Alto Maipo y las aguas del río Maipo.

No son meras especulaciones ni un rumor de pasillo. Es una verdad irrefutable que repercute tanto hoy como mañana. Un acuerdo que ensombrece la transparencia y que desconoce el principio de participación ciudadana. Pero es una calcomanía de cómo han operado otros proyectos. Por la puerta de atrás, y procurando que nadie se entere hasta que el acuerdo esté en tierra derecha.

Así ha avanzado y logrado lo que se ha propuesto el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo. Uno que no ha estado exento de polémicas, pero que ha sabido hacer valer sus influencias y dirigirse a quienes pueden tender una mano en caso que una piedra en el camino aparezca.

En  junio de 2011, en pleno periodo de efervescencia social, con las protestas de Hidroaysén y la educación, se formalizaba un acuerdo entre Gener, empresa a cargo de ejecutar el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo, y Aguas Andinas, el enlace necesario para constituir los derechos de aprovechamiento de aguas en aquel sector del Cajón del Maipo.

Este proyecto hidroeléctrico se lo califica de pasada, al no tener un embalse que acumule cierta cantidad importante de agua, por lo que su mecanismo se basa en la diferencia de altura de un punto a otro, para hacer funcionar las turbinas y con ello generar cierta cantidad de electricidad. En este caso, son dos centrales de pasada; una el Alfalfal II y otra Las Tejas, las cuales en conjunto generarán una potencia de 531 MW que serán inyectadas al Sistema Interconectado Central. O al menos eso dice el convenio.

En tanto Aguas Andinas es la titular del proyecto Ducto, que consiste en la construcción, operación y mantenimiento de un acueducto que capta una gran cantidad de agua proveniente del embalse El Yeso para ser conducida hasta el acueducto de Laguna Negra.

La finalidad del convenio es poder hacerse de una buena cantidad de litros por segundo en ciertos tramos claves para que el proyecto pueda funcionar a total capacidad.  

Sabemos que Aguas Andina es quien posee la mayor cantidad de derechos de agua en aquel sector de San José de Maipo, tanto del río Maipo como del río Yeso. Y esas aguas son destinadas al abastecimiento de agua potable en la Región Metropolitana, por lo que está en juego el consumo regular del  agua sin mayores contratiempos.

Tal como lo señala una resolución de la Dirección General de Aguas (DGA) de 1979, existe un derecho de aprovechamiento de aguas superficiales, de uso consuntivo, de ejercicio permanente y continúo con un caudal medio de 9 metros cúbicos por segundo.  También existe un derecho de aprovechamiento consuntivo de aguas superficiales, de ejercicio eventual y continuo de 400 millones de metros cúbicos por año en el río Yeso según una resolución de la DGA de 1988.  Además existe un derecho de aprovechamiento de carácter consuntivo de aguas superficiales y detenidas, de ejercicio permanente y continúo con un caudal de 3170 litros por segundo en Laguna Negra, las cuales son captadas en forma gravitacional según lo señala el Segundo Juzgado de Letras de Puente Alto, en 1985. Y si lo anterior no fuera suficiente, existe un derecho de aprovechamiento consuntivo de aguas superficiales y detenidas, de ejercicio permanente y continuo con un caudal de 860 litros por segundo que se capta en forma gravitacional en la laguna Lo Encañado según el mismo juzgado de Puente Alto en 1985.

Con el convenio, Gener pasa a tener un derecho de aprovechamiento no consuntivo de aguas superficiales y corrientes desde el río Yeso, de ejercicio permanente y continuo por un caudal de 15 metros cúbicos por segundo, las cuales se captarán en forma gravitacional en un costado del río Yeso, algo más abajo del embalse, con el compromiso de restituir esas aguas en un tramo del río Maipo aguas arriba del canal Sirena. Todo ello se encuentra inscrito en el Registro de Propiedad de Aguas del Conservador de Bienes Raíces de Puente Alto.

Es cierto que este convenio establece derechos y obligaciones para ambas partes. El Ducto deberá realizarse según como se señala en el convenio y se ajustará a la normativa relativa a la construcción de ductos. También algo se dice sobre los costos en que deberán incurrir para que se lleve a cabo lo que se pretende y qué se deberá hacer en caso que algunas de las obligaciones señaladas no se lleguen a cumplir.

Pero más que un asunto de obligaciones y derechos, es un acuerdo que permite la ejecución de un proyecto a pesar de generar una serie de incertidumbres en cuanto si será capaz de restituir tamaña cantidad de litros por segundo o si se afectará el caudal a tal punto que sea algo irreversible, ya que según antecedentes y lo que señala la comunidad en el sector, el río Maipo con la ejecución de obras y el desvío de las aguas tiene un caudal mucho menor de lo pronosticado.

Por eso merece duda que este acuerdo se haga sin la anuencia de quienes serán potencialmente afectados. Por eso vale la pena dar a conocer de cuantos litros por segundo o metros cúbicos estamos hablando. Porque es un asunto que compete e involucra no tan solo a los habitantes de San José de Maipo, o a quienes han constituido derechos de aguas en el río Maipo antes de este acuerdo en cuatro paredes. Millones de santiaguinos pueden sufrir las consecuencias de que el agua no sea restituida oportunamente, o si se la restituye, venga sedimentada y no acorde a la composición que existía antes de la puesta en marcha del proyecto.

La actividad agrícola puede verse afectada ya que el río Maipo riega más de 120 mil hectáreas agrícolas, por lo que el encarecimiento de las frutas y verduras sería una postal no tan lejana ni imaginaria, debido a que existirían dos opciones, y una resulta más sensata que la otra. O se obtiene agua de alguna forma, ya sea comprando derechos de aprovechamiento o pagando una suma de dinero para que algún camión aljibe, o bien una motobomba extraiga agua a mayor profundidad, aspirando a obtener el agua necesaria para regar y cultivar, y asumiendo que ese costo deberá ser soportado finalmente por los clientes demandantes; o se baraja la opción de no perseverar en la actividad agrícola y se cambia el uso de la tierra.

Por algo las críticas abundan y grupos ambientalistas han sido enfáticos en que las consecuencias sociales, económicas y ambientales no pueden ser minimizadas ni llevadas a segundo plano. Restituir las aguas 70 km más abajo tiene consecuencias tremendas. Una de ellas es erosionar la cuenca y permitir el avance de la desertificación. Por más que se restituyan tales aguas, si no hay agua en aquel tramo, el curso natural del agua se detiene y deja de avanzar con la normalidad que se requiere.

Según lo que cuenta el ingeniero hidráulico Jack Stern es muy probable que los ríos Yeso, Colorado y Volcán se sequen, por lo que el caudal del río Maipo podría disminuir en un 40%. Y a la larga esto puede tener costos económicos significativos, tanto para intervenir la cuenca como los servicios que presta Aguas Andinas a los usuarios, ya que se sabe que el agua es un bien nacional de uso público y la tarifa en el fondo es según la cantidad de agua que ha tenido que potabilizarse y purificarse, como del proceso que implica ello.

Lo más grave es que Aguas Andinas tiene un compromiso vigente de abastecer de agua a los usuarios de la región, y con este convenio aumenta la posibilidad de cortes de agua, fallas en el sistema, prolongación del proceso de depuración, entre otros. Obviamente, hay un incentivo económico mayor que hace que se corra ese riesgo, ya que dudo que este convenio se haga sin una suma importante de dinero a cambio.

 El agua hoy en día es un recurso escaso y transferir derechos de aprovechamiento de tal envergadura es un gran negocio. Gener sabe que tal proyecto hidroeléctrico puede generar una cantidad suficiente de energía que permite la continuidad y estabilidad de proyectos mineros, y al ser éstos grandes demandantes de energía, se negociaría la tarifa y la cantidad convenida que se transmitiría, lo cual permitiría recuperar la inversión y con creces.

Todo aquello nos hace pensar que el derecho de aguas en chile, bajo sus principios rectores, es nefasto para la conservación de este recurso. La libre transferibilidad y la posibilidad de constituir derechos de aprovechamiento, y que estos no puedan ser negados por la DGA en caso de que nadie los ejerza en algún punto determinado, permite que convenios como este prosperen. A lo más, solo se podría acusar a este convenio por no transparentarse, o que solicitando información adicional, ésta fue negada de plano; pero de ahí a abrirse a la posibilidad de demostrar que existe una eventual irregularidad, lo dudo.

Como no hay prioridades o un orden de prelación en cuanto al uso del agua, no se puede negar la posibilidad de darle un uso, más aún si no es un derecho de aprovechamiento consuntivo, por lo que solo queda creer y tener fe que se restituirá el agua en las mismas condiciones y la misma cantidad acordada.

El problema está en que no se puede dejar sin efecto la obtención de algún derecho de aprovechamiento o de invalidar la transferencia entre personas, sea jurídicas o naturales, por lo que la DGA más que nada se dedica a regularizar y a llevar un catastro de los derechos ya que su fiscalización y capacidad sancionatoria es bastante acotada,

Igual llama la atención que el principio de unidad de la corriente pueda ser vulnerado y menoscabado cuando se erige como piedra angular dentro del Código de Aguas. Aquí los ríos que alimentan al río Maipo pueden ser secados, aumentando la posibilidad de fragmentar la cuenca hidrográfica y de disminuir el caudal incluso debajo del caudal mínimo que se espera y exige, por lo que si las disposiciones legales amparan este tipo de prácticas es porque la norma no resulta ser efectiva ni cumple la función que tenía encomendada.

Las aguas de Gener y Aguas Andinas ya dejaron de ser meros derechos de aprovechamiento; ya que no tan solo tienen el uso y el goce, sino también la disposición de ellas al decidir qué ocurrirá con el agua en aquel sector, superponiéndose al derecho de aprovechamiento de otros en la misma rivera.

Eso nos da una idea que el agua tiene un precio y si esa tarifa corresponde a un número de varios dígitos, posiblemente se pueda condicionar el uso y goce a terceros, aún cuando éstos correspondan a millones de chilenos y se castigue a las futuras generaciones con un río Maipo sin vida y lleno de desechos.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

CONTÁCTENOS

¿Desea comunicarse directamente con nosotros? Escríbanos acerca de sus requerimientos, comentarios o consultas a través del siguiente formulario.

Enviando

Lex Web Chile  |  Email: contacto@lexweb.cl   | Política de Privacidad   |   Términos de Uso y Propiedad Intelectual

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?