Biocomercio: Una Alternativa Confiable.

PoderJudicia333l

Por: Paola Andrea Galindo.

  1. INTRODUCCION

En el desafío de conciliar comercio y medio ambiente, sin que esto signifique un daño inminente, se fueron desarrollando nuevas alternativas bajo las cuales, se pueda hablar de desarrollo productivo de manera sostenible y sin afectar o causar efectos no deseados para el medio ambiente; de tal forma, todo aquello que se había logrado con el libre mercado y la globalización, no se vea opacado por un antagónico daño ambiental, demostrando entonces, que si bien el progreso industrial trajo consigo que la humanidad se percatara de la efectividad de la comercialización, pero que además se den cuenta de que existe una contraparte que estaba siendo seriamente afectada, puesto que los daños ambientales con las emisiones de carbono, antelaban una consecuencia nada agradable para el medio ambiente, poniendo en riesgo de tal manera, uno de los principios básicos del desarrollo sostenible, que es precisamente garantizar que existan los suficientes recursos naturales como para satisfacer necesidades de generaciones presentes sin afectar las de generaciones futuras; razón por la cual ello no podía ser indiferente a nadie y menos pasar desapercibido, pues era algo que en definitiva no podía continuar, de tal forma, se dieron varias iniciativas en la comunidad internacional, a fin de solucionar un problema real que mas allá de fronteras y soberanías, compartían un denominador común y era precisamente la problemática de cómo mitigar los daños ambientales, sin inhibir el comercio internacional pujante y cada vez con mejores resultados para las economías de los países.

En ese afán se suscribieron diferentes acuerdos y Tratados, que hasta el día de hoy, fueron y son motivo de cumbres, y foros, en los que la temática medioambiental debe ir conexa a cualquier Tratado en materia de comercio, inversiones, y cualquier índole que de manera directa o indirecta pueda ocasionar un desequilibrio ecológico que atente contra el medio ambiente; tal es el caso en la actualidad, que la mayoría de los Tratados de Libre Comercio (TLC) que suscriben los países, incluyen una adenda o un capítulo sobre el cuidado que se debe tener con el medio ambiente, de tal manera sus acciones no sólo cumplan procedimientos ambientales, como la evaluación de impacto ambiental, ficha ambiental, entre otros; sino que además puedan llevar a cabo acciones capaces de restablecer o mitigar los posibles daños, con criterios de responsabilidad social y conciencia ambiental, afianzados en el criterio, que hoy más que nunca, todos somos parte del compromiso con nuestro medio ambiente, todos somos actores que debemos sumar con nuestras acciones promoviendo alternativas confiables para promover un desarrollo sustentable y sostenible.

De tal forma, una de estas acciones nació de la idea del Biocomercio como una alternativa confiable de desarrollo productivo, y es que hablando propiamente del caso más cercano, los países sudamericanos, contamos con recursos renovables y no renovables altamente competitivos, los cuales sólo deben ser vistos con ojos visionarios capaces de convertir materia prima en producción comerciable y exportable con un alto valor agregado, capaces de generar un mayor movimiento económico sí, pero además generando fuentes alternativas a la explotación de recursos no renovables, y sobre todo, generando empleos a sectores productores que no necesitan mas que un pequeño empuje para desarrollar de forma sustentable y sostenible un comercio que les permita mejores y mayores condiciones de vida.

Por ello, a continuación el desarrollo de tema, pretende escudriñar sobre los alcances y significado del Biocomercio, un término que se viene escuchando y que de seguro trae consigo interesantes propuestas que merece la pena, ser revisadas.

  1. DESARROLLO DEL TEMA
    • RELEVANCIA JURIDICA INTERNACIONAL

En materia medioambiental hay que reconocer que la comunidad internacional, se convirtió en actor fundamental para empujar la creación y fomento de foros, cumbres y conferencias que al ser traducidos en instrumentos jurídicos se convierten en parte del sistema internacional de protección ambiental; entre ellos, podemos citar aquellos de mayor relevancia, que a mi particular entender, son los pilares en los que se sustenta hoy el derecho ambiental, tal el caso, por ejemplo, de la Declaración de Estocolmo, de 1972, la cual se convierte en el primer instrumento de valor jurídico, por el cual se consigna, lo que en derecho constituye la base de toda estructura y organización jurídico y político, nos referimos a los principios, base motora de la ley positiva; en tal sentido dicha Declaración consigna por primera vez, principios del desarrollo sustentable, y que además reviste de mucha importancia, pues si tomamos como escenario la década de los setenta, y analizamos el contexto en el que se dio dicha declaración y las circunstancias mundiales marcadas por diferentes crisis, que de una u otra manera afectaban la manera en cómo la humanidad entendía los efectos de la naturaleza, una de ellas por citar un mero ejemplo, es la crisis del petróleo, cuya consecuencia generó un alza de precio en éste compuesto, a nivel internacional; pero además ésta marcada focalización sobre el petróleo, también generó una preocupación paralela, y es que si bien, la ola de la explotación y comercialización de crudo, estaba muy en boga; los daños  que ésta actividad dejaba no eran muy satisfactorios sobre todo para las zonas y/o comunidades en donde se realizaban los trabajos petroleros; por ello, inició una etapa de concientización política por la temática medioambiental, los daños a ésta, y los mecanismos para mitigarlos.

Por ésta razón, la Declaración de Estocolmo es un hito histórico de mucha relevancia para el derecho ambiental.

Ya, en los albores de los noventa, éstos principios (de la Declaración de Estocolmo), vuelven a ser ratificados en otro instrumento, consignado a raíz de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo llevada a cabo en Rio de Janeiro, Brasil, el año 1992; en el cual además de consagrarse los principios mencionados anteriormente, como principios del derecho ambiental, se estableció una Agenda con 21 puntos, denominada Agenda 21, como así también se formuló el Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB), que plantea como objetivos: la conservación de la biodiversidad, el uso sostenible de sus componentes y la distribución justa y equitativa de los beneficios que se deriven de su utilización. Así como también pretende prevenir y detener las causas de reducción o pérdida significativa de la diversidad biológica, ello, debido a su valor intrínseco y sobre todo a los valores de sus componentes no sólo medioambientales sino también sociales, culturales, genéticos, económicos, científicos, y educativos. El Convenio trata igualmente de promover la cooperación entre los Estados miembros y las organizaciones intergubernamentales.

Por otra parte, el mencionado instrumento CDB[i], se preocupa por fomentar mecanismos para la conservación y al uso sostenible de la diversidad biológica mediante la provisión de un sustento alternativo con base en oportunidades de Biocomercio; y por tal propósito cuentan con su propia estructura orgánica y administrativa, disponiendo de una COP[ii] encargada de llevar adelante reuniones, a fin de no sólo expresar temas de preocupación actual, sino también de llevar adelante acciones propositivas en busca de gestión ambiental en los diferentes países, entre esas gestiones y preocupaciones, por ejemplo, se mencionó el uso de biotecnologías, que generó como complemento a éste acuerdo, el Protocolo de Cartagena, sobre Seguridad de la Biotecnología del Convenio sobre la Diversidad Biológica es un Tratado internacional que regula los movimientos de organismos vivos modificados (OVM) resultantes de la biotecnología moderna de un país a otro.

2.2 SOBRE EL TERMINO Y DEFINICION DE BIOCOMERCIO[iii]

La Corporación Andina de Fomento define que “El  Biocomercio se refiere al conjunto de actividades de recolección y/o producción, procesamiento y comercialización de bienes y servicios derivados de la biodiversidad nativa (especies, recursos genéticos y ecosistemas), bajo criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica”[iv].

Una definición que muchos coinciden es la que señala que el “Biocomercio es el conjunto de actividades de recolección, producción, procesamiento y comercialización de bienes y servicios derivados de la biodiversidad nativa, bajo criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica[v].

De tal forma se entiende que el Biocomercio pretende ser una alternativa confiable para mitigar la pobreza, generando una distribución equitativa de los beneficios sean monetarios y no monetarios, generados de dicho uso y aprovechamiento.

Entre los sectores potencialmente estratégicos para el Biocomercio se encuentran, por ejemplo las industrias y mercados de alimentos, artesanías, ecoturismo, cosmética y farmacéutica, por citar sólo algunos de los tantos sectores que pueden ser aprovechados por el Biocomercio.

Este Biocomercio, que vislumbra un mejor horizonte que el que hasta hoy dejaron las explotaciones y degradación de los recursos naturales, cuenta con el apoyo de la comunidad internacional, a través de diferentes organismos que han creado incluso programas para facilitar éste nuevo sistema comercio-ambiental, entre ellos la CAF (corporación Andina de Fomento).

2.3 PROGRAMA DE BIOCOMERCIO DEL BANCO DE DESARROLLO DE AMÉRICA LATINA (CAF)

Este programa busca generar condiciones favorables que estimulen la implementación de emprendimientos que sean sostenibles económica y socialmente y que contribuyan a la preservación de la biodiversidad y de los ecosistemas.

Entre sus objetivos y estrategias principales[vi] se detallan las siguientes:

2.3.1 Objetivos:

  • Establecer la valoración de la diversidad biológica y de los servicios de ecosistemas de los países beneficiarios y su incorporación en las cuentas nacionales.
  • Facilitar la creación de una infraestructura institucional adecuada capaz de generar políticas y normativas que estimulen la puesta en marcha de iniciativas ambiental y socialmente responsables y económicamente sostenibles como un medio de mejora de la competitividad del país.
  • Apoyar la investigación, innovación, capacitación y promoción para el desarrollo de productos y mercados.
  • Favorecer la difusión de los conceptos asociados al desarrollo sostenible, en particular aquellos relacionados con el biocomercio y los beneficios de su práctica en pro de la conservación de la diversidad biológica y los ecosistemas.

2.3.2 Líneas estratégicas:

  • Valoración de la diversidad biológica y de los servicios de ecosistemas: mientras no se conozca el valor económico de la biodiversidad, no se podrán establecer políticas, normativas e incentivos que favorezcan a las iniciativas que utilicen los recursos existentes. Los resultados esperados están directamente relacionados con la obtención de beneficios que la utilización de tales recursos genere.
  • Generación de políticas y normativas que favorezcan el desarrollo sostenible: sin ellas, la continuidad de actividades de extracción, depredadoras, no éticas, socialmente irresponsables y económicamente limitadas, se beneficia hasta alcanzar efectos no deseados desde una perspectiva de sostenibilidad. Por otra parte, los aportes realizados mejorarían la posición competitiva no sólo de las iniciativas y cadenas de valor que se articulen, sino también del país.
  • Investigación, innovación, capacitación y promoción: muchos de los productos de la biodiversidad requieren un respaldo científico para convertirse en verdaderos motores de desarrollo; de allí que sea necesario suplir las carencias a través de procesos de investigación científica, clínica y aplicada para comprobar su funcionalidad, la generación de productos innovadores y el desarrollo de mercados. Asimismo, existen debilidades a lo largo de las cadenas de valor en la generación de oferta que pueden ser superadas a través de capacitación y asistencia técnica para mejorar su competitividad
  • Difusión y sensibilización: aún cuando es notable el aumento de la participación de productos sostenibles en los mercados, su potencial es incalculable. Sin embargo, optimizar este potencial requiere una mayor difusión de los conceptos asociados al desarrollo sostenible, el biocomercio y los servicios ambientales, incluyendo los beneficios a nivel social, ambiental y económico y su impacto en el futuro de la humanidad.

2.3.3 Áreas de acción:

  • Conservación: promoción de la certificación del comercio de especies y el aprovechamiento de los ecosistemas.
  • Acceso a los recursos: apoyo a la generación de políticas y normativas alineadas con los acuerdos internacionales que contengan menciones específicas sobre la movilización y el control de los recursos.
  • Reparto de beneficios: facilitación de los procesos de negociación para contribuir a la generación y difusión de información confiable con el fin de evitar el abuso de las partes involucradas a través del establecimiento de criterios mínimos, modelos de contratos y la incorporación de criterios de comercio justo.
  • Bienes y servicios de la biodiversidad: apoyo a cadenas productivas y a cadenas de valor que incorporan el criterio de desarrollo sostenible a través de actividades de capacitación, desarrollo de mercados y productos, generación de información, promoción, sensibilización y difusión.
  • Servicios ambientales: promoción del aprovechamiento de mercados alternativos de los servicios de ecosistemas, tales como los mercados de carbono y de mecanismos de desarrollo limpio, entre otros.

2.4 EL POTENCIAL DE LA REGION ANDINA

Hacia el año 2000, la Corporación Andina de Fomento (CAF), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y la Secretaría General de la Comunidad Andina (CAN)han diseñado el Programa Andino de Biocomercio con la finalidad de promover y fomentar la inversión y el comercio de productos y servicios derivados de la biodiversidad con criterios de sostenibilidad, a fin de generar oportunidades que contribuyan al desarrollo económico y social de los Países Miembros de la Comunidad Andina. Con este propósito, en la ciudad de Johannesburgo en septiembre del año 2002 durante la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, los tres organismos firmaron un Acuerdo con el objetivo de ratificar la decisión de trabajar conjuntamente en el Programa Andino de Biocomercio. Dicho Programa se enmarca dentro de la Estrategia Regional de Biodiversidad y tiene entre sus principales objetivos: el apoyar a los Programas Nacionales de Biocomercio, servir de plataforma para facilitar la inversión y el comercio sostenible a nivel regional y mejorar las capacidades para generar oportunidades de bionegocios[vii].

Y es que no se debe negar, que la riqueza natural de nuestra región es una de las más diversas y completas a nivel mundial, considerándose, países “megadiversos por excelencia”[viii] ya que concentran alrededor del 25% de la biodiversidad mundial, situación paradójica si consideramos que los países más pobres resultan ser los que mayor diversidad biológica concentran.

Su rica diversidad en genes, especies y ecosistemas convierte a la Comunidad Andina en una región con alternativas viables para el desarrollo del comercio y la atracción de la inversión extranjera. Y es que, de alguna manera se debe revertir la sobreexplotación de recursos no renovables, que hasta la fecha se han venido dando, sin que nada o nadie, pueda detener efectivamente su devastación.

Es por ello, que el Biocomercio de la región, ostenta ser una alternativa confiable, eficiente y eficaz para fomentar la productividad y el desarrollo de forma sostenible. Entre algunas de las experiencias en la región, tenemos la experiencia con el Cupuazú[ix] en Bolivia, la zoocria de mariposas en Colombia, las plantas medicinales de Chimborazo en el Ecuador, la agroexportación y ecoturismo vivencial en Perú, y el aprovechamiento comercial de la fauna silvestre[x].

  1. CONCLUSIONES

Hace muchos años atrás, el mundo veía a Sudamérica, como una región pobre en vías de desarrollo y la cual requería de toda la ayuda y donaciones de países desarrollados y de organismos internacionales, sin duda hoy seguimos precisando de mucha ayuda, sin embargo el pensamiento cambió positivamente, tal vez hoy no necesitamos del pescado, sino de la caña que nos permita pescar nuestros propios alimentos; hoy Sudamérica es consciente de que es una región con gran capacidad de producir y competir a grandes escalas mundiales, hoy Sudamérica, concentra las miradas de las grandes potencias, y es que en ella, se concentra muchas oportunidades de desarrollo, que bien utilizados, pueden generar mayores beneficios para la región, no sólo económicos, sino también sociales, políticos, etc.

Es inevitable hablar de Sudamérica como un sólo bloque, de forma tal que mas allá de las fronteras que nos dividen, Sudamérica comparte un mismo interés, y es hacer frente a la pobreza de forma sustentable, y equitativa, de tal manera organismos como la CAN, Mercosur, concentran esfuerzos para tratar de presentarnos al mundo como un solo bloque estratégico, capaz de presentar grandes propuestas al mercado internacional.

Por ello el Biocomercio, es una alternativa que debe ser utilizada, y desarrollada de forma permanente por los países de la región, con la ayuda de la biotecnología y nuevos métodos que permitan un comercio próspero y saludable para la humanidad y el medio ambiente.

[i] Convenio sobre Diversidad Biológica, firmado en 1992 en ocasión de la Conferencia de Naciones Unidas sobe Medio Ambiente y Desarrollo.

[ii] Conferencia de Partes, promueve la aplicación del Convenio a través de las decisiones que adopta en sus reuniones periódicas.

[iii] El término Biocomercio fue adoptado durante la VI Reunión  de la Conferencia de las Partes del Convenio de Diversidad Biológica en el año 1996, cuando la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) presentó la Iniciativa Biotrade.

[iv] Biocomercio en la región subandina. Publicación CAF

[v] Definición acordada por los programas de Biocomercio, CAN, UNCTAD y CAF en 2004. El término “biocomercio” fue adoptado durante la III conferencia de las partes del CDB en 1996.

[vi] Fuente: http://www.caf.com/view/index.asp?ms=19&pageMs=79285

[vii] Fuente: http://www.comunidadandina.org/desarrollo/estrategia_1b.htm

[viii] Término utilizado por varios organismos internacionales, en sus diversas publicaciones.

[ix] Fruta tropical

[x] Idem 4.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?