudadanía; esto sin duda sería imposible de implementar en un país con las características del nuestro. Entonces la pregunta es si vivimos en un país democrático, como en la Grecia clásica, en una democracia representativa, participativa o deliberativa.

Como mencioné anteriormente, la Constitución de 1980 nos dice que nuestro país es una república democrática. Cabe destacar que mientras se elaboraba la Constitución estábamos viviendo en una dictadura militar que claramente aborrecía la democracia, sin embargo, como he señalado, la Carta Fundamental de la Nación (chiste de mal gusto) nos dice con todas sus letras que Chile es una república democrática, pero no mucho más que eso, entonces ¿qué podemos hacer para determinar más objetivamente si vivimos, o no, en tal democracia?

Desde el punto de vista teórico, a mi entender, no habría mayores problemas para calificar a nuestra vida republicana actual como democrática. Cuando hablo de teoría política, en este caso, se me vienen a la cabeza las ideas y principios de Robert A. Dahl, quien hace la distinción entre democracia real y democracia ideal; la primera se constituye en seis principios, a saber: cargos públicos electos, elecciones libres, imparciales y frecuentes, libertad de expresión, fuentes alternativas de información, autonomía de asociación y ciudadanía inclusiva; estos elementos configuran lo que el propio Dahl define como poliarquía. Analizando objetivamente estos elementos, nos guste o no, Chile calza relativamente bien en el cumplimiento de estos requisitos. Ahora, en los requisitos de la democracia ideal ya estamos en una posición más lejana, éstos son: participación efectiva de los ciudadanos, igualdad de voto, comprensión informada, control de la agenda política e inclusividad (la equidad debe ser extensiva a todos los ciudadanos del Estado). Sin embargo, para nuestra tranquilidad, según este propio autor, ningún país del mundo en la actualidad alcanza estos objetivos ideales (utópicos para algunos pesimistas).

Después de estudiar lo que nos dice este importante autor norteamericano, creo que se puede concluir que Chile es un democracia representativa moderna (o poliarquía), empero la dificultad se produce cuando nuestros representantes se olvidan de nosotros, “sus representados”, y que es lo que hoy en día se reclama. ¿Cómo lo podemos solucionar? tenemos, en mi opinión, dos posibilidades: democracia deliberativa o democracia representativa. La primera, es la que nos proponen destacados autores como el alemán Jürgen Habermas, el estadounidense Ronald Dworkin, en Latinoamérica Carlos Santiago Nino, entre otros. La configuración y funcionamiento de la democracia deliberativa tiene por objeto destacar la idea de participación; ésta, a su vez, nos lleva a poner acento en la idea de mejorar la calidad del debate público, poniendo mayor y mejor información en los ciudadanos y así incentivar a la sociedad civil a participar en los asuntos públicos. No crean que esto es de alemanes, en Chile también se han hecho esfuerzos, por lo menos doctrinales, en configurar un régimen político de verdad. Tengo el deber de mencionar el trabajo del profesor de Derecho Constitucional Rodrigo Pineda Garfias; este profesor nos dice que la política, entendida en términos de una deliberación que incluya -ya sea a través de representantes y de consultas directas a la ciudadanía-, a todos los destinatarios de los acuerdos que se adoptan en ella, puede dar una nueva estructura que sustente la  idea de encontrar una actitud cívica común. Así, una teoría que pone el acento en la deliberación libre e informada de la ciudadanía puede facilitar una concepción de democracia deliberativa, que intenta, a través de una opinión pública politizada, devolver el alma de la soberanía popular al cuerpo de nuestras instituciones democráticas.

Lo voy a decir sin rodeos, estamos a años luz de esta verdadera democracia. Pero no se preocupen porque tenemos la solución en nuestras manos y se llama democracia participativa.

La democracia participativa surge cuando autores, como Joseph Schumpeter, nos manifiestan que la democracia representativa no es tan representativa, y que está, entre otras cosas, privatizando los asuntos públicos, y los ciudadanos actúan en política como consumidores de bienes y servicios; ergo, se propone introducir mecanismos de democracia directa a la representativa, que es claramente una de los soluciones más factibles; estos mecanismos son: plebiscitos vinculantes para todos los ciudadanos incluidas las autoridades, iniciativa popular de ley donde la ciudadanía organizada pueda obligar al Congreso a discutir ciertos temas de interés general y la revocación de la autoridad política cuando ésta no cumple con la tarea que el pueblo le ha encomendado. Así es mis estimados lectores, acá está la solución, entonces ¿por qué no la adoptamos? ¿por qué nuestro Congreso Nacional no ha tomado en cuenta estas medidas? ¿o simplemente a nuestro legislador no le interesa modificar el status quo? ¿No se han preguntado si sería más fácil cambiando a nuestros legisladores? creo que debemos considerar esta opción…

Creo que hoy es el momento, cuando la mayoría de las chilenas y chilenos exigen mayor y mejor democracia; es el minuto de atreverse a reformar nuestro sistema político-institucional, pues, es obvio que el actual no está dando a basto para las exigencias de la ciudadanía que cada día, gracias a Dios, se politiza  más. Se debe, lo más pronto posible, lograr el consenso político para introducir estos cambios; espero que nuestros legisladores reaccionen para frenar esta crisis de representatividad en esta pseudo-democracia que a los líderes del pasado les costó recuperar, pero que no han movido ni un dedo para profundizarla. Señoras y señores, la democracia representativa se está cayendo a pedazos, por favor busquemos entre todos una democracia participativa.

La democracia que actualmente nos ofrece la Constitución de 1980 claramente no se puede llamar como tal, pues, lo que nos ofrece, se reduce en la práctica, a votar cada cuatro años por los mismos de siempre. Seguramente los teóricos políticos y nuestra propia clase política, se exaltaran diciendo lo equivocado que estoy, mi respuesta para ellos, es que salgan de sus pintorescas oficinas y vean la realidad, salgan a la calle y escuchen al pueblo chileno, pues, es éste el pilar de la democracia, que yo por lo menos aún aspiro.

 

 

14 Comentarios
  1. grey bobs 10 meses

    69i3Yg The Silent Shard This will possibly be really helpful for a few of your jobs I intend to will not only with my blog site but

  2. book club party 10 meses

    It as actually a cool and useful piece of information. I am glad that you shared this helpful info with us. Please keep us up to date like this. Thanks for sharing.

  3. This is my first time go to see at here and i am truly impressed to read all at one place.

  4. Muchos Gracias for your article.Much thanks again.

  5. Hey, thanks for the article.Thanks Again.

  6. Very good blog post.Really looking forward to read more. Want more.

  7. Great post.Thanks Again. Will read on…

  8. to read more 10 meses

    There as certainly a lot to know about this issue. I like all of the points you ave made.

  9. PokemonGo 10 meses

    Thank you ever so for you post.Much thanks again. Fantastic.

  10. Laieski Bullying 10 meses

    Very good blog article.Thanks Again. Will read on…

  11. Fantastic blog post.Much thanks again. Really Cool.

  12. Say, you got a nice article.Really thank you! Will read on…

  13. visit website 10 meses

    Thank you ever so for you blog article.Thanks Again. Much obliged.

  14. phone repair 10 meses

    You generated some decent points there. I looked on-line for that challenge and identified most people will go coupled with with all of your website.

Responder a visit website Haga clic aquí para cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?